fbpx Tras el informe de la UOM, el Ejecutivo dijo que la crisis del sector es una tendencia general – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Tras el informe de la UOM, el Ejecutivo dijo que la crisis del sector es una tendencia general

El secretario de Desarrollo Económico Local, Raúl Moyano, aportó su mirada sobre el relevamiento que realizó el sindicato, que reveló números alarmantes sobre la actividad metalmecánica. Dijo que resulta “innegable” que la actualidad del sector es compleja pero no se la atribuyó exclusivamente a la coyuntura actual. Enmarcó la problemática en una tendencia mundial frente a una actividad que “no se reconvirtió” y no logró adaptarse a los nuevos escenarios y demandas.

El Eco

La seccional Tandil de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) difundió un informe que recoge los casos de las empresas del rubro que cerraron en los últimos cuatro años y que redujeron sensiblemente su personal y las repercusiones no tardaron en llegar.

La organización sindical que dirige Carlos Romano elaboró un listado que incluye más de 30 firmas que pusieron fin a su actividad y a otras 20 que se vieron en la obligación de recortar el número de empleados, y además sumó críticas sobre la política impulsada por el Gobierno en torno al sector.

Para el secretario de Desarrollo Económico Local del Municipio, Raúl Moyano, resulta “innegable” que la situación de la industria metalmecánica es “complicada”, y contextualizó que esta tendencia se da a nivel mundial dado que “cada vez se utiliza más el plástico que los metales”, pero también a escala nacional como consecuencia de los “vaivenes económicos” que afectaron a la “industria en general y en particular a las producciones que utilizan insumos para bienes durables”.

Enmarcó entonces la problemática en una tendencia mundial frente a una actividad que “no se reconvirtió” y no logró adaptarse a los nuevos escenarios y demandas.

Reconversión

En diálogo con El Eco Multimedios el secretario de Desarrollo Económico Local rechazó que la caída de la actividad sea producto de la coyuntura actual y aludió a razones que impiden la reconversión de la actividad para explorar nuevos mercados.

En ese sentido planteó que “el cierre de Metalúrgica, que arrastró a la cadena de proveedores, fue un cimbronazo que se sintió en el segundo semestre del año pasado, que ya venía con una crisis y cierre programado que lamentamos mucho”.

El caso sirvió para indicar que, si bien se trató de una industria emblemática de la ciudad, “hay una serie de capacidades que se pierden pero también es un ejemplo que no tenemos la velocidad para reconvertir económicamente a los sectores y ajustarlos a los momentos actuales”.

Entre las razones hizo alusión a la “incapacidad empresaria” pero también “hay una normativa muy rígida que hace que sea difícil traspasar recursos de un sector a otro”.

En cuanto a la responsabilidad del Estado, el funcionario sentenció que “los esfuerzo que desde el sector público se pueden hacer nunca son suficientes” y agregó a modo de ejemplo que “se trabajó con el INTI y la Universidad en el fomento de las herramientas para incrementar las capacidades empresarias” para que el sector metalmecánico pueda reconvertirse.

También marcó como debilidad el esquema de trabajo a gran escala, que resulta “inviable” en Argentina, al igual que un sector “con muchos talleres como prestadores de servicios”.

“Hay que desarrollar productos pero para eso hay que trabajar en conjunto, hay que abrir las puertas de la fábrica y nosotros tenemos que alentar a que eso pase”, resumió desde su visión.

Acciones

En otro de los pasajes de la entrevista el secretario respondió a los cuestionamientos referidos a la falta de un proyecto industrial “porque se apuesta todo al turismo” al repasar las acciones impulsadas desde el área para que se incrementen las capacidades empresarias y también en el mejoramiento de la infraestructura del Parque Industrial, que en los últimos años “creció mucho”.

No obstante admitió que resultan “insuficientes” y a modo de autocrítica planteó que “tenemos que trabajar en otro tipo de herramientas y por eso queremos alentar el desarrollo de productos a través del trabajo conjunto”.

“En Tandil es difícil lograr un desarrollo armónico de todos los sectores porque precisamente, como tenemos una economía tan diversificada, tenemos que apoyar el turismo, la industria, el sector de servicios, el comercio”.

Menos personal y migración hacia otro rubro

Asimismo, se enfocó en el listado que difundió la UOM y puso especial énfasis en discriminar los casos de cierre de empresas “porque el dueño se retiró o fallecieron los titulares” de aquellos que dieron por finalizada su actividad pero que “continuaron con un cambio de razón social”.

De todos modos Moyano reconoció que “hay cada vez menos personas trabajando en el sector, así como también se produjo en el último tiempo una migración desde la industria hacia el sector de alimentos”.

“Si se consideran los datos del relevamiento industrial de 2002 y se compara con el último censo industrial que se hizo en Tandil en 2013, prácticamente se duplicó la cantidad de personal en la industria de elaboración de alimentos y bebidas, mientras que el sector metalmecánico creció un 20 por ciento”, planteó el secretario respaldado en las cifras.

Frente a lo expuesto consideró que las estadísticas reflejan el punto “más bajo”, un año después de la crisis de 2001 con respecto a 2013, donde se produjo un “incremento sostenido” en la actividad industrial. “Está claro que cada vez está perdiendo peso el sector metalmecánico, pero es una tendencia general”, enfatizó.

Repercusiones

El arco político opositor se hizo eco del informe a través de las redes sociales. En su perfil de Facebook el presidente del bloque de concejales de Unidad Ciudadana, Rogelio Iparraguirre, llamó a “recuperar todas las fuentes de trabajo que se perdieron y generar más oportunidades laborales en Tandil. Es posible transformar y mejorar la realidad”, mientras que su compañero de bancada, Darío Méndez, reflejó la información que se publicó en estas páginas en la edición del martes.

En tanto, el referente de Patria Grande, Juan Arrizabalaga, analizó que “mientras la crisis en todo el país se agudiza, en Tandil ya se han perdido 500 puestos de trabajo, solamente teniendo en cuenta la industria metalmecánica”.

Y achacó que “el Gobierno local se excusa diciendo que no tiene muchas herramientas para evitar los cierres y despidos, por ahí podría empezar por denunciar las políticas neoliberales que aplica Macri y Vidal, que lo único que hacen es destruir la industria y el empleo. En vez de eso, todo lo contrario, reafirman su alianza con el gobierno”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario