Sandra Fraifer remarcó la importancia de cumplir con el calendario de vacunación

Durante el transcurso de la semana pasada un proyecto de la diputada del PRO, Paula Urroz, generó una gran polémica ya que la ley que impulsa busca terminar con la obligatoriedad de la vacunación.

El proyecto fue girado a la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados y si bien expertos en infectología suponen que no se le dará entidad, preocupa un posible avance ya que propiciaría que vuelvan a circular virus y bacterias que provocan enfermedades que están cerca de la erradicación. Es decir, si el calendario de vacunación obligatoria pasara a ser optativo, se podrían desatar brotes.

La doctora Sandra Fraifer, vicepresidenta del Sistema Integrado de Salud Pública, habló del tema en el programa “Dulce o amargo” (104.1 Tandil FM) y señaló que “para contextualizar, este movimiento antivacuna crece en los países desarrollados principalmente y es una base de rechazar toda atención farmacológica, inclusive las vacunas.
Por eso en Estados Unidos y en Europa ha habido algunos brotes de enfermedades que están erradicadas en Argentina, y que han llegado al país por casos importados, por ejemplo, sarampión, poliomielitis, rubiola congénita, fueron enfermedades que en Argentina y en Latinoamérica se eliminaron por programas y vacunaciones masivas”.

Agregó que “en Estados Unidos y en el resto de Europa dejan al libre albedrío, a la concientización y responsabilidad individual de vacunarse o no, sucediendo a nivel poblacional distintos casos y brotes”.

Remarcó que “es un riesgo este posicionamiento. No es algo que uno desconozca ya que esto viene sonando, quizás por la gran impronta que ha tenido la industria farmacéutica en la salud. A veces se cuestiona si toda esa medicalización, inclusive con las vacunas, hace bien. En realidad las vacunas han cambiado la salud de la gente”.

Previenen

La profesional de la salud también indicó que “las vacunas no previenen la enfermedad, sino que previenen las formas graves de la enfermedad. Actualmente la de la gripe lo que impide es que personas con factores de riesgo se mueran por gripe o terminen internadas en el Hospital con alguna neumonía. Previenen las formas graves”.

Destacó que “los pacientes son los que tienen que decidir, pero creo que el Estado tiene que garantizarlo. Puedo entender que una mamá cuando vamos a los barrios a vacunar, diga que tal vacuna no quiere dársela por alguna razón en particular o porque no vacuna a sus hijos. Es una cuestión individual, pero el Estado las pone como obligatorias y asegura el derecho a la vacuna”.

“No es oportuno cuestionar
el calendario de vacunación”

La diputada Paula Urroz dio como uno de los fundamentos, dentro del proyecto presentado, que a la gente no se le explican las contraindicaciones que tiene las vacunas. Al respecto, Sandra Fraifer sostuvo que “esto quizás sea un disparador para seguir en un camino de garantizar aún más los derechos de los pacientes. En realidad, a los pacientes no se les dice las reacciones adversas, lo que se le pregunta puntualmente es si es alérgico a algo ya que puede producir alguna reacción alérgica grave”.

Especificó que “es muy baja la probabilidad de que una persona tenga alguna reacción adversa de las que figuran en el prospecto de las vacunas, capaz que es uno en 2 millones. Hay algunas reacciones adversas de algunas vacunas que están ligadas a algunos de los componentes, que son más cuestionadas. Hay una que está dando vuelta y que es actual, como la vacuna del HPV (Humano Papiloma Virus), es la que menos cobertura tenemos y ahora se incorporó en varones y hay una fuerte campaña en contra”.

Aseveró que “uno asume que cuando indica algo, siempre tiene muchos más beneficios que no darlo. Las intervenciones en la salud pública son así y ese costo que se paga por esta reacción adversa es insignificante por el beneficio. Por ejemplo, hoy tener una mujer con rubeola congénita es algo del subdesarrollo, no podemos permitirnos no vacunar a las embarazadas. Tenemos cobertura a nivel Tandil y Provincia de este síndrome que causa malformaciones irreversibles en los niños durante la formación o a veces la muerte fetal, se previene con una vacuna”.

Aseguró que “estas medidas de salud pública cambiaron la historia de una enfermedad como la rubeola congénita o la poliomielitis. Son muchos los casos en donde uno puede hablar de cómo eran antes de la vacunación masiva. No está mal que la comunidad sepa esto, que tiene derecho a saber. Quizás tengamos que plantearnos cómo damos la información de alguna manera más clara, aunque en la página del Ministerio de Salud está todo”.

Sandra Fraifer dijo que “no considero ni oportuno, ni estratégico, ni una medida que garantice derechos, el cuestionar el calendario de vacunación”.

Se aconseja
siempre

Al ser consultada sobre qué pasa con aquellas personas que deciden no vacunar a los chicos, señaló que “cuando es una vacuna puntual firma responsabilizándose de no vacunarlo. Cuando los calendarios están incompletos, nosotros podemos ver con la historia clínica electrónica quiénes son. Lo que hacemos es el seguimiento domiciliario, desde el centro de salud se concurre a la casa y se pregunta por qué no se vacuna, se vuelve a hablar de las vacunas. Esto lo hemos realizado para los chicos menores de dos años con el tema de bronquiolitis”.

Remarcó que “uno de los factores protectores de la bronquiolitis es tener el calendario de vacunación al día. En Tandil no ha sucedido, pero en la provincia los casos de chicos fallecidos tienen menos del 20 por ciento del calendario cubierto en menores de dos años. El Estado lo que hace es intentar que se vacunen”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario