Vecinos del barrio Maggiori pidieron seguridad frente a los reiterados ataques al centro de salud

Se movilizaron en señal de respaldo a la salita sanitaria a la que concurren las familias de la barriada. Una serie de hechos vandálicos alertaron a los vecinos, que temen por el futuro del espacio. Los concejales del oficialismo Alejo Alguacil y Mario Civalleri tomaron nota del reclamo. Más temprano, el Municipio había anunciado que se restablecerá el servicio de gas.

El Eco

Vecinos del barrio Maggiori se movilizaron ayer por la mañana en defensa del Centro de Salud a raíz de la preocupación que generaron los ataques vandálicos contra la sede de Las Ánimas al 1800 que, según advirtieron, podrían poner en jaque la continuidad del servicio.

El hecho que determinó la reacción de los residentes de la zona ocurrió este sábado, cuando desconocidos intentaron prender fuego en la casilla donde se encuentra el medidor de gas, circunstancia que derivó en el corte del suministro.

La preocupación apunta al peligro y al nivel de ensañamiento de los ataques, ya que interpretan que el último accionar tuvo por objetivo incendiar las instalaciones.

Frente a esta circunstancia los frentistas se acercaron hasta el lugar para reclamar seguridad y el acompañamiento de las autoridades en la búsqueda de una solución al problema.

Tras expresar su descontento puertas afuera, en el interior de la sala continuaron los intercambios entre los vecinos, algunos de los cuales aguardaban por ser atendidos. En una de las salas, en tanto, los concejales mantenían un diálogo con el personal a cargo.

Los concejales del oficialismo Alejo Alguacil y Mario Civalleri tomaron nota del planteo y asumieron su compromiso para gestionar por una solución ante las áreas de Gobierno correspondientes.

En principio, y ante el conocimiento de la medida, ayer por la mañana el Gobierno informó que en las próximas horas se restablecerá el servicio de gas.

 

“Pedimos seguridad”

 

Las vecinas Patricia Lamas, Claudia Bertona y Lilian Lerra, junto a la enfermera Mónica Sánchez y la empleada administrativa del centro Dora Gabba, transmitieron a El Eco de Tandil su preocupación por los casos de inseguridad que acumula la barriada, principalmente aquellos que atentan contra la continuidad del espacio de salud al que asisten muchas familias.

“Pedimos seguridad”, resaltaron y en su descargo expresaron que estos episodios también se replicaron en otras instituciones de la barriada como la guardería y el centro comunitario, además de los robos a viviendas particulares. “Estamos cansados”, confesó Patricia Lamas.

 

El límite

 

Sin embargo la rotura de la casilla de gas fue el hecho que colmó la paciencia y que derivó en el inicio de una espontánea protesta que se cristalizó ayer. “Fue algo muy peligroso porque intentaron incendiar la salita”, alertó la enfermera que indicó que el equipo brinda asistencia sin gas desde el lunes.

Sostuvo que son “víctimas” de hechos vandálicos que se replican en otras instituciones barriales, pero que el ataque a la estructura del servicio es “muy grave”.

Las voces de los vecinos presentes se multiplicaron en referencia a la problemática pero con el foco puesto en sostener el funcionamiento del servicio dependiente del Sistema Integrado de Salud Pública.

 

La actividad

 

Por su parte, Dora Gabba reflejó el crecimiento de la demanda, que aumentó a la par de la expansión de la barriada y destacó la asignación de una médica full time y la respuesta que se brinda en otras especialidades. “La atención diaria hasta llegar al hospital”, valoró sobre el funcionamiento del centro de salud que “es de todos”.

Por eso Claudia Bertona enfatizó que la comunidad se acerca hasta la salita “porque tenemos todo, no podemos permitir que vengan y nos arruinen todo”.

Para finalizar, y con la esperanza de lograr repercusiones en su pedido, destacaron el compromiso de todos los vecinos que dijeron presentes y acompañaron el reclamo.

 

 

 

Mecanismos a implementar

Concluido el diálogo con vecinos y con los integrantes del equipo de la salita, los concejales Mario Civalleri y Alejo Alguacil (UCR – Cambiemos) reflejaron ante este Diario las razones por las que se acercaron hasta el barrio y ratificaron el compromiso por gestionar por una respuesta al reclamo.

En ese sentido indicaron que harán los contactos con la Secretaría de Protección Ciudadana para que tome el planteo y tome las medidas correspondientes, a la vez que bregarán por el desarrollo de otras acciones para atender el caso de los menores señalados como los autores de los actos vandálicos, que son del barrio e incluso se atendieron en la salita.

Civalleri rescató el accionar de los vecinos, que se manifestaron en defensa de un lugar que consideran propio y repudió los “hechos lamentables” que tuvieron foco en el centro sanitario.

“El Estado municipal trata de mejorar la calidad de vida de todos y es una pena que eso se empañe por estas cuestiones”, agregó el presidente de la bancada oficialista en el Concejo Deliberante.

Alguacil, presidente de la Comisión de Salud del Deliberativo, reconoció la existencia de la problemática en el barrio, con el detonante del ataque a la casilla de gas, y consideró que “no se trata de correr el punto de discusión” que alude al pedido por mayor seguridad sino también atender aquellas cuestiones que son “más de fondo”.

 

Restitución del servicio de gas

El Sistema Integrado de Salud Pública indicó que el lunes se iniciaron las tareas para restablecer el servicio. En ese sentido se realizaron diferentes pruebas de hermeticidad, que arrojaron buenos resultados, se cambió el regulador y se colocaron rejillas en el área de cocina.

Además Camuzzi sugirió la ejecución de algunas modificaciones menores para garantizar la seguridad de la instalación, tareas que se están concluyendo por lo que se espera que el servicio se restablezca en las próximas horas.

Desde la Dirección de Salud Comunitaria detallaron que “en lo que va de este año se realizaron diferentes obras para brindar seguridad tanto a los pacientes como a los equipos que trabajan” en el lugar.

Y precisaron que “se cambió la puerta por una que es antipánico, con el respectivo barral y la apertura hacia afuera, se colocaron luces de emergencia y señalética nueva, se hizo una rampa para garantizar la accesibilidad y a la vez en cuanto a la seguridad de los deshechos, se construyó un depósito de residuos patogénicos”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario