Se registraron movimientos en el predio donde funcionó Metán tendientes a remover la estructura

En medio del desenlace de Metalúrigica Tandil, Renault ordenó algunas tareas en las dos manzanas que el Municipio pretendía adquirir para el centro cívico donde funcionaba Metán. El pasivo ambiental será un tema clave a resolver.

El Eco

Mientras se espera por una definición oficial sobre lo que ya se adelantó sobre el futuro laboral de la que dependen más de 160 familias, la decisión de Renault de concluir el ciclo de Metalúrgica Tandil abrirá la discusión sobre la situación de la emblemática planta de Figueroa al 500.

Pero los directivos también deberán considerar el destino para las dos manzanas donde funcionó Metan, una empresa que también pertenecía a la firma local pero dedicada a la fundición de aluminio.

El predio, delimitado por las calles Luis María Campos, Cabral, Doering y avenida Lunghi, había despertado el interés del Municipio, que vio en él su potencial para la construcción del centro cívico, proyecto que contempla el traslado de toda la estructura comunal y del Concejo Deliberante a un espacio común, además de la construcción de viviendas sociales.

En los últimos días, a instancias de lo requerido por el Gobierno, se registraron algunos movimientos en el lugar y todo parece indicar que habrían comenzado con la remoción de parte de la estructura montada en un proceso que llevará su tiempo.

La discusión

Con la prioridad puesta en el futuro laboral, en el intercambio con Renault también se deslizaron cuestionamientos en torno al destino del pasivo edilicio/ambiental en el marco de las distintas audiencias que se celebraron en la delegación del Ministerio de Trabajo provincial.

La discusión se enfocó entre los ejecutivos de la multinacional y las autoridades del Gobierno que participaron de las reuniones que se sucedieron a lo largo de las últimas semanas.

Si bien hasta ayer primóla fuente de trabajo de los operarios, la cuestión ambiental resulta un tema “clave” para la comuna, que se anticipó y solicitó alguna propuesta de remediación para Metalúrgica Tandil pero también una intervención concreta sobre Metán.

La fábrica ubicada sobre Lunghi y Luis María Campos se presenta como una estructura “a mitad de demolición”, e incluso acumula reclamos de los vecinos por lo que ocurre en su interior cuando intrusos logran superar el vallado perimetral.

El tema podría comenzar a trabajarse en profundidad ahora que se va camino a resolver la cuestión laboral. Por el momento, solo algunos movimientos en la exMetán dan muestra de una reacción por parte de la automotriz de capitales franceses.

En tanto, el proyecto para adquirir por parte del Estado comunal esas tierras para construir allí un centro cívico se encuentra en suspenso en función del contexto actual, a la espera de un eventual nuevo impulso.

 

El proyecto de la comuna

En abril pasado el Ejecutivo sorprendió con el proyecto que había planteado inicialmente para el espacio donde funcionaba el corralón municipal, en Santamarina 450.

El 23 de abril confirmó la elevación al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para declarar de interés público la adquisición por parte de la Municipalidad del predio donde funcionaba la fábrica Metan, una empresa de Metalúrgica Tandil que quedó en manos de Renault.

La iniciativa establece que la adquisición del dominio de las tierras, situadas entre las calles Luis María Campos, Cabral, Doering y avenida Lunghi, se realizará mediante las opciones de compra, permuta, donación o expropiación pública, entre otros mecanismos legales.

Avances

En medio de los reparos que planteó la oposición, en la sesión del 10 de mayo el Legislativo aprobó por mayoría la herramienta que dará un marco de negociación para que esas dos manzanas consideradas estratégicas pasen al dominio municipal para la concreción del proyecto.

El expediente logró distintos resultados en la votación luego de un amplio debate entre las bancadas.

Tras dos meses, decididos a avanzar con la propuesta, funcionarios del Ejecutivo y concejales del oficialismo recorrieron junto a un tasador del Bapro el terreno con miras a obtener una valuación del inmueble.

Dos semanas después de la recorrida por el predio, el Gobierno recibió un adelanto del valor oficial que tienen las tierras donde funcionó la fábrica Metán. La cifra que refirió el tasador del Banco Provincia por esa extensión de tierra rondaba los 960 mil dólares.

Luego, la devaluación de la moneda y el alto precio del dólar, sumado a la decisión de Renault de cerrar Metalúrgica Tandil, pusieron un freno al impulso que el Gobierno pretendía darle a la propuesta y a la oportunidad que se presentaba en ese espacio.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario