fbpx Se firmó la carta de intención para ceder tierras del Estado nacional al Municipio y la Unicen – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Se firmó la carta de intención para ceder tierras del Estado nacional al Municipio y la Unicen

El vasto predio que se encuentra en las inmediaciones de La Huerta será usado para desarrollar el mentado Polo Logístico y la chacra experimental de la Facultad de Ciencias Veterinarias. Luego de las gestiones enmarcadas en el Acuerdo del Bicentenario, la Agencia de Administración de Bienes del Estado avanzó con las medidas para garantizar la transferencia y dominio de casi 200 hectáreas allí emplazadas.

El Eco

Como se anunció en ediciones pasadas, finalmente ayer se llevó a cabo la rúbrica de la carta de intención entre la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), el Municipio y la Unicen, que oficializa el compromiso de transferencia de tierras de propiedad nacional al Estado local.

La gestión fue impulsada a través del Acuerdo del Bicentenario y permitirá la concreción del polo logístico en el que el Ejecutivo local viene trabajando (80 hectáreas), y de una chacra experimental para la Facultad de Ciencias Veterinarias (110 hectáreas). El territorio en cuestión está arrendado hasta mayo de 2020, periodo en el que recién se podrá seguir avanzando al respecto.

El predio en cuestión se encuentra  sobre la Ruta Nacional 226 y el acceso a la VI Brigada Aérea, en inmediaciones del área conocida como “La Huerta”, por el centro clandestino de detención que funcionó allí durante la última dictadura cívico-militar, cuyo epicentro es un espacio de memoria. Cabe mencionar que todos los organismos acordaron respetar a rajatabla el sitio  de derechos humanos allí establecido e inclusive el jefe comunal deslizó la posibilidad de construir un recordatorio de las víctimas.

La cesión de las tierras va a implicar un desembolso económico por parte de la Universidad y el Municipio, que deberán abonar una suma menor a la que contemplaría una tasación a valor de mercado real. Para solventarlo, el Ejecutivo se desprenderá de otros activos que posee.

El proyecto del Polo Logístico 

En un acto que se desarrolló en las instalaciones  del Museo Municipal de Bellas Artes, el intendente Miguel Lunghi, el rector de la Universidad Nacional del Centro, Roberto Tassara, y el presidente de la AABE, Ramón Lanús, suscribieron el acuerdo al que no dudaron en calificar como una “enorme apuesta al futuro”.

En primer término, el secretario de Planeamiento y Obras Públicas de la comuna, Roberto Guadagna, explicó los fundamentos, alcances, características y beneficios del proyecto del Polo Logístico, que incluye un polo agroquímico, una playa de estacionamiento de camiones y centro de distribución de carga.

En sentido el funcionario precisó que “el principal objetivo de la iniciativa es concentrar en un único ámbito todo el sistema de movimiento de carga, fletamiento, depósito y estiba de mercancía en general, productos terminados, comodities y otros tipos de mercaderías y cuestiones que pretendemos retirar gradualmente del área urbana, en razón de los que significa  en la ciudad y el estado de densificación actual y la saturación del sistema vial, particularmente del tránsito”.

“Además de mejorar la distribución en el interior de la ciudad, también trasciende la escala regional y tiene que ver fundamentalmente con abordar la multimodalidad de transporte, porque consideramos que es necesario hacer uso intensivo de todos los sistemas de transporte más allá del mero transporte carretero de cargas”, agregó.

La chacra experimental 

Seguidamente, Rodolfo Catalano, decano de la Facultad de Ciencias Veterinarias, presentó el proyecto de la casa estudios para transformar el espacio en una chacra que replique el modelo institucional de docencia, investigación y extensión  con el que forman recursos humanos.

“Las actividades de extensión le dan la posibilidad al estudiante de sensibilizarse con los problemas de la sociedad y tener capacidad de interactuar con los diversos actores”, detalló.

Para que los tres aspectos interactúen de forma mancomunada, la autoridad académica  puso de relieve que es fundamental contar con una unidad demostrativa donde se puedan desarrollar en simultáneo todas las tareas, situación que  hasta el momento se resuelve a través  de convenios con productores, asociaciones y profesionales veterinarios y de otras ramas relacionadas con el campo.

“La evaluación de la Coneau y la acreditación regional marcaron la necesidad de que la Facultad cuente con un campo experimental propio”, enfatizó.

Catalano describió que en el módulo principal habrá un aula para 50 personas y dependencias menores, un galpón depósito destinado también al cuidado de animales con ciertas patologías y la casa del cuidador del predio.

Como se ha evidenciado, estas tierras resultaron las ideales para alcanzar el ambicioso objetivo, debido a que un proyecto de estas características necesita de  una extensión de campo que se encuentre cerca del casco urbano y sea accesible -para que los alumnos puedan llegar fácilmente con el transporte público-, cuya superficie no sea chica y además disponga de una buena calidad de tierra y agua.

“Color futuro”

Por su parte, Tassara destacó la importancia del trabajo conjunto sustentado en el Acuerdo del Bicentenario, que permiten mejorar la calidad de vida de la comunidad  y responder  a una demanda histórica de la universidad.

Además de agradecer al intendente y todo su equipo y a Gonzalo Santamarina, con quien comenzaron a trabajar en el tema, suscribió a la idea de que en Tandil se está gestando un gran eje productivo y de desarrollo, que empieza en el Campus de la Unicen, atraviesa la ciudad, avanza por el Parque Industrial y culmina en este polo logístico y chacra experimental, que son apenas el comienzo de un proceso que se prolongará a largo plazo.

En este sentido, el intendente Lunghi remarcó que este avance no tiene color político sino “color futuro”, porque trasciende el rectorado de Tassara y su propia gestión al frente de la comuna en beneficio de todos los tandilenses. También adelantó que quedan remanentes  220 hectáreas en el área sobre las que van a elaborar estudios y proyectos para su posterior aprovechamiento.

Ramón Lanús, el titular de la Agencia de Bienes del Estado llegó hasta la ciudad para sellar el acuerdo y se mostró muy conforme con el objetivo logrado. Vale recordar que la municipalidad y la Unicen tendrán las garantías jurídicas pertinentes para ejercer la titularidad del predio y desarrollar las acciones que hagan falta, máxime considerando que el polo logístico y agroquímico ideado por el Gobierno local precisa de inversiones privadas para su ejecución.

“El liderazgo de la comunidad local es fundamental, queremos destacar a Jaime Feeney (exsecretario de Desarrollo Económico Local ) y Gonzalo Santamarina  que empezaron con esto. Es mas fácil tener buenas ideas que ejecutarlas por eso celebro la impronta de la municipalidad y la universidad de gestionar para llevar a cabo”, elogió el funcionario.

Lanús observó que desde Buenos Aires es difícil pensar en lo que necesita cada comunidad y por esto mismo se vuelve indispensable el trabajo en el territorio para conocer sus deseos y necesidades. “Lo que hacemos está en línea con lo que los ciudadanos quieren y necesitan”, reseñó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

1 comentario

Deja un comentario