Un nene de dos años tuvo que ser derivado a Mar del Plata con síndrome urémico hemolítico

El Eco

Un niño de dos años al que se le detectó síndrome urémico hemolítico debió ser derivado al servicio de terapia intensiva del Hospital de Niños de Mar del Plata y es el segundo caso de esta ciudad que debió ser derivado a la localidad balnearia en 20 días.

El pequeño ingresó al centro asistencial de Mar del Plata con hemólisis grave previa transfusión y en estado reservado, pero tras realizarle diálisis y asistirlo en el área de terapia, evolucionó favorablemente. Continuará con diálisis un par de días más y si continúa mejorando, se espera que en los próximos días regrese a Tandil a finalizar la recuperación.

En diálogo con El Eco de Tandil, Alberto Manolio, médico del área de terapia intensiva del Hospital de Niños Tetamanti de Mar del Plata, explicó que en los últimos 20 días tuvieron dos casos de niños de Tandil que fueron derivados a esa ciudad con síndrome urémico hemolítico.

El primer caso ya fue dado de alta y el segundo fue trasladado a Mar del Plata el 25 de abril y como los análisis dieron bien y en principio no parecía tratarse del síndrome, regresó a Tandil. Pero unos días después aparecieron nuevos síntomas y los análisis dieron positivo, por lo cual el martes fue derivado nuevamente al nosocomio de la localidad balnearia.

En ambos casos los afectados fueron nenes de dos años y la decisión de los profesionales de la terapia intensiva del Hospital Doctor Debilio Blanco Villegas de derivarlos a Mar del Plata se debió a que necesitaban diálisis, lo cual no puede realizarse en Tandil porque es un tratamiento complejo para el cual se requieren elementos especiales con los que no se cuenta en la ciudad.

El doctor Alberto Manolio, quien fue en su momento jefe del área de cuidados intensivos del Hospital de Niños de Tandil, aseguró que “el diagnóstico se hizo correctamente en Tandil como siempre, y cuando necesitaron diálisis se derivaron, siempre estamos en contacto si ellos lo pueden mantener porque hay casos que no necesitan diálisis entonces se quedan en Tandil”.

Respecto al último caso, contó que tiene la particularidad de que al padre del nene tuvieron que hacerle diálisis por síndrome urémico hemolítico también en Mar del Plata hace 22 años, por lo cual el niño podría tener algún factor hereditario que lo predispone a contraer el síndrome.

A su vez, se presume que como el pequeño vive en una zona rural donde tiene contacto con animales, podría haber contraído el virus de ese modo, ya que generalmente se asocia con el ganado bovino.

“Yo creo que va a tener uno o dos días más de diálisis, hasta que bajen unos valores pero ya está orinando que es lo fundamental así que creo que pronto va a estar de vuelta por Tandil”, indicó.

Síntomas y
tratamiento

Manolio explicó que si bien se trata de un síndrome “muy conocido, que tiene muchos años, a pesar de los años no hay un tratamiento nuevo y no existe un remedio o antibiótico que podamos usar para cortar su evolución. Lo que hacemos es acompañarlo en su evolución y hacer el tratamiento de reemplazo de la función renal cuando es necesario”.

En tanto, indicó que se trata de una bacteria que ingresa por vía digestiva, que se llama escherichia coli, que genera en algunos chicos una toxina que es la que produce la alteración en los vasos sanguíneos que se rompen y eso hace que los riñones no filtren orina y empieza la sintomatología.

“La enfermedad tiene anemia y uremia. Así que los chicos están pálidos, se les hincha la cara y los pies porque no orinan bien, y tienen diarrea o pis con sangre, eso es lo que nos llama la atención a los pediatras e inmediatamente se toman los recaudos para descartar esta enfermedad. A veces, como en este caso, los análisis dan normales los primeros dos días, y recién después aparecen todos los síntomas”, sostuvo.

Por otro lado, aseguró que se trata de una enfermedad estacional que aparece en mayor medida de enero a mayo y que fue coincidencia que haya habido dos casos de Tandil.

La intervención
de Bromatología

Por su parte, el titular de Bromatología, Federico Sánchez Chopa, expuso que en estos casos, desde Bromatología y Zoonosis se ponen en contacto con las familias pero “muchas veces en estas situaciones complicadas a veces tardamos un poco más para no generarle demasiado caos a la familia que está sufriendo al ver a su hijo en esta situación y por ahí nosotros estar molestando”.

Igualmente indicó que comenzaron a intentar de determinar el origen o causante de la enfermedad.

“Es importante aclarar que muchas veces esta enfermedad, el síndrome urémico hemolítico, se conoce como la enfermedad de la hamburguesa, y no siempre la causal es la hamburguesa, muchas veces cualquier tipo de carne, sobre todo bovina que no está bien cocida puede generar riesgos”, señaló.

Y agregó que “en el caso de este chiquito en particular que viene del sector rural, y como nos comentaba el abuelo en su momento, es común que vaya al tambo con él, y al estar en contacto con la materia fecal de los bovinos donde se encuentra presente la bacteria que produce esta enfermedad posiblemente esa haya sido la vía de contagio”.

Prevención

En cuanto a las medidas de prevención que pueden tomarse, indicó que una de ellas es lavarse las manos, lavar muy bien las verduras porque muchas veces en las huertas se usa agua o materia fecal de los animales como fertilizante, y al no lavar bien las verduras es una posible vía de contagio.

Otra medida a tener en cuenta es que la carne esté bien cocida e indicó que por tal motivo “desde Bromatología evitamos la venta de hamburguesas en muchos eventos masivos, y otra de las cuestiones a tener en cuenta es cualquier vía de contagio a través de materia fecal sobre todo de los bovinos”.

Asimismo, recalcó la importancia de no utilizar los mismos utensilios para cortar carne cruda y cocida o para verduras ya que a partir de los 72 grados esta bacteria muere.

También “evitar que los nenes entren en contacto con materia fecal, muchas veces jugando con el perro nos llevamos la mano sucia a la boca y eso nos puede generar el contagio. Si tenemos esas precauciones prevenimos esta enfermedad”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario