Vecinos de Salta y Piccirilli sienten que no existen para el Municipio y reclaman respuestas

Los vecinos aseguran que no existen para el Municipio.

El Eco

“Lo que pedimos es lo mínimo para vivir dignamente”, expresó uno de los vecinos que reside en Salta y Piccirilli. Es que la zona no solamente no entró en el Plan de Urbanización Integral del Nación que se lleva adelante en el barrio La Movediza, sino que no cuentan con servicios y comodidades básicas, como el agua.

Blanca Zapata, una de las frentistas, contó que uno de los problemas que tienen es el intransitable estado de las calles, porque cuando llueve se inundan ambas arterias, ni por Salta ni por Piccirilli, además de que se forman inmensos pozos.

“Cuando llueve viene de arriba el agua, parecen las cataratas del Iguazú, es imposible transitar”, expuso.

Sin iluminación

Por su lado, Rossana Vázquez manifestó que otra de las falencias que padecen es la falta de iluminación ya que no hay alumbrado público en la manzana.

Las calles se encuentran completamente intransitables y como para el Municipio las viviendas no figuran en el mapa, no hay ningún tipo de mantenimiento.

“La iluminación llega hasta Pasaje 1 y Formosa, en este cuadro no tenemos nada”, aseguró.

Y Blanca Zapata agregó que “a la noche es una boca de lobo, solo hay un farol a mitad de cuadra que ahora no funciona que lo pusieron los vecinos”.

En tanto, Atilio Bañiles contó que comenzaron con el reclamo en octubre del año pasado. Explicó que es asistente de trabajo social y que se encuentra realizando las prácticas territoriales en esa zona y por tal motivo el año pasado comenzaron a reunirse con los vecinos que plantearon las múltiples problemáticas que los afectan.

Blanca Zapata expuso que el único servicio con el que cuentan es la luz. No hay recolección de residuos debido a que las calles no se encuentran en un estado lo suficientemente aceptable como para que los camiones puedan ingresar sin quedarse atascados. Entonces, queman la basura para “tratar de mantener limpio”.

Agua tienen a través de una conexión clandestina, que les trae muchos inconvenientes ya que no alcanza la presión para abastecer a todas las familias, que son alrededor de cien- que viven en la manzana comprendida entre las calles Formosa, Piccirilli, Salta y Alvarado.

“Lavar la ropa solo se hace de noche, porque de día no hay mucha presión”, aseguró Blanca Zapata.

“No nos
registran”

La vecina explicó que una de las razones por las cuales no entraron en el Plan de Urbanización Integral, ni podrían entrar en el futuro, es porque no figuran en el mapa. “No nos registran directamente como barrio”, lamentó.

En ese sentido, Bañiles aseguró que “todo esto aparece como terreno verde, como una plaza”.

Blanca Zapata, Mariana Torales, Juan Carlos Giménez, Jonathan Vargas, Lisa Maciel, Nidia Villalba, Rossana Vázquez, Nelsi González y Dylan Tolosa plantearon las problemáticas del barrio.

“Lo que nosotros hicimos en el marco de las prácticas pre profesionales que estamos haciendo como estudiantes de trabajo social fue mandar el año pasado una carta al Municipio en la que firmamos entre todos los pobladores de esta zona y se contemplaban un montón de reclamos, como el alumbrado público, la apertura de la calle Alvarado, el mal estado de las calles, la recolección, el agua, que hay conexiones muy precarias”, puntualizó.

Y afirmó que “este año volvimos a ir al Municipio para saber qué había pasado con esa carta, la estuvieron revisando pero no tenían una respuesta concreta. Entonces, con los pobladores decidimos en una reunión que tuvimos solicitar una audiencia con el secretario de Obras Públicas, tampoco tuvimos respuestas, ni siquiera la voluntad política de sentarse a hablar”.

Fue en ese momento cuando decidieron hacer pública la situación a través de El Eco de Tandil con el fin de ver si de este modo las autoridades se preocupan un poco por los habitantes del barrio, que están solicitando necesidades tan básicas como el agua.

“No existimos”

Otro vecino, Juan Carlos Giménez, contó que vive en esa manzana hace tres años y que “parece que no existimos para el Municipio”.

“Estamos dispuestos a pagar los servicios pero nadie se acerca. No tenemos cordón cuneta, recolección, cloacas, hay agua clandestina, el Municipio nunca nos da una respuesta. Estamos a la deriva porque no nos hacen caso. Cuando llueve no podemos salir, no entran los remises. Nadie quiere entrar, el camión recolector tampoco, porque las calles son precarias”, manifestó.

Los vecinos aseguran que no existen para el Municipio.

Y aclaró que lo que piden es “lo mínimo para vivir dignamente. El gas es lo de menos, nos arreglamos, lo principal son las calles, el agua, cloacas y el alumbrado público es esencial. Esto a la noche no se ve nada, hay nenes que van a la escuela y usan esta calle y es muy peligroso, hasta ahora no pasó nada pero no hay que esperar a que pase. Lo más urgente es el alumbrado público”.

Por último, expuso su molestia porque en el barrio de los Docentes, que está en la manzana siguiente residen hace solo 6 meses y ya “tienen todo”.

“Ellos tienen alumbrado público, cordón cuneta, cloacas, agua corriente, y están prácticamente pegados a nosotros, es extender un poco más, no pedimos asfalto, ni nada. Solo lo básico”, concluyó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario