Tras largas negociaciones, UTA Mar del Plata permitió a Río Paraná restablecer el servicio

Las unidades de Río Paraná volvieron a estar detenidas por la medida de fuerza de la UTA.

El Eco

Momentos de tensión, herméticas reuniones, llamados telefónicos e incertidumbre se vivieron puertas adentro y afuera de la empresa Río Paraná en las últimas horas ante la determinación de la Unión de Tranviarios Automotor -UTA- Mar del Plata de volver a suspender todos los servicios. El pedido de la empresa de poder volver a circular fue aceptado tarde en la noche de ayer, sin embargo el debate continuó y seguirá en la semana próxima donde se tratará el tema en profundidad en conjunto con la UTA y todas las partes.

“Tenemos autorizado el levante del paro luego de las 22 y podemos continuar operando”, informó el gerente de la empresa transportista, Lucas Marquinez.

A lo largo del encuentro se explayaron los requerimientos que tenían desde la Unión con respecto a sueldos, se les brindó la información necesaria y permitieron avanzar con el restablecimiento del servicio. Esto será en principio hasta que se resuelva la cuestión de fondo, en tanto las negociaciones de ayer rondaron en torno de la incorporación de nuevas unidades y otros asuntos fundamentales. “El camino es solucionar el problema que sabemos que tenemos de fondo, pero lo importante es poder operar y volver a dar servicio a toda la gente que está a la espera”.

La medida, que fue comunicada por una comitiva gremial que desembarcó este jueves a la noche en Tandil, se fundamentó en la falta de pago de sueldos, aunque los propios trabajadores se encargaron de desmentirlo.
De esta forma, la firma transportista tandilense se vio imposibilitada una vez más de funcionar, con fuertes dudas sobre los motivos reales que motivaron el paro decretado por el sindicato.

Las boleterías y los coches permanecieron sin actividad y solo se permitió la circulación de los colectivos que ya estaban en viaje. En la Terminal de Omnibus, la empresa dispuso un cartel dirigido a los usuarios, en el que informaba que “la UTA paró a Río Paraná. Estamos imposibilitados de prestar servicios” y dejaba dos vías de comunicación para reclamos: silviamarcelorp@gmail.com o info@rioparana.com.ar.

El gerente de Río Paraná, Lucas Marquinez, confirmó la medida de fuerza decretada por la UTA y el levantamiento de la misma a partir de las 22.

Mientras tanto, el titular Mario Morel encabezó durante toda la jornada intensas gestiones para destrabar la situación. Tras reunirse con el plantel, lo primero que hizo fue acercar al Ministerio de Trabajo de la Provincia un petitorio con las firmas de todo el personal, en rechazo a lo dispuesto por el gremio.

Además, desde la empresa indicaron que recibieron mucha ayuda del director regional del Servicio Federal de Empleo para CABA y Buenos Aires del Ministerio de Trabajo de la Nación, Gonzalo Santamarina, tratando de buscarle una solución al tema. Las negociaciones se mantuvieron hasta entrada la noche, deliberando con la UTA, buscando la posibilidad de levantar el paro de alguna manera y lo lograron.

La notificación

Todo comenzó alrededor de las 23 del jueves cuando una comitiva de la UTA Mar del Plata se hizo presente en la empresa para comunicar, una vez más, la orden expresa y rotunda de cesar la actividad.

A pesar de no estar de acuerdo con los fundamentos presentados, los responsables de Río Paraná acataron la medida para salvaguardar la seguridad tanto de sus empleados como de sus usuarios frente la “advertencia” gremial de que, de no hacerlo, iba a haber “problemas en la ruta”.

En medio de las gestiones encabezadas por Mario Morel para destrabar la situación, el gerente de Río Paraná confirmó ante El Eco de Tandil la medida de fuerza decretada por la UTA, desde las 23 del jueves.

“El sindicato adujo que el paro fue por sueldos impagos de febrero, que no estaban totalmente abonados, pero en este momento ya está todo regularizado”, aseguró.

Compromiso cumplido

Cabe recordar que la determinación de la UTA Mar del Plata llegó tras el acuerdo sellado con la empresa en febrero pasado, en la dependencia de la cartera laboral bonaerense, que logró destrabar el conflicto y reanudar el servicio luego de arduas negociaciones.

En aquella oportunidad, Morel se comprometió -entre varios puntos- a cambiar la forma y tiempos de pago de los salarios, lo que habría sido incumplido y por ello la decisión del gremio de volver a paralizar la empresa.

Los trabajadores permanecieron en la empresa durante toda la mañana a la espera de las novedades que surgieran de las gestiones encabezadas por Mario Morel.

Sin embargo, los mismos empleados salieron rápidamente a aclarar que la situación no es tal y que pretenden seguir trabajando. Dejaron entrever además que, al igual que en la anterior ocasión, las verdaderas razones que motivaron el paro no son tales, sino que responden a otros intereses que estarían vinculados a otra empresa transportista interesada en “voltear” a Río Paraná.

Lucas Marquinez informó que “el compromiso asumido en febrero fue cumplido”. Detalló que, en la etapa anterior hicieron una inspección de seguridad e higiene y otra laboral, marcando alrededor de 50 puntos a mejorar, de los cuales fueron regularizados 46 en los 30 días siguientes y quedaron cuatro pendientes para los que el Ministerio de Trabajo les dio una prórroga. “Estamos aprobados en lo que fue la inspección de seguridad e higiene, en lo laboral tenemos cumplidos 17 puntos de los 18, que se terminará de acatar en el transcurso de estas semanas”, relevó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario