fbpx Un nutrido y receptivo público participó de la charla sobre educación emocional en Polivalente – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Un nutrido y receptivo público participó de la charla sobre educación emocional en Polivalente

La charla taller organizada por un grupo de docentes estuvo a cargo del reconocido capacitador Carlos Sigvardt, quien habló sobre la importancia de la afectividad, la actitud, la palabra y la empatía para trabajar tanto en el aula como en los hogares. Se recolectó una buena cantidad de alimentos para la Red Solidaria.

El Eco

Ayer se llevó a cabo  en el SUM de la Escuela Polivalente de Arte (Sarmiento y 4 de Abril) la conferencia “Educando en las emociones, una mirada para pensar en el aula”, dictada por el profesor Carlos Sigvardt, que contó con un buen acompañamiento de público.

La propuesta  se constituyó a beneficio de la Red Solidaria Tandil y si bien era gratuita, se solicitó colaborar con alimentos, fundamentalmente avena, azúcar, aceite y arroz. El encuentro, organizado por el grupo de docentes integrado por Florencia Colman, Paula Menchón, María Laura Picardi, Marcela Rivas y Vanesa Zambruno, fue declarado de interés social y educativo por el Municipio de Tandil.

La felicidad como horizonte

Padres, docentes y estudiantes de diversas instituciones se congregaron para escuchar a Sigvardt, un reconocido capacitador en el tema.

El SUM del establecimiento se hallaba especialmente acondicionado para la ocasión. Decenas de espejos de diferentes tamaños y diseños se encontraban dispuestos por el lugar con diferentes leyendas motivacionales que invitaban a mirarse y reconocerse uno mismo. También había una mesa con papelitos para que cada uno escribiera  sobre sus fortalezas, pasiones y gustos, y los dejaran pegados para que otros pudieran leerlos.

Durante dos horas el disertante mantuvo cautiva a la audiencia con su forma de exponer ágil, clara, didáctica y divertida, que además incluyó proyecciones, juegos y música.

“La gente satisfecha no consume, esa felicidad no debe ser condicionada con una publicidad, la escuela debe enseñar y  brindar herramientas para que uno se siente feliz”, lanzó Sigvardt a los presentes, y se detuvo en las maneras de hacer sentir a alguien que “la vida es buena, tiene sentido y vale la pena”. Habló de amistad, solidaridad, vida en la naturaleza, deporte, inculcar la ayuda, las artes y la lectura como variables para apoyarse y construir el bienestar en los niños y adolescentes.

Actitud ante la vida

Además, el docente mencionó que las circunstancias de la vida inciden sólo en un 10 por ciento en el sujeto, siendo los valores de referencia y la actitud deliberada los pilares fundamentales para transitar los sucesos adversos que se puedan presentar en el camino. “Los medios condicionan pero no determinan. Para una persona la misma circunstancia puede ser un problema o un desafío, cada uno decide”, expuso.

Y añadió, con simpatía: “¿Vieron que hay gente muy quejosa, que pierde el colectivo un día y tiene para rezongar una semana, y otros a los que les pasa de todo y nunca dicen nada?”.

En este punto puso como ejemplo la tragedia de los Andes, ocurrida en la década del 70, cuando el avión que trasladaba a un grupo de rugbiers uruguayos se accidentó en plena cordillera. Luego de permanecer dos meses en el cordón montañoso y cuando habían dejado de buscarlos, lograron bajar y pedir ayuda para que los rescataran. Que cesara la búsqueda los motivó a buscar por sus propios medios una salida antes de perecer de frío y hambre en la cordillera

“Ellos sobrevivieron cuando los dejaron de buscar, a partir de ese día se tuvieron que  valer por sí mismos.  No hay que quedarse escuchando la radio, hay que ponerse a hacer. Esa fue su salvación, la actitud deliberada, como actúas o decidís enfrentar el problema”, explicó.

“Tiene que empezar a haber un optimismo consciente y comenzar a pensar que te va a ir bien. La palabra como constructora de realidad, uno es producto de sus pensamientos, con palabras hacemos pensar al niño. Cuando amenaza deja de enseñar, la palabra es básica para un educador”, sostuvo.

Ley de Educación Emocional

La Fundación Educación Emocional de la que Carlos Sigvardt es vicepresidente se ocupa de promover el  desarrollo de las habilidades socioemocionales en todos los ciudadanos de Argentina, para mejorar la calidad de vida mediante el desarrollo personal, autogestión de la felicidad, autonomía, promoción de la salud y emancipación de las limitaciones culturales, físicas y emocionales.

Han presentado en el Congreso de la Nación un proyecto de Ley de Educación Emocional  para estimular, mediante la enseñanza formal, cada una de las habilidades emocionales –conocimiento de uno mismo, autorregulación emocional, motivación o aprovechamiento productivo de las emociones, empatía y habilidades sociales- como las habilidades para elegir en cada niña y niño y tutores/as –docentes y padres- mediante la Educación Emocional.

En el texto se establece que para hacer esto efectivo  debe realizarse una capacitación docente en relación a los contenidos de Educación Emocional, respecto de sus cuatro pilares: Educación Emocional de Niñas y Niños,  Escuela para Padres de Educación Emocional, Educación Emocional para el Manejo de las Emociones en los Educadores y Educación Emocional en la Relaciones Interpersonales e Institucionales.

Una mano para la Red Solidaria

Laura Sarmoria, coordinadora de Red Solidaria Tandil, estuvo en la entrada del evento recolectando los productos que los asistentes llevaron y se mostró muy satisfecha con la buena respuesta obtenida, que servirá para atender las necesidades de familias y comedores.

Varias cajas de mercadería se llenaron con azúcar, aceite, arroz y fideos, entre otras cosas. “Creo que lo que ayudó fue el  ‘y’ que le agregaron al pedido colaboración, porque la mayoría entendió que tenían que traer los cuatro productos y entonces trajeron más de un alimento”, agradeció.

La mujer describió como “álgida” la demanda en esta coyuntura que, además,  al ser cíclica, nunca puede ser saciada por completo. También  destacó la necesidad de la Red de estar presente en diferentes actividades y encuentros para poder recaudar alimentos que los ayuden a seguir desenvolviendo  su tarea.

“No hay solidaridad que alcance”, expresó, pero se mostró agradecida y esperanzada con poder seguir participando en distintas iniciativas de la ciudad  para continuar con el trabajo desinteresado de la entidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario