Miles de mujeres se volvieron a movilizar con reclamos concretos a la política local

Cientos de mujeres se movilizaron bajo el grito de “Ni una menos”.

El Eco

“Señor, señora, no sea indiferente, nos matan a las pibas en la cara de la gente”, cantaban algunas de las manifestantes intentando reflejar la alta tasa de femicidios que hay en el país y la necesidad de que la gente se involucre en este tipo de movilizaciones. “Abajo el patriarcado que va a caer, que va a caer”, vociferaban otras y con más énfasis agregaban: “Se escucha la lucha feminista por América Latina. Se cuidan los machistas. América Latina va a ser toda feminista”, mientras que en otro tramo del cántico se centraban en que “para las pibas el aborto sea legal”.

Al igual que todos los años en esta fecha, más de tres mil personas se movilizaron por las calles céntricas de la ciudad bajo el grito de “Ni una menos” en el marco del Día Internacional de la Mujer. En esta manifestación hubo un especial énfasis en el pedido de que se legalice el aborto, considerando que por primera vez en el país se abrió el debate en torno al tema y la posibilidad de que finalmente la despenalización sea un hecho.

Asimismo, la marcha se dio en un contexto de la segunda huelga internacional de mujeres que se desarrolló en los distintos ámbitos de trabajo bajo el lema: “Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras”.

Luego de una jornada intensa en la cual hubo asambleas en distintas plazas de la ciudad, a las 18.30 cientos de personas, mayormente mujeres, se congregaron en la Plaza Independencia, frente al Municipio, y desde allí se encolumnaron detrás de la leyenda “8M. Nosotras paramos”.

Entre los diversos pedidos, se hizo hincapié en la despenalización del aborto.

Con bombos, carteles y cantos recorrieron el centro de la ciudad e hicieron escuchar su reclamo. Algunas con remeras y accesorios color violeta y otras con pañuelos verdes, que representan la lucha por el aborto legal.
Participaron de la marcha integrantes de diversas agrupaciones sociales, políticas y gremiales de la ciudad. Los padres de Ailín Torres, la joven que fue asesinada por su ex pareja el 11 de noviembre pasado, también estuvieron presentes en la movilización.

Se manifestaron asimismo las concejales del PJ-Frente para la Victoria María Eugenia Poumé y Silvia Nosei. Del oficialismo, el presidente del Consejo Escolar Cristian Cisneros y el jefe de Gabinete Julio Elichiribehety.

“¿Estaré viva cuando salga el sol?”, “De mi cuerpo y mi vestuario reservate el comentario”, “Aborto legal, seguro y gratuito”, “Ni una menos por abortos clandestinos. Aborto legal ya”, “Nosotras manejamos el mundo, nosotras lo paramos”, eran algunas de las leyendas visibles en la marcha.

“Molesta más una mujer liberada que mil asesinadas”, “La cantidad de ropa que uso no determina la cantidad de respeto que merezco”, “Somos el grito de las que no tienen voz”, “Yo decido cómo me visto y con quién me desvisto”, reflejaban otras de las banderas que portaban las manifestantes.

El petitorio

La multitud llegó al Municipio y una vez allí se hizo lectura de un extenso petitorio, cuyos puntos fundamentales eran coincidentes con los que se reclamaron años anteriores.

Como en otras oportunidades, resaltaron que el Estado es “responsable” por los femicidios. Expresaron la “esperanza” de que finalmente se legalice el tema del aborto y exigieron que se declare la emergencia pública en materia de violencia de género.

En lo que respecta al ámbito local, reflotaron el reclamo de contar con un o una profesional no-objetor de conciencia en el servicio de tocoginecología del Hospital y pidieron por el restablecimiento del servicio de consejerías en salud sexual reproductiva y no reproductiva en el Sistema Integrado de Salud Pública.

Se pidió que se jerarquice la Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual, a un año de su creación, a la vez que se fortalezcan los equipos técnicos de la dirección y de la casa de abrigo Martha Pelloni.

Exigieron la incorporación de una médica legista y de una ginecóloga en la Comisaría de la Mujer y la Familia.

“Repudiamos enérgicamente la persecución a médicas y trabajadoras de la salud que garantizan el derecho a la salud y el acceso a abortos no punibles en cumplimiento con la legislación vigente. Paramos por educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito para no morir. Paramos para exigir la continuidad del Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable y su fortalecimiento”, expusieron.

Exigieron también el pase a planta permanente de trabajadoras municipales precarizadas hace muchos años.

Cientos de mujeres se movilizaron bajo el grito de “Ni una menos”.

“Creo más en Dios
que en la Justicia”

De la manifestación participaron los familiares de Ailín Torres, la joven que fue asesinada por su ex pareja el 11 de noviembre del año pasado. Con una remera con su foto y la inscripción “Justicia por Ailín” y con su irreparable dolor a cuestas, se plegaron a la marcha.

En diálogo con El Eco de Tandil, la madre de Ailín Torres, Cristina Farías, expresó que “es difícil para nosotros pero creo que tenemos que acompañar estas manifestaciones. Debido a lo que nos pasó nos hemos concientizado en acompañar este tipo de marchas porque uno antes no se daba cuenta de las cosas”.

“Creo que nadie se imagina que le pueda pasar algo así y menos tener que enterrar un hijo antes que nosotros. Jamás pensamos que nos podía suceder algo así”, sostuvo.

Deseó que se haga justicia y contó que esperan que llegue el juicio para que eso suceda, pero confió que “yo creo más en Dios que en la Justicia, le pido más a él que se haga justicia por mi hija”.

“El tema de la denuncia es complejo porque muchas mujeres denunciaron e igual las mataron pero está bien que lo hagan para ver si se puede revertir esto. Mi hija nunca quiso denunciar, porque ella nunca sufrió violencia física, era solamente psicológica, sino yo me hubiese dado cuenta”, afirmó.

Por su lado, la tía de la joven asesinada, Dora Farías, contó que sobrellevan la situación “con todo el apoyo de la familia, nosotros nos apoyamos mucho mutuamente, somos muy unidos y estamos juntos tratando de llevar adelante esta situación que es imposible de revertir”.

“Pero apoyamos este tipo de iniciativas para que no vuelva a suceder. Es muy difícil el día a día, se hace cada vez más difícil seguir adelante porque el tiempo pasa y ella no está y se extraña mucho”, expresó.

Ingresá al Documento 8M Paro Internaiconal de Mujeres Trabajadoras

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario