Para Morales, “ninguna de las partes ha sido clara en la ejecución del convenio de traspaso”

Gustavo Morales se refirió al convenio de traspaso entre Río Paraná y Vía Tac al que describió como “muy desprolijo”.

El Eco

Si bien la empresa Río Paraná quedó inhibida por el Ministerio de Trasporte de Nación, debido a innumerables irregularidades que se detectaron en el último tiempo, la novela sigue sumando nuevos capítulos. En el programa “Tandil despierta” (Eco TV-Canal 7), habló con el exdelegado regional de la UTA, Gustavo Morales, quien se refirió a la ejecución del convenio de traspaso.

Indicó que “según el convenio pasó el cien por ciento del personal a Vía Tac, y la empresa tiene que hacerse cargo de los sueldos aunque no tengan tareas. La empresa se comprometió a hacerse cargo de la totalidad del personal, tanto en lo que respecta a sueldos como a tareas, sin establecer la condición de que el Gobierno nacional les adjudique las rutas nacionales para hacer esto efectivo”.

Agregó que “todo va a estar más en claro cuando vengan el lunes a pagar los salarios atrasados. La totalidad del personal aún tiene que cobrar lo de marzo, no querían reconocerlo pero accedieron a hacerlo, ya pagaron un adelanto y ahora tienen que completar el pago”.

En cuanto a quien se hace cargo de la deuda anterior a que Río Paraná quedara fuera de servicio, especificó que “teníamos entendido que quien se tenía que hacer cargo era Río Paraná. Esta misma empresa había llevado adelante una negociación con Morel cuando le iban a dar la mayoría de las acciones, consiguieron la mitad del dinero que se adeudaba y al día siguiente tenían que traer el resto. Como hubo un nuevo paro porque no habían cumplido con el pago total, la empresa nunca más trajo el dinero”.

Añadió que “después la negociación que se estaba llevando quedó trunca ya que se terminó el lapso previsto y a Morel le quitaron todas las líneas”.

Al comentarle lo dicho por Néstor Carral, gerente de Expreso Tigre Iguazú, que opera a través de Vía Tac, quien declaró que están esperando la concesión de las rutas nacionales para incorporar a la totalidad del personal, sostuvo que “escuchamos a Carral, pero lo que está firmado en el Ministerio de Transporte es otra cosa, queda claro que pasó el cien por ciento del personal sin importar lo que pase con las rutas nacionales”.

Morales quien dejó de ser el delegado regional, habló de cuál será su futuro al señalar que “no estoy en el listado de los trabajadores que aún falta que le otorguen tareas a desarrollar. Aún cuento con el permiso gremial, el día que no lo tenga más me deberé presentar a la empresa Vía Tac, aunque desconozco qué función iré a tener”.

 

Desprolijo

Sobre todo el conflicto aseveró que “se manejó muy desprolijo en todo sentido y quedaron muchas cosas pendientes. Me hubiera gustado que en ese convenio de traspaso que se hace del personal, se hubiese aclarado qué empresa se hacía cargo de los salarios caídos, por lo que estaríamos más tranquilos”.

En cuanto a la reunión entre un grupo de trabajadores y Mario Morel el pasado jueves, dijo estar al tanto aunque no pudo asistir ya que tenía otro compromiso.

Al ser consultado por qué se produjo el encuentro señaló que “Morel dice que se han hecho las cosas mal, que la gente pertenece todavía a Río Paraná porque no se ha firmado nada, pero también dice que le tenemos que reclamar los sueldos a Vía Tac, lo que genera incertidumbre. Comentó con un abogado que lo acompañó que irá a la Justicia a reclamar porque le han expropiado la empresa”.

Aseguró que “se le planteó que pasaba con las deudas que tenía con anterioridad y respondió que si empezaba a trabajar con la línea Tucumán, iba a necesitar personal y se hará cargo de lo que debe”.

Por último, expresó que “sigue siendo todo muy confuso, ninguna de las partes ha sido clara. Era poner que empresa se hacía cargo de los salarios caídos y de los trabajadores en el convenio y para el trabajador todo se simplificaba”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario