Nación culminó el proceso de contratación y ahora se aguarda por el inicio de las obras en la Ruta 226

El Ministerio de Transporte rubricó los contratos para la construcción de autopistas y rutas seguras. Entre ellas adjudicó las obras del Corredor Vial A, que incluye el tramo de la 226 que afecta a Tandil. Se estima que en dos años se avance con las tareas, aunque las mejoras podrían comenzar antes. La iluminación de la rotonda de la 30 será una prioridad.

El Eco

El Gobierno nacional suscribió ayer los contratos para construir los dos primeros corredores viales bajo el esquema de Participación Público-Privada (PPP), ya licitados para la nueva Red de Autopistas y Rutas Seguras.

Los contratos corresponden a los Corredores Viales A y C que abarcan en conjunto más de 1.400 kilómetros de las rutas nacionales 3, 7 y 226 de la primera etapa del plan oficial para ampliar la red vial.

En ese marco el primer corredor incluye la Ruta Nacional 226 en tramo urbano que respecta a Tandil, además de la RN 3, desde Las Flores hasta el empalme con la RP 72, en Coronel Dorrego, y por la RN 226, desde Mar del Plata hasta Olavarría, en una extensión de 707,18 kilómetros.

En ese caso, las empresas que realizarán las obras serán el consorcio Paolini, Vial Agro, y la italiana INC SPA.

Para el tramo urbano de la 226 el anteproyecto establece la construcción de una semiautopista desde la rotonda de Reforma Universitaria hasta la de la 30, con tres cruces a distintas alturas en las avenidas Falucho, Espora y la calle Rauch.

Además contempla el mejoramiento del acceso a la Base Aérea, la construcción de banquinas pavimentadas y carriles de sobrepaso y la iluminación integral de la rotonda de la RP 30, que podría ser una de las primeras tareas para responder a un largo reclamo de la comunidad.

En tanto, el cronograma de obras planteado establece un inicio de las obras en el noveno trimestre desde la concesión, es decir, en agosto de 2020, según precisaron desde Vialidad Nacional a este Diario.

 

El corredor que incluye a Tandil

El Corredor Vial A estará a cargo del consorcio integrado por las empresas Paolini, Vial Agro y la italiana INC, que administrarán 706 kilómetros de rutas nacionales en Buenos Aires: desde Las Flores a Coronel Dorrego (RN 3) y desde Olavarría a Mar del Plata (RN 226).

Entre las principales obras que deberán desarrollar durante los próximos cuatro años se encuentra la transformación en autopista del tramo Las Flores – Azul y la adaptación a ruta segura hasta Coronel Dorrego, ambos sobre la RN 3, y de la RN 226 entre Azul y Mar del Plata.

 

Corren los plazos

En diálogo telefónico con El Eco de Tandil, el coordinador de Planeamiento y Gestión de Infraestructura Vial de la Dirección Nacional de Vialidad, Eduardo Plasencia, repasó las instancias por las que transitó el proceso de adjudicación y contratación y ratificó que, de acuerdo al plan de obras, las empresas deberán tomar posesión el 1 de agosto.

“Se firmó el contrato y hoy (por ayer) ya empieza a correr el tiempo”, definió y agregó que en dos semanas comenzarán a aparecer los carteles de Vialidad Nacional junto con el nombre del contratista, Cruz del Sur.

El consorcio de empresas deberá cumplir con los plazos pautados. Así, se desprende que el primer frente de obra será la construcción de la variante de la Ruta 3 en Las Flores de enero a marzo, aunque la dinámica de avance marcará el abordaje de otras tareas en paralelo.

Por eso, al mismo tiempo, comenzarán con las banquinas pavimentadas y las terceras trochas de la Ruta 226 y la 3 de Azul a Coronel Dorrego.

“Para julio de 2020 tienen que tener el corredor completo, con el estándar máximo de superficie pavimentada”, precisó y aclaró que el contratista tiene una serie de objetivos de mínima que cumplir pero “puede adelantar obra”.

 

“Un día histórico”

El ministro de Transporte nacional, Guillermo Dietrich, encabezó el acto de firma en la residencia presidencial de Olivos junto a Patricia Gutiérrez, administradora general de Vialidad Nacional; y José Luis Morea, secretario de Participación Público Privada del Ministerio de Hacienda.

Dietrich consideró es un “día histórico para la obra pública del país ya que firmamos los primeros contratos para transformar las rutas argentinas y que dejen de ser rutas de la muerte”.

Aseguró que se trata de un “cambio profundo” en la manera de hacer obra pública, “a largo plazo, con transparencia y planificación, conceptos que no se asociaban a la política”.

 

Un punto de partida

La administradora general de Vialidad dijo que la firma del contrato “es el punto de partida para el inicio de uno de los proyectos de infraestructura más importantes de nuestra historia”.

Por su parte, Morea destacó que la concreción de los contratos “muestran la confianza del sector privado en el mediano y largo plazo argentino y buscan poder cerrar ese enorme déficit de infraestructura heredado”.

La primera etapa de proyectos viales PPP comprendió también la licitación de los corredores viales B, E, F y Sur, que abarcan más de 3.300 kilómetros de rutas nacionales de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa, Mendoza y Santa Fe.

El plan de obras para estos corredores implica obras en más de 2.500 kilómetros a través de la construcción de nuevas autopistas (813 km), rutas seguras (1.494 km) y obras especiales (252 km), así como 17 variantes a distintas localidades, con una inversión estimada superior a los 8.000 millones de dólares.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario