Vecinos del Parque del Bicentenario expresaron su preocupación por nuevos daños en las farolas

En las últimas horas, vándalos provocaron destrozos en las farolas del sendero a la vera de la avenida López Osornio, que une el paseo del Lago del Fuerte con el Parque del Bicentenario.

El hecho fue dado a conocer ayer por Jorge Riganti y su esposa Fernanda Cescatti, vecinos del lugar, quienes se contactaron con esta Redacción y expresaron su preocupación frente a esta situación.

“Esto ocurre casi todos los días”, lamentó Cescatti en diálogo con El Eco de Tandil. “La realidad es que todos debemos cuidar este paseo hermoso que es para toda la comunidad. Es un espacio que se ha hecho con amor y para que los chicos jueguen. Frente al Tiro Federal también se hizo un paseíto con juegos, es decir, se están ocupando de los chicos”, remarcó.

Sobre los vándalos, la vecina dijo que “algunos son chicos y otros son grandes. Primero les tiraban a los pájaros y a mí me duele que les tiren. No cuidan nada realmente”.

Preocupada por la situación, Cescatti confirmó que ayer volvieron a aparecer las luminarias rotas, como viene sucediendo hace tiempo. “Esto apareció hoy”, afirmó, y reconoció que le da pena que no cuiden porque insistió en que “es un espacio para todos”.

Señaló que “antes era un basural, teníamos ratas y ahora está esto, que realmente es un sueño. La gente viene, lo mira y te dice que no puede ser que exista una cosa tan hermosa y que no la cuiden. Vas caminando hacia el Dique y también están rotos los faroles, no cuidan nada. A la noche esto es tierra de nadie, hacen lo que quieren”.

 

Un espacio para todos

Como vecina, entonces, llamó a la comunidad a que comprenda que “esto es un lugar hermoso para todos. Los días feriados o los fines de semana uno ve que la gente viene con su familia, pueden jugar, tienen lugares que en otras ciudades no hay. Entonces debemos aprender a respetar”.

Consideró que “hay que educar en las escuelas, que los maestros les digan a los chicos que hay que cuidar la naturaleza, pero es difícil. Es una problemática que viene reiterándose desde que se hizo el Parque del Bicentenario”.

 

Otro reclamo

Por último, aprovechó la oportunidad para volver a pedir a las autoridades comunales por la poda de un árbol situado en su vereda.

“Llamé a Parques y Paseos muchas veces, también le he dicho al de la Usina y me dijo que no le corresponde. Cuando me vine a vivir acá, este árbol era un palito, no había ni calle. De Parques y Paseos vino un señor, me cortó una rama que daba a la calle y cuando volví a mirar, no estaba más. Llamé y me dijeron que no corresponde que esté este árbol en la calle, pero que se lo digan a la naturaleza porque no tengo la culpa de que esté ahí”, admitió Cescatti, quien explicó que lo único que quiere es que “lo poden un poco”.

 

Una problemática que se reitera

Lo cierto es que, tal como expresó la vecina, los hechos de vandalismo en el Parque del Bicentenario vienen registrándose desde que se inauguró el paseo, no solo con roturas en las farolas, sino también pintadas en los bancos.

Uno de los últimos fue informado por la Usina de Tandil, en octubre pasado, al detectar importantes destrozos en la luminaria y las columnas del sendero ubicado a la vera de la avenida López Osornio.

Por ese motivo, autoridades municipales y de la empresa de economía mixta repudiaron este accionar, ya que “destruyeron el patrimonio público, cuya reparación deberá ser solventada con el esfuerzo de todos los tandilenses”.

Los funcionarios públicos solicitaron la colaboración de la comunidad para el cuidado del patrimonio y el pedido a los vecinos de alertar de inmediato a la Policía, a través del 101 de Emergencia, en caso de observar actos de vandalismo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario