Miles de personas visitaron la feria artesanal y hubo ventas dispares en los distintos stands

Miles de personas recorrieron la feria artesanal ubicada en la diagonal Illia.

El Eco

Miles de personas recorrieron hasta ahora la tradicional feria artesanal de Semana Santa, situada en la diagonal del Parque Independencia, en lo que desde el Municipio definieron como una de las ediciones “más numerosas y convocantes”. Notaron que este año se sumaron más manualistas, que encuentran en las ferias una salida laboral.

Un importante flujo de gente se notó durante los tres días en los que se viene desarrollando la feria. Tandilenses y turistas disfrutaron del paseo a la vez que aprovecharon para comprar algo de la diversa gama de artesanías y manualidades que se ofrecen, que van desde bijouterie hasta objetos hechos en madera, cuchillos, juegos para niños, prendas tejidas a mano, sahumerios artesanales, recuerdos de Tandil, plantas, macetas, objetos realizados en cerámica, tejidos, entre otros.

Además, pudieron deleitar sus paladares en el patio gastronómico o adquiriendo algún producto de la feria de sabores.

De las más convocantes

La directora de Cultura del Municipio Irina Taraborelli afirmó que “estamos muy contentos porque vemos que la gente y los turistas transitan la feria, el balance es positivo, hemos estado hablando también continuamente con los artesanos, y realmente hay una muy buena participación de tandilenses y turistas”.

“La del año pasado también fue muy numerosa y lo que tiene de nuevo este año es que son cinco días, así que creíamos que la gente iba a estar distribuida durante todos estos días pero el jueves nos sorprendió muchísimo la cantidad de público, así que creemos que es una de las ferias más numerosas y convocantes que hemos tenido hasta ahora”, destacó.

Este año hay alrededor de 340 puestos sin contar los 40 de la feria de sabores y el patio gastronómico.

Aseguró que siempre la convocatoria de artesanos es muy buena e incluso hay mucha gente que “viene hace años, de hecho hace un rato estábamos hablando con unos abuelos que hace 26 años consecutivos que vienen a la feria y dentro de eso hay de todo, algunos que vienen por primera vez a probar, y vienen de todas partes del país”.

Por su lado, el coordinador de Cultura Miguel Roaux destacó también el rol de los espectáculos callejeros que también son parte de la feria, y el escenario que se montó en la Plaza Moreno donde tocan 10 bandas por día.

Más manualistas

Aseguró además que tuvieron muy buenos comentarios de los feriantes que “han vendido a pesar de la situación económica y algunos anticiparon que el domingo se van porque ya no les queda mercadería. La gente realmente ha concurrido y ha comprado bien tanto a manualistas como a artesanos”.

“La distribución de la feria sin puestos en el medio hizo que haya mejor circulación también y que la gente pueda disfrutar más de todo lo que es la feria en general”, indicó.

En tanto, destacó que este año se sumaron más manualistas a la feria. “Se sumaron a lo que antiguamente era solo para artesanos pero el manualista encuentra una salida laboral a través de la feria. El manualista trabaja con la materia ya hecha en cambio el artesano trabaja de la materia bruta y le da forma en artesanía, cada vez hay más manualistas porque el artesano es algo más exclusivo, es una persona que se tiene que dedicar a trabajar la materia virgen desde el comienzo, y transformarla”, manifestó.

“Lo que se sumó al folclore de la feria son las agrupaciones estudiantiles que antes no había, empezamos con dos o tres escuelas y ahora ya hay 10”, sostuvo.

Finalmente, Irina Taraborelli destacó que “la feria de Semana Santa es un clásico, ha crecido mucho”.

Las ferias como reflejo de la crisis económica

Si bien las ventas fueron dispares en los distintos puestos, hubo varios feriantes que consideraron que las ventas fueron menores que otros años, y atribuyeron ese cambio a la crisis económica que atraviesa el país.

Cecilia Sánchez, una de las artesanas, evaluó que las ventas fueron menores que otros años.

“La feria está hermosa, pero las ventas han bajado. Hace 3 o 4 años que participamos”, contó.

Y aseguró que la gente “pregunta mucho, andan buscando precios, se nota una diferencia con el año pasado bastante menos ventas”.

La crisis

Por su lado, Pablo Estévez, de Tigre, es la primera vez que participa y contó que “vine por otros compañeros de otras ferias de Buenos Aires que me dijeron que se vendía mucho pero parece que no es tanto como las expectativas que tenía basándome en lo que me contaron del año pasado”.

“Siempre sucede que hay más ventas los últimos días pero hasta ahora viene bastante tranquilo, por más que se venda muy bien mañana (por hoy) no creo que se llegue a lo esperado. Hoy (por ayer) el día no ayudó, la gente es totalmente receptiva, curiosa, está buenísimo pero creo que pasa por otro lugar, por un problema económico general del país, pasa en todas las ferias del país, lo que está bueno es que la gente igual tiene ánimo de preguntar, de saber”, manifestó.

Ventas caídas

Daniela Di Santi, de Tandil, es la tercera vez que participa y notó las ventas “mucho más tranquilas que el año pasado. Anda mucha gente pero paseando”.

En tanto, Miguel Canale, también de Tandil afirmó que “este año las ventas están mas caídas que otros años pero la cantidad de gente ayuda igual porque siempre hay algo de venta. La gente pregunta mucho, ve precios, mira mucho más hasta decidirse a comprar, y uno trata en lo posible de achicar un poco los costos para poder vender”.

“El día de más ventas fue el viernes por el hecho de que el turismo está los 5 días pero el viernes están los contingentes de afuera que entran a la mañana y se van a la noche y esa gente compra sí o sí porque el regalito se lo tienen que llevar igual”, indicó.

Por otro lado, Marcela Díaz, de Tandil, representando a la Escuela Municipal de Artes y Oficios señaló que los dos primeros días se vendió muy bien, y que ayer estuvo más tranquilo.

“Se vende, hace varios años participamos también representando a la escuela, aprovechamos para hacer conocer el producto, somos dos profesoras y tres alumnos participando ahora. Todas las carreras que tenemos en la escuela tienen salida laboral así que es una buena oportunidad para darse a conocer”, afirmó.

En tanto, Leone Domingo, de Luján, que participa hace 6 años, evaluó las ventas como similares a años anteriores. “Siempre en Semana Santa hay muy buen público”.

Daniel Petruk, de Lucila del Mar afirmó que las ventas se fueron incrementando con el correr de los días y aseguró que circuló muchísima gente por la feria.

Por último, Agustina Gutiérrez contó que “viví toda mi vida en Buenos Aires pero soy de Tandil, este es mi tercer año consecutivo. A mí me está yendo muy bien, estoy recolectando los frutos de los otros años, tengo mis clientes”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario