Más de 150 mil personas pasaron por la feria Mercantil a lo largo de Semana Santa

Todavía queda un día de feria y por el predio del Club Hípico ya pasaron más de 150 mil personas, que pudieron encontrar una gran variedad de ofertas, gastronomía y espacio de juegos para los chicos.

El Eco

En lo que va del fin de semana extra largo, el domingo fue el día de mayor concurrencia para la Feria Mercantil que se lleva a cabo en el predio del club Hípico. Es la primera vez que el evento se extiende por cinco días. Con los pasillos repletos de gente, la fluidez del andar se hacía difícil de mantener, no solamente por la gran concurrencia sin por la variada oferta que atraía a los transeúntes y se detenían a mirar cada puesto.

Unos 200 feriantes, alrededor de 30 más que el año anterior, se acercaron desde diferentes puntos del país, y otras nacionalidades para participar una vez más del encuentro. Tandilenses, jujeños, catamarqueños, porteños, santiagueños, mexicanos y senegaleses, entre muchos más presentaron una vasta diversidad de mercaderías. La ropa de invierno, medias, zapatos y artículos de blanquería fue lo más ofrecido, además bijouterie de todo tipo, lentes, juguetes para los más chicos, algunas propuestas electrónicas, ropa interior y deportiva colmaron los pasillos. También se distinguieron los productos de bazar, como tuppers, ollas y cuchillos. Aquellos aficionados a la pesca también tuvieron donde acercarse.

No faltaron los globos metalizados con formas de algunos personajes infantiles que tentaron a los niños, muchos de los cuales consiguieron ser complacidos por sus padres. Además, para llevarse una foto de recuerdo del paseo, los más chicos se podían subir a un pequeño pony ensillado con platería para la ocasión, al igual que una llama dócil y acostumbrada a la tarea.

Asimismo, el predio dispuso de un área para la gastronomía donde se instaló un carro de comidas, parrilla y una carpa con variedad de productos regionales. Los consumidores consiguieron choripanes, panchos, bebidas y otras comidas al paso.

Para los pequeños la mejor propuesta fue un colorido parque de diversiones que no paró de funcionar a lo largo de la tarde de ayer. El altísimo tobogán inflable y los saltarines fueron los más populares.

La gran cantidad de gente que asistió a la feria podía notarse sin necesidad de entrar a la misma, ya que las calles y estacionamientos de esa zona de Villa Aguirre estaban casi colapsados, pero gracias a la buena organización que hubo también en ese sentido todo se desarrolló sin mayores complicaciones. El tránsito por Cuba y Darragueira y los cruces de la Ruta 226 estuvo realmente intenso.

Cabe recordar que días previos al inicio de esta Semana Santa el director de Control Urbano Vehicular, Walter Villarruel, detalló cómo iba a ser el cronograma de cortes previstos. En esa oportunidad recomendó a quienes tengan la intención de dirigirse a la feria lo hagan con “precaución”, ya que en el epicentro de la entrada suele generarse una congestión bastante importante de vehículos.

Uno de los mexicanos que se acercó a la feria a presentar “Un kit de manicuría fácil”, explicándole a una clienta el modo de uso y terminando de convencer a otra de la compra. “Estamos vendiendo muy bien”, aseguró.

La organización

Hace cinco años consecutivos que Félix Paredes se encarga junto a su familia de ordenar, disponer y poner a punto el lugar, los puestos y el desarrollo de todo el evento. En esta ocasión destacó que precisamente ayer fue el día con más cantidad de visitas, que además, fue permanente y constante a lo largo de todo el domingo. Los días anteriores, si bien hubo un marcado movimiento, se dio mayormente rondando el mediodía y entrada la tarde.

Orgulloso y contento por el desempeño de la Mercantil, Paredes que además tiene sus propios puestos de ventas, enfatizó que “es una actividad muy grande, que convoca cada vez a más gente y expositores, no solamente de esta localidad sino también a turistas”.

Si bien reconoció que las ventas no son tan altas como años anteriores, igual los feriantes están contentos con los logros. “Hoy (por ayer) tuvimos la feria llena todo el tiempo, ahora mismo no se puede caminar, yo me siento emocionado porque trabajamos mucho para esto”, sostuvo.

Enfatizó su agradecimiento al Ejecutivo por confiar una vez más en él, al igual que al Concejo Deliberante e Inspección General con quienes contó que han trabajado fuertemente en conjunto para que el evento saliera bien. “Estoy muy agradecido y contento, a esto lo hacemos en familia, ya pasaron más de 150 mil personas”, dijo con su hijo al lado.

Ventas moderadas

Si bien muchas de las personas que recorrieron el predio del Hípico en la tarde de ayer llevaban bolsas en sus manos y los chicos algún juguete, tanto el organizador como los vendedores coincidieron en que las ventas no fueron grandiosas, sino más bien menores a las de años anteriores. A pesar de ese dato, todos se mostraron contentos con la concurrencia y el evento en sí mismo.

Esteban, por ejemplo, llegó desde Santiago del Estero junto a su hermano para instalarse una vez más en la tradicional Feria Mercantil de Tandil. Ellos vienen recorriendo diferentes puntos del país desde hace un tiempo, participando de otros encuentros, por eso contó que se justifican los gastos a pesar de no haber vendido tanto, ya que todo el movimiento de transporte y estadía es caro. Camperas y mantas de abrigo es lo que ofrecían. “Es la primera vez que yo vengo, siempre vino mi hermano, pero de acuerdo a su experiencia de otros años la gente está comprando menos”, aseguró.

Aunque residentes desde hace cuatro años de la Capital Federal, tres mexicanos también eligieron mostrar su producto aquí. “Un kit de manicuría fácil para que la mujer no tenga que depender de otra persona para tener las uñas prolijas”, detallaron. Su suerte fue otra, ya que aseguraron que estaban vendiendo muy bien. “Es porque sabemos explicar de qué se trata y además es novedoso”, de hecho lograban en el mismo instante de la conversación con este Diario convencer a una clienta de llevarse el producto. Otra que ya lo había probado unos instantes antes, también volvió a comprar. “Argentina es maravillosa, nos vamos a quedar acá”, dijeron con alegría.

Las ofertas se redoblaban a medida que avanzaban los stands. La docena de medias por cien pesos que mostraban al inicio, más adelante se podían conseguir por menos, incluso dos docenas por 150. “Medias largas para el invierno que está llegando”, tentaban los vendedores.

Todavía queda un día de feria y por el predio del Club Hípico ya pasaron más de 150 mil personas, que pudieron encontrar una gran variedad de ofertas, gastronomía y espacio de juegos para los chicos.

Algunos con megáfonos. Otros acudían a carteles con “promociones imperdibles”, y varios más con percheros de “super ofertas”, así los puesteros acudieron a diferentes recursos con el fin de incrementar sus ventas. Como facilidad de pago, ciertos locales mostraban la opción de tarjeta de débito o crédito.

La tarde avanzaba y el flujo de gente no disminuía. Los que no pudieron acercarse aún tienen durante todo el día de hoy para asistir.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario