Si bien ayer se registraron pagos al Cemibo por parte de IOMA, las instituciones siguen sin cobrar

El Eco

A una semana de la reunión en la que participaron representantes de los círculos médicos de Tandil, La Plata, Mar del Plata, Ensenada, Trenque Lauquen y San Pedro, encabezada por el presidente de la Concentración de Entidades Médicas Independientes Bonaerense (Cemibo), el tandilense Guillermo Guanella, finalmente pudieron registrar otra parte del monto adeudado por pare de IOMA. Sin referencias que comuniquen a qué correspondería dicho pago, los distintos círculos médicos están cada vez más cerca de poner sus cuentas al día. Más allá de esto, están programando una reunión para el transcurso de esta semana con la intención de tratar, no solamente la deuda, sino también otros aspectos que consideran deberían mejorarse desde la obra social bonaerense.

Sin embargo las instituciones privadas no corren con la misma suerte, ya que a más de 10 días de haber realizado la última medida de fuerza en reclamo de la falta de pagos, siguen sin tener novedad alguna por parte de la prestadora. Tanto desde la Clínica Chacabuco como del Sanatorio Tandil coincidieron en que aún “no se sabe nada”.

En este sentido, si en los días siguientes el panorama continúa igual, los distintos centros no descartan una reunión con el objetivo de determinar nuevas acciones a seguir. A veces pasa así, se arma la cadena de esta manera y quedamos un mes atrasados con los pagos”, explicó Ignacio Gilabert, director médico de la Clínica Chacabuco.

Las medidas de fuerza

Luego de semanas de conflicto, sin respuestas claras, reuniones y tras poner en marcha la primera medida del plan de lucha que los diferentes centros coordinaron junto a Fecliba, que consistió en la suspensión de los servicios de atención mediante esa obra social el 26 de febrero, los distintos sanatorios y clínicas han podido percatar en sus cuentas parte del monto atrasado. Pero todo quedó allí, sin más novedades y sin completar los pagos restantes. En función de seguir con las medidas pautadas, prosiguieron con tres días de paro a principio de marzo, pero siguieron sin novedades.

Tras el largo debate que llevaron a cabo el 21 de febrero, las instituciones médicas privadas en Fecliba de Azul también definieron elevar una solicitud para adecuar los valores a la actualidad.

La totalidad de las instituciones que componen al Distrito Octavo reclamarán que se adecuen los aranceles modulados de IOMA en referencia a sus costos prestacionales, así como también se pueda recuperar la pérdida sufrida sobre los índices de ajustes aplicados sobre el 2017.

“IOMA se ha quedado muy abajo con los valores, el año pasado aumentó un 18 por ciento cuando sabemos que la inflación ha sido mucho más alta, y este año todavía no han aumentado nada”, explicó Ricardo Saracca, administrador de la Clínica Chacabuco, luego de aquel encuentro.

De acuerdo a lo conversado, para recuperar los valores de 2017 tendrían que estar hablando de un 24 a 25 por ciento. “No pretendemos que nos paguen todo junto, lo pueden hacer en dos veces, el tema es que no hay propuesta de nada”.

Si bien se sabe que hubo cambio de autoridades, más la implementación de este nuevo sistema operativo que habría sido el causante del retraso en los pagos, no creen que sea una traba para cumplir con los prestadores. “Si quieren solucionar el tema pueden hacer un pago a cuenta en base al promedio de los últimos seis meses, pero no vemos que quieran solucionarlo”, remarcó Saracca.

Los reclamos
del Cemibo

Luego de aquel encuentro celebrado en la ciudad de La Plata con representares de los círculos médicos transmitieron que también comenzarían a trabajar en la adecuación de otros asuntos pendientes.

El presidente de la Concentración, Guillermo Guanella, contó que en conjunto han decidido entrar en un impasse, dando lugar a una negociación razonable, pero con la intención de tratar otros problemas que mantienen y corresponden a dificultades administrativas o de funcionamiento.

“Lo que queremos es readecuar algunos convenios, mejorar cuestiones referidas a las carpetas de internación, mejorar lo que está relacionado al nomenclador, que es algo muy importante y necesario para los médicos de la provincia de Buenos Aires, y terminar de acomodar todas las cuestiones pendientes, que incluso consideramos que son más importantes que los pagos en sí mismo”, detalló el presidente.

En este sentido, cabe destacar que el corte de servicios que se dio por aquellas 72 horas (del 1 al 3 de marzo) no estuvo solamente ligado a la solicitud de saldar la deuda, sino también al reclamo por diferentes temáticas postergadas y necesarias de resolución.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario