Se inician en Tandil las actividades por la Semana Mundial de la Lactancia Materna

La Semana Mundial de la Lactancia Materna que comienza hoy, contará con la instalación de una carpa en la plaza céntrica para concientizar sobre los beneficios de la leche materna. Desde los hospitales Debilio Blanco Villegas y Ramón Santamarina los profesionales de la salud y las voluntarias de Lactancia Grupo de Apoyo llevan adelante una labor comprometida con las madres y sus hijos para fomentar esta alimentación en la ciudad. El informe de las organizaciones internacionales destaca que los recién nacidos que toman leche materna en su primera hora de vida tienen muchas más posibilidades de sobrevivir y registran menos problemas de salud a lo largo de su vida.

El equipo de Lactancia junto a los profesionales de la salud de los hospitales público de Tandil.

El Eco

Hay  muchas mujeres en torno a una gran mesa en un centro de salud público del interior de la provincia de Buenos Aires. Hablan, se ríen, se emocionan, se muestran orgullosas del trabajo que desde hace nueve años vienen desarrollando en el Sistema Público de Salud de Tandil. Contagian alegría y pasión por lo que hacen. Ellas son las integrantes de Lactancia Grupo de Apoyo que funciona en el Hospital Ramón Santamarina y el Hospital de Niños Dr. Debilio Blanco Villegas, acompañadas por el Servicio de Tocoginecología y Obstetricia, y se prestaron a un diálogo ameno con El Eco de Tandil para difundir sus actividades y trabajo.

María Inés Bracco, Marina Burs, Olaya Jáuregui, Ana Cabanagh, Susana Sainz, María Gabriela Puga, Florencia Comai, Analía Moddafari, Marcela Pastor y Marita Ezcusa son quienes conforman Lactancia, Grupo de Apoyo. Las acompaña la directora del Hospital de Niños Marta Brea, el jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Guillermo Morondo, la obstétrica de planta Camila Herrera, la jefa de Residentes de Obstetricia Bárbara Tapia y las residentes Alejandra Kuhmichel y Paula Pérez.

Estas mujeres llevan adelante una inmensa labor acompañando y conteniendo a las madres puérperas en el camino de la lactancia. Desde hoy y hasta el 7 de agosto se celebra la Semana Mundial  de la Lactancia Materna y desde el Municipio promueven diversas acciones para fomentarla, concientizando a la población. El informe de las organizaciones internacionales destaca que los recién nacidos que toman leche materna en su primera hora de vida tienen muchas más posibilidades de sobrevivir y registran menos problemas de salud a lo largo de su vida.

Por este motivo, el Sistema Integrado de Salud Pública instalará una carpa en la Plaza Independencia los días jueves, viernes y sábado, de 10 a 14, para trabajar la promoción y protección de la lactancia, coordinado por la Residencia de Obstétricas. Acompañan la iniciativa el  Programa de Residencias Integradas Multidisciplinarias, Lactancia Grupo de Apoyo y el servicio de Tocoginecología.

El grupo nació en 2009 de la mano de Marta Brea, actual directora del Hospital de Niños, quien comenzó sola y luego de un desayuno de trabajo vio que surgía la necesidad de formar este grupo, invitada por el entonces director del hospital infantil Héctor Equiza y por Conin. “Me preguntaron qué necesitaba para empezar, precisaba gente y en esa semana surgió el grupo, así de rápido ante la necesidad. Inés Bracco se había presentado previamente con un proyecto, pero no nos habíamos contactado hasta ese momento. Con la ansiedad que nos caracteriza a algunos miembros del equipo, empezamos a trabajar el 1 de junio de 2009 en la sala de Maternidad, una semana después de la convocatoria. Acompañé al grupo hasta que me hice cargo de la dirección del hospital, ahora los tiempos no me dan pero soy una ferviente admiradora de ellas y volveré a pertenecer, si Dios quiere, cuando deje la dirección”, destacó con entusiasmo Brea, la impulsora de la lactancia materna a nivel local.

El equipo se desempeña en los servicios de Maternidad, Neonatología e internación de lactantes, además de poseer consultorio propio en ambos centros asistenciales. Reciben las demandas de la comunidad los lunes a la mañana en Neonatología (Hospital Santamarina), los miércoles al mediodía en el Hospital de Niños y el viernes a partir de las 9 lo hace el servicio de Obstetricia en el nosocomio local.

María Inés Bracco, una de las pioneras del grupo, relató con firmeza que “primero resolvimos entre todas adaptar un proyecto para trabajar en grupo y hacer un trabajo profesional -más allá de que somos voluntarias- para tener una buena acogida en ambos hospitales. Diseñamos un proyecto con objetivos claros y lineamientos profesionales que presentamos a los directivos para tener la tranquilidad de trabajar con el aval de ello”.

El grupo formado a pulmón avanza a paso de hormiga, con objetivos claros que se sostienen en el tiempo y logros que convierten a su trabajo en una instancia de orgullo y satisfacción. A partir del  lugar  que ocupan se encargan de promover la lactancia materna desde el nacimiento, difundirla y acompañarla. Además, realizan  un seguimiento telefónico para acompañar a las madres de manera constante. Todo en pos de concretar su objetivo como grupo de trabajo: lograr los seis meses de lactancia exclusiva de acuerdo a los lineamientos de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

“Todo esto nos permitió integrarnos en todos los sectores con mucha capacitación detrás. Amamantar es una práctica natural que se aprende y necesita acompañamiento, con un plus que es el acompañamiento telefónico”, sostienen. “Tenemos un tiempo para cumplir los diez pasos que se necesitan para alcanzar la categoría de Hospital Amigo de la Madre y el Niño, ya se lograron cumplimentar siete de ellos con éxito y orgullo”, defendió Bracco.

La médica Marta Brea junto a integrantes del grupo de lactancia.

Mamar y amar

“A amamantar se aprende, venimos desapegadas de nuestra esencia mamífera, si bien es una práctica natural ya no vivimos en tribu como antes y mucha gente se  desapega de su familia. Matrimonios jóvenes que se van a vivir a otra ciudad y no tienen un apoyo cerca. También hay obstáculos culturales porque hay que volver a trabajar muy rápido”, expresó Olaya Jáuregui, una de las integrantes del grupo.

Si bien los humanos somos mamíferos y dos características que definen esta condición son poseer leche y pelos, en las últimas décadas el acto de amamantar se ha visto perjudicado, por lo que es necesario derribar mitos y prejuicios para volver a lo natural.

“En un momento se puso de moda la leche de fórmula que se indicaba y había poca ayuda para amamantar tal cual como lo pide la naturaleza. Eran puerperios muy diferentes, muchas madres no hemos recibido apoyo y esas leches de fórmula parecía que eran la panacea, encima tenían unos envases vistosos y se incurrió en un error muy grande de concepto. Eso, quieras o no, te va desanimando, te hace sentir insegura, te parece que lo tuyo no sirve. Tenemos muchos trabajos internacionales sobre los beneficios de la lactancia en los que nos apoyamos, encaminados en difundir, fomentar acompañar”, agregó María Inés.

“En Argentina la última encuesta, que es del año 2015, del Ministerio de Salud de la Nación, indica que como país el inicio de la lactancia se da en un 95 por ciento pero al año baja a la mitad y a los dos años se mantienen en un 28 por ciento. El desafío como trabajadores de la salud es revertir esto”, informó Camila Herrera, obstétrica de planta del Hospital.

Amamantar y trabajar

“Hace unos años el lema de la semana fue ‘amantar y trabajar’. Se trata de aggiornar la lactancia al mundo de hoy, la mujer que trabaja puede hacerlo, hay que saber cómo sacarse leche, conservarla y estimularla, cómo fomentar en los lugares de trabajo que haya un entorno amigable para dar la teta”, remarcó Olaya.

Hay leyes que acompañan la lactancia, pero el conflicto aparece en su aplicación. “Que los empleadores puedan aplicarlas y que una mujer no tenga desventajas por tener un bebé”, afirmaron.

Bracco, además, se refirió a la cuestión de la licencias por maternidad e indicó que “venimos atrasando con las licencias, es muy pronta la vuelta al trabajo y es un obstáculo para las mamás. Sería un aliciente enorme tener períodos largos, biológica y emocionalmente se complica. Deberían ser más largos para las madres y los padres deben acompañar”.

Por su parte, la jefa de residentes de Obstetricia, Bárbara Tapia, explicó que “trabajo y lactancia es uno de los temas del desarrollo sostenible de los que se habla este año bajo el lema de ‘Lactancia fundamento de vida’”.

Tarda en llegar y al final hay recompensa

Marta Brea, profesional que se encuentra abocada al trabajo en salud desde hace años, es categórica al señalar que “costó mucho la inserción del equipo de trabajo, trabajando fuerte y de a poco, recibimos un fuerte apoyo de la dirección  en esos momentos y ahora está todo muy aceitado. El grupo tiene el lugar que debe tener”.

“Es mucho lo que se ha logrado, estamos satisfechas. Todos los años viene algún referente internacional a dar charlas, es un trabajo de concientización, un aliciente muy grande”, manifestó Bracco.

Si bien coinciden en que los procesos son lentos, están seguras de su camino para lograr el recurso humano constante, la integración y que todo el personal sepa de qué se trata y apoyen la lactancia como ellas lo hacen.

“Los cambios en salud son lentos pero enormes”, esgrimieron.

Las limitaciones se superan

“Prácticamente no hay contraindicaciones para amamantar. Incluso cuando hay medicamentos que la contraindican siempre es superador y se prioriza la lactancia”, informaron las mujeres.

“’No tengo leche o no me alcanza’ son mitos del imaginario colectivo que hacen sentir insegura a la madre, es importante saber que esa mujer está aprendiendo a ser mamá. Si enseguida se introduce la mamadera, la leche de fórmula es un camino que empezás a desandar. El entorno de salud tiene que ayudar. Parece que los niños tienen que engordar determinada cantidad, pero primero hay que ver cómo es el bebé, cómo está la mamá, se trabaja mucho la derivación a consultorio”, aseveraron.

Nadie nace sabiendo amamantar y las experiencias personales son intransferibles, por eso no se pueden trasladar de modo automático. “Nosotras les damos nuestra teoría, vos hacés lo que podés y querés, y eso es muy importante. Todos opinan a partir de su experiencia o su frustración. Estamos formadas, no opinamos sobre eso, no es opinión, es formación”, resumió Jáuregui.

“El equipo de ginecología  se sumó enseguida pero otros costaron un poco más. Bebé gordo es un bebé sano sostienen muchos, pero no consideramos que sea así”, subrayó la funcionaria del hospital infantil. Todas se muestran satisfechas de haber logrado en los últimos tres años derivaciones prontas al grupo antes de incorporar un biberón, porque es muy difícil sacarlo una vez que es hábito.

El seguimiento

Cualquier madre puede acercarse aunque haya sido atendida en el sector privado. Se atiende a todas las mujeres que tienen a sus hijos en el Hospital público y se efectúa un seguimiento exhaustivo de cada madre.

Susana Sainz, del grupo de apoyo, se ocupa de llamar a la madre que se va de alta con una tarjeta que tiene los celulares personales de ellas. Susana hace el seguimiento de quien pueda llegar a necesitar ayuda, la llaman dentro de la primera semana y hasta el sexto mes.

“Se ve a cada madre dos o tres veces y todo queda registrado en una ficha. A la semana o a los diez días las llamo para hacer el seguimiento y si el cuadro es más complicado, las derivo a consultorio”, refirió Susana.

Los logros del equipo

Gracias al trabajo paciente y sostenido, en 2012 pudieron elaborar estadísticas que eran altamente favorables. “Presentamos en el Congreso de Lactancia de la SAP un trabajo sobre los logros a raíz de los datos registrados de cada mamá, y el 75 por ciento que amamantaba exclusivamente hasta el cuarto mes, gracias a eso logramos un control y tener información real”, explicaron. Este mes el grupo participará de una Jornada Regional de Lactancia en Chascomús para presentar su experiencia de trabajo. “Es muy importante incluir a la familia para que entre, todos escuchen y aprendan, que los padres se incluyan también”, señalaron.

La negativa a amamantar

Consultados acerca de si hay mujeres que deciden no amamantar a sus hijos, informaron que se registran casos. “Hay madres que no quieren amamantar y es respetable. ¿Qué hace el profesional de la salud ante esto? Se explica todo para que la decisión sea informada y no hay que cuestionar a esas madres, el prejuicio es pésimo, si decide que no, es no”, precisó Marta Brea. Por su lado, Alejandra Kuhmichel detalló que “hay que escuchar y explicar, sembrar la semilla, pero si hay una barrera, acompañarlas en eso también”

Los beneficios de la lactancia

La norma de oro habla de los mil días que incluye todo el período perinatal y lactancia hasta el segundo año de vida. Lactancia exclusiva hasta el sexto mes según lineamientos de la OMS, la ONU y el Ministerio de Salud. “Se habla de los perjuicios de no amamantar: cáncer de mama, depresión de post parto, cáncer de ovarios, infecciones tacto gastrointestinal y  respiratorias en el bebé”, especificaron las profesionales. También aclararon que como no se llegó a los objetivos de desarrollo del milenio, desde 2015 se trabaja para lograr los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) que los gobiernos del mundo acordaron alcanzar para el año 2030.

Los ODS se basan en los Objetivos de Desarrollo del Milenio y cubren temas relacionados con la ecología, la economía y la equidad. Aspiran a enfrentar las raíces que causan la pobreza y ofrecen una visión de desarrollo para todas las personas, en todo el mundo, considerando a la lactancia materna una clave para valorar el bienestar desde el principio de la vida, respetar al otro y cuidar el mundo.

De acuerdo a los datos de la OMS, si bien las tasas de lactancia aumentaron hacia fines del siglo XX, en las últimas dos décadas se han estancado. Hoy solo el 37 por ciento de los menores de seis meses tienen lactancia materna exclusiva en los países de medianos y bajos ingresos.

Según lo expresado por la directora del Hospital de Niños, “si se promueve la lactancia materna hay menos gasto social y más salud. Ayuda a prevenir la obesidad, que es uno de los factores que más patologías produce en un adulto medio”. También dijo que se fortalece la salud psíquica del bebé al estar cerca de su mama, un factor fundamental para el crecimiento de una persona segura.

“Mira la luna mi niña y se acuna, que es larga la noche y claro el camino”, reza una canción. El camino es claro para quienes lo hacen de este modo: desinteresado, profesional, amoroso y con alegría.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario