Los prestadores turísticos se mostraron conformes con el alto nivel de ocupación

Reservas de ultimo momento Mayoritariamente las reservas son de dos noches, porque “en realidad para quedarte tres días tenés que disponer de los tres días libres, la noche del viernes y la noche del lunes, por lo general uno llega el sábado y el lunes a la mañana se va”. En tanto, indicó que “Tandil se ha caracterizado por reservas de último momento, porque estamos a solo 4 ó 5 horas de distancia del principal emisor de visitantes. La gente consulta, busca precio, mira qué es lo que quiere, está atento al pronóstico del clima y ahí decide”. “Si hubiéramos tenido para este fin de semana lluvia, la cantidad de reservas que se cae es más que notoria”, sostuvo. Asimismo, añadió que “el 50 por ciento reserva con una semana, 10 días de anticipación y 50 por ciento, 48 horas antes, salvo las cabañas que tienen clientes casi fijos”. Respecto a las perspectivas para el verano, informó que por ahora las reservas son pocas y que esperan que se concreten a último momento, tal como viene dada la tendencia. Un reflejo positivo Por su lado, Mark Welford, de la hostería Chacras Bliss (ubicada en La Porteña), explicó que en lo que respecta a cabañas la ocupación rondó el 90 por ciento. web_2loc1 En cuanto a los comentarios de los turistas, informó que destacaron “la ciudad limpia, buena atención, muy seguro; la gente ve un reflejo de Tandil muy positivo”. Y aseguró que generalmente las reservas se concretan con anticipación y solo un 10 por ciento a último momento. “Para el verano, pocas reservas, pero de a poco empezaron a haber consultas”, señaló. Paz y tranquilidad En cuanto a los turistas, Virginia, de La Plata, contó que vino a pasar el fin de semana largo con su madre, su padres, su esposo y su hija. “Ya vinimos varias veces y nos encanta, es un lugar que es re tranquilo, tiene mucha paz, para desconectar de la ciudad está buenísimo”, recalcó. Y consideró que “la ciudad está muy linda, muy prolija, estamos en una cabaña y mientras veníamos para acá comentábamos que está limpia, las paredes no están tan pintadas con graffitis como ocurre allá, es hermoso”. Por su lado, Renato explicó que vinieron de escapada desde Mar del Plata a pasar el día. “La verdad que se disfruta bien, cada tanto nos damos una vuelta, se justifica hacer unos kilómetros porque es un lugar muy lindo, la vegetación, las sierras, es hermoso y muy limpia la ciudad, muy ordenada”, sostuvo en diálogo con El Eco de Tandil. Por su parte, Mónica, de Capital Federal, contó que 10 años atrás solía veranear en Tandil con su familia, pero que desde entonces no habían regresado. “Nos gusta mucho. Nos quedamos solamente el fin de semana, vinimos por un casamiento”, afirmó. Su madre, Carmen, agregó que “Tandil es hermoso, yo vine hace muchos años cuando mis hijos eran chiquitos, pero nada que ver con lo que es ahora, creció un montón”. ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario