Renault rechazó la propuesta elaborada por la UOM y reafirmó su determinación de cerrar Metalúrgica Tandil

En una audiencia celebrada en la jornada de ayer, los directivos de Renault expusieron su negativa al proyecto de reconversión productiva presentando por la UOM. El sindicato y los delegados gremiales se abstuvieron de negociar los despidos y habrá un nuevo encuentro el lunes venidero, previo a que finalice la conciliación obligatoria vigente. La multinacional mantiene firme su postura de cerrar la fábrica, pero los empleados siguen defendiendo sus puestos de trabajo.

Ayer se celebró una nueva audiencia por el cierre de Metalúrgica Tandil, en el que Renault consideró inviable el proyecto de reconversión presentado por la UOM.

Rody Becchi

En el marco del conflicto por el cierre de Metalúrgica Tandil, comenzó pasadas las 11.30 de ayer una nueva mesa de negociación entre las partes, dentro del periodo la conciliación obligatoria que dictó la delegación del Ministerio de Trabajo bonaerense y que tendrá vigencia hasta el martes 6 de noviembre.

La compañía automotriz rechazó, previo análisis, el proyecto formulado por tres exgerentes -Lalloz, Cicimarra y Etcheverri-de la icónica fábrica elevado en la última reunión y confirmó su determinación de cerrar para siempre la producción local. La contraparte no aceptó negociar los despidos y el próximo lunes volverán a encontrarse en el marco de una nueva audiencia  con vistas a retomar la negociación, de cara al fin de la medida obligatoria adoptada por el organismo gubernamental  que actuó como mediador.

Participaron de la instancia de diálogo el titular de la UOM local Carlos Romano; el gerente local de Metalúrgica Tandil, Gabriel Raffa; el apoderado legal de la empresa, Guillermo Dupleix; el representante del departamento jurídico de Renault Argentina, Ezequiel Cardozo; el director de Recursos Humanos de Renault, Ludovico Martin; el jefe de Gabinete, Julio Elichiribehety, el secretario de Desarrollo Económico Local, Raúl Moyano, el secretario de Gobierno, Oscar Teruggi; el secretario Legal y Técnico, Andrés Curcio; el director de Empleo Región Pampeana, Gonzalo Santamarina, los abogados de la UOM, Gustavo Ballent y César Sosa; los delegados gremiales de la UOM en Metalúrgica Tandil, José Orellana, Walter Bugna y Pablo Sayes; Blas Pugliese, delegado del Ministerio de Trabajo provincial; y Martiniano Corbetta, representante del Ministerio de Trabajo nacional.

Propuesta denegada

“Habíamos comprometido que íbamos a traer una respuesta, llevamos la propuesta a exdirectivos de la compañía y  después de analizarlo entendimos que no están dadas las condiciones, queda descartado porque sigue siendo inviable”, refirió el director de Recursos Humanos de Renault Argentina, Ludovico Martin, quien reafirmó la voluntad de la empresa de cerrar definitivamente la fábrica, clausurando así las expectativas que los empleados y dirigentes habían colocado en esta alternativa.

Además, explicó que el proyecto elevado por la UOM implicaba que el 60 por ciento del personal fuera despedido por Renault -quien correría con todos los gastos- y se mantuviera el 40 por ciento de la planta de trabajadores, que durante 10 años la compañía invirtiera 10 millones de dólares y otorgara activos de manera gratuita, frente a la posibilidad de encontrar clientes en un futuro para diversos mercados.

Por su parte, el ejecutivo empresarial relató que en la reunión concertada hubo un primer ofrecimiento para la salida efectiva del personal de la planta fabril, dentro de un plan de indemnizaciones según lo que estipula la ley con beneficios adicionales económicos. “Un plan de reinserción y reorientación laboral, entrenamiento en competencias que el mercado requiere, es un plan de responsabilidad social empresaria financiado por Renault”, detalló.

Los representantes gremiales y los abogados de la entidad se abstuvieron de responder al respecto, e informaron que continuarán el diálogo en la nueva audiencia convocada para el próximo lunes, un día antes de que finalice el plazo contemplado en la conciliación obligatoria vigente desde el 17 de octubre, y que podría prorrogarse por un espacio de cinco días hábiles más, lo que daría tiempo para una definición hasta el martes 13 de noviembre.

El pasivo ambiental

Según la información acercada por Martin, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) -la autoridad competente para controlar que los procesos de remediación industrial se efectivicen de acuerdo a lo que marca la legislación- inspeccionó la semana pasada el predio de la calle Ameghino y consideraron que había “un buen manejo de los pasivos ambientales”.

“No encontraran nada raro, está todo en regla y regularizado. Se hará el proceso de remediación que corresponde a cualquier industria. Tiene la complejidad de cualquier proceso de desguace, pero eso no quiere decir que tenga impacto ambiental, hay que tirar edificios, desarmar estructuras”, dijo el directivo de Renault, quien manifestó su empatía con lo que este proceso genera en los empleados y la ciudadanía en general, por tratarse de una fábrica depositaria de un gran capital simbólico.

Martin aseveró una vez más que no pudieron encontrar nada para garantizar la continuidad de la fábrica y que,  más allá de la herida emocional que pueda causar en quienes se empeñan en defenderla, se trata de una decisión tomada a conciencia.

“Hay personas que miran para adelante, porque es una etapa cerrada, y quieren  ver cómo hacer para seguir. Otros se aferran emocionalmente a la continuidad, pero es inviable para nosotros”, destacó.

Si se ejecuta el cese definitivo de la planta, el destino de los terrenos es incierto pero aclararon que la compañía no ha tomado ninguna decisión al respecto, porque es algo en lo que no pueden pensar en lo inmediato. La posibilidad de absorber a una parte de los empleados para que operen en otros centros de producción,  también  fue descartada por la empresa por las limitaciones que impone el delicado momento económico.

“No hay que creerles nada”

En la vereda de enfrente, Carlos Romano, autoridad de la Seccional local de la UOM, le relató a este medio que los directivos de la multinacional se encuentran en una posición muy dura, pero ratificó la postura del gremio y los trabajadores de conservar las fuentes de trabajo.

“Decimos que  la empresa tiene viabilidad con una buena administración, como corresponde, no como han sido los últimos 10 años. Mantenemos nuestra postura y la asamblea nos facultó para seguir manteniendo las fuentes de trabajo, buscamos por todos los medios mantener a nuestra querida empresa”, expresó el referente sindical.

En su diatriba, arremetió contra el hombre de recursos humanos de la empresa de capitales franceses, al que le endilgó  ser “facilista” a la hora de hablar de datos económicos y exponer cifras extraordinarias. Martin exhibió los informes contables de Renault e indicó que debería invertirse una suma cercana a los 36 millones de euros para que siga funcionando con un margen muy bajo de ganancia y un retorno a 48 años.

“Nos quieren hacer ver culpables a los trabajadores, cuando hemos dicho que durante los últimos años se han robado todo. Yo les voy a transmitir  a mis directivos de la UOM a nivel nacional,  tanto a Antonio Caló (actual secretario general de la CGT e histórico dirigente del sindicato metalúrgico) como a Abel Furlan, que están muy metidos con este tema”, manifestó Romano, quien evidenció que sus superiores se hallan en conversaciones con el ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, para tratar de conseguir que el funcionario se siente a dialogar con los tres exgerentes que diseñaron el plan, para garantizar la factibilidad del mismo.

“Mientras  se pueda dialogar en una mesa todo es posible. Sabemos que a Renault se le ha hecho mucho daño y no  fuimos nosotros, fueron los gerentes que mandaron ellos. Nunca nos escucharon”, se lamentó.

Preguntado sobre la posibilidad de que otro inversor se interese por el proyecto dada la postura aparentemente inamovible de la patronal, informó que es poco probable que un  nuevo financista se acerque a ellos, considerando en la coyuntura que se presenta en el país. “El contexto no da para hacer una inversión de la envergadura que quiere Ludovico Martin, es una locura.  Nosotros sabemos muy bien lo que son los profesionales que manejan las empresas, que hoy la tienen  y mañana te la sacan del país. No hay que creerles nada, bajo ningún punto de vista”, dijo Romano.

Por último, aseguró que la voluntad de  la UOM es mantener los puestos de trabajo porque la empresa es viable administrándola bien. Mientras tanto, los obreros continúan con el acampe afuera de la planta de Metalúrgica y permanecen en estado de asamblea permanente para seguir las alternativas del conflicto, dispuestos a resistir hasta el final de un camino que, por el momento, se avizora poco auspicioso en cuanto a la continuidad de las actividades en la tradicional fábrica.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario