Unión de Colectividades de Tandil: Uruguay

El Eco

Hoy nos reunimos con dos representantes de la colectividad de la República Oriental del Uruguay. Nos referimos a Marisa Martínez de Fotía y el doctor Milton Trasante Crocco. Ambos son residentes en Tandil e integrantes de la Unión de Colectividades de esta ciudad.

-¿Podemos situar al “paisito” en un contexto geográfico e histórico?
-Claro. El Uruguay está situado al oriente del río Uruguay. Limita al norte con Brasil, con el río Uruguay, con el litoral argentino y con el Río de la Plata al sudeste. Al decir de Borges, “no nos separa, nos une”. Es un “país tapón” entre Brasil y Argentina. Montevideo es la capital del país y son 19 departamentos. El último censo dio una cifra cercana a los cuatro millones de habitantes. De ellos, un millón y medio vive en Montevideo. Seis por ciento es afrodescendiente.
-¿Cuándo se instalaron ustedes en Tandil?
-Marisa: Desde 1980 estoy aquí. Mi esposo es Jorge Fotía, mis hijos Emiliano Alberto, Daiana y Antonena nacieron en Tandil. Cinco nietos: Lautaro, Zoé, Simón y Joane. Uno en camino. Soy abanderada de la colectividad y bailo en el grupo de candombe. Trabajo con los residentes, para difundir la cultura en fiestas de colectividades y en eventos del carnaval de Mi Tandil.
Milton: -En mi caso vine a la Argentina en 1974. Realicé parte de los estudios secundarios en el Colegio Nacional Buenos Aires. Hice Medicina en la UBA. Me recibí en 1982 como médico y me especialicé en cardiología. En 1990 me instalé en Tandil con mi familia y mis hijos. Mi padre don Valentín Trasante es descendiente de criollos y afro, murguero y candombero. Mi madre Elica Crocco, su abuela fue descendiente de esclavos. Mis hermanos son Norma, Silvia, Mirtha y Jorge. Este último es músico y vivió 18 años en Francia. Actualmente es profesor de música. Integra organizaciones afro latinas y afines.
-¿Qué actividades culturales realizan aquí?
-En 1994 fundamos con otro uruguayo, Walter Barboza, profesor de la Escuela de Música Popular de Tandil, también con el tandilense Adrián Foschino, con Soledad Trasante Borches, Nicolás Trasante, con Marta Borches, Patricia Londeix, José Stellato como movilero de Radio Tandil, entre otros, las Llamadas del primero de enero, ya clásicas. Participó y lo sigue haciendo Flor de Murga, junto a otros grupos. Al año siguiente se sumaron Néstor Dipaola y otros amigos. Estamos a un paso de cumplir un cuarto de siglo en forma ininterrumpida.
Actualmente participamos junto con mi actual esposa Claudia Gómez y mi hijo Valentín Trasante Gómez, también percusionista, en distintas movidas de candombe. También han participado hermanos bolivianos, especialmente los Menacho, y grupos como los Adoquines de Fulano de Tal, del barrio Villa Aguirre.
-¿Y en el Carnaval?
-Sí, acompañamos siempre el Carnaval de Mi Tandil. Lo hacemos con el grupo de candombe, algo que surgió en las dos capitales del Plata con los esclavos que fueron traídos a estas dos cosas. Es una expresión artística autóctona de Uruguay. Ha sido declarada patrimonio cultural intangible de la humanidad, por la Unesco, al igual que el tango, que también tiene raíces africanas.

-¿Qué componentes incluye el candombe?
-Danza, música y percusión. Tiene personajes tales como el granillero o curandero, el escobero, la Mama Vieja, las bailarinas, las banderas con las estrellas y con las lunas. La percusión está compuesta por tres tambores. El chico, el repique y el piano, que es el más grave y también el de mayor tamaño. El candombe sintetiza lo ancestral de los africanos, la lucha contra la opresión del ser humano, con deseos de paz e integración de todas las etnias.
-¿Algunas otras familias uruguayas?
-Uno de ellos, Alfredo Lamarca, ya fallecido, y su señora e hijos, lucharon mucho por la integración de los uruguayos en la Unión de Colectividades. Debemos citar también a la conocida actriz Gabriela Pérez Cubas, que además es profesora de la Unicén. Otro montevideano, Gustavo Primucci, también estuvo siempre ligado al grupo y en actuaciones culturales. Otro coterráneo ya fallecido fue don Héctor Raymúndez. También la familia Iragola, estos últimos nativos de Colonia, al igual que Victoria Buzzo y familia. A su vez, Wilson Colman reside aquí desde hace unos cuantos años. Si nos olvidamos algunos, que nos disculpen y de paso los invitamos a sumarse a estos grupos.
-¿Hubo tandilenses que se sumaron a estas movidas?
-Sí, es algo muy lindo que nos ha pasado y estamos muy agradecidos. Tanto de Tandil como de la región, porque en varias oportunidades se han sumado a nuestros espectáculos, amigos de Olavarría, Azul, Benito Juárez y Ayacucho, entre otros lugares. La gente de Tandil colabora tanto en la parte artística como en la logística. Por ejemplo, un amigo, Néstor Machelo, nos ha dado una gran mano con su camioneta muchas veces. Eso es invalorable.
-Evidentemente el grupo artístico más fuerte es el del candombe. ¿Podrían nombrarlos?
-Sí. Saulo Maciel, Diego Churruca, Pablo Iñíguez, Diego Retondo, Diego Farisa, Ema Claudel, Laureano Páez, Leo López, Pedro Abraham, Facundo Morel, Sandra Gago, Gabriel Parodi, Esteban Conte, Pelado Cabrera, Lali, Leo Silva y los amigos de murga La Tandilera. Y tantos otros que nos ayudaron hacer y difundir el candombe afro uruguayo y la murga, en la ciudad y zona. Hay grupos históricos de Tandil, Azul y Olavarría, como por ejemplo Calugan Hue, y Cambá Candombe (Tandil), entre otros.
-¿Otra realización importante es el clásico homenaje a Zitarrosa?
-Sí, por supuesto. Desde el primer momento, año 2001 en el Centro Cultural Chapaleofú, acompañamos esta iniciativa año tras año. Ello surgió en el marco de una reunión de café junto con Néstor Dipaola y el cantautor Carlos Mansilla. Recuerdo que junto con Walter Barboza y otros muchachos en percusión, acompañamos a cantantes en esa ocasión y al grupo vocal Juglarías. Dipaola siempre recuerda que la idea es que el homenaje a Zitarrosa fuese por única vez. Pero ocurrió que a la gente le gustó tanto, que se repitió por los años de los años. Enseguida se sumó Nito Franco, otro gran colaborador, que además difunde a Zitarrosa en radio.

-¿Y hasta tienen una plaza y una sede para reunirse?
-Claro. En ese aspecto tenemos que agradecer al intendente municipal Miguel Lunghi porque junto con sus colaboradores, en particular Parques y Paseos, nos facilitaron un excelente espacio verde en la zona del bulevar de Primera Junta y Rauch. El escultor Eduardo Rodríguez del Pino transformó una gran mole granítica en un monumento a Zitarrosa, realmente muy visitado. En el acto inaugural, el 16 de marzo de 2013, estuvieron presentes las dos hijas de Alfredo: Carla Moriana y María Serena. Como es sabido, Zitarrosa tiene una canción para cada una de ellas.
-¿Están preparando el próximo?
-Sí, será el sábado 17 de marzo en el Teatro del Fuerte. Volverán dos grandes como Miguel Duré y Leonardo Pastore, junto a nuestro Carlos Mansilla, entre otros.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario