Dudas por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte

Chrystia Freeland, ministra de Relaciones Exteriores.

El Eco

La incertidumbre persistía sobre si Canadá podrá llegar a un acuerdo con Estados Unidos sobre la reforma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), unas horas antes del plazo final establecido por Washington.

Los negociadores canadienses y estadounidenses avanzaron y estaban cerca de llegar a un acuerdo, afirmó ayer a la tarde en su sitio web el diario The Globe and Mail, citando fuentes de ambos países.

Según estas fuentes, lo esencial del trabajo concluyó pero quedan detalles a convenir, sobre todo en relación a algunas formulaciones y sobre las modalidades de un anuncio oficial que se produciría no antes de la mañana del lunes, agrega el diario.

La oficina del primer ministro canadiense dijo por su parte que las discusiones continuaban y que no tenía nada que anunciar por el momento.

Las conversaciones se llevan a cabo por teléfono, y los negociadores canadienses, incluida la ministra de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, permanecen en Ottawa, a diferencia de las sesiones de negociación anteriores.

Peter Navarro, asesor de Comercio del presidente de Estados Unidos, dijo que ambas partes estaban negociando “de buena fe” y que el resultado de las conversaciones se conocería a más tardar hoy por la mañana.

“Puedo decirles esto: tendrán noticias mañana, de una forma u otra, que serán importantes y tal vez puedan remover a los mercados”, dijo ayer en la cadena televisiva Fox News.

Navarro recordó que el plazo se fijó para el final de la medianoche (local) del domingo, a fin de poder transmitir al Congreso el texto del eventual acuerdo. Un acuerdo entre Washington y Ottawa le permitiría a Canadá unirse al nuevo TLC, ya negociado entre Estados Unidos y México.

 

¿Concesiones sobre la leche?

 

El TLCAN, un acuerdo trilateral suscrito en 1994 entre Estados Unidos, México y Canadá, es una de las bestias negras del presidente Donald Trump, al cual el republicano acusa de haber causado la pérdida de millones de empleos en Estados Unidos, sobre todo en el sector automotriz.

Trump repitió sus críticas contra el TLCAN el sábado delante de sus partidarios en un acto en Virginia Occidental, y señaló que el nuevo acuerdo con México fue “un buen negocio para ambos países”.

“Veremos qué pasa con Canadá, si se unen (al acuerdo) deben ser justos”, dijo Trump, reiterando sus ataques a los aranceles que protegen el sector lácteo canadiense.

Según fuentes citadas por medios, Ottawa estaría lista para hacer concesiones en su sector lácteo si Washington aceptara el requisito canadiense de mantener el Mecanismo de Resolución de Disputas del tratado (Capítulo 19), rechazado por los estadounidenses.

A Canadá también le interesa tener la seguridad de que, si firma el acuerdo, se levantaría la amenaza de aranceles a la industria automotriz canadiense, a menudo blandida por el presidente Trump en el marco de su guerra comercial con el exterior.

El calendario electoral complica las cosas para los negociadores canadienses. Las concesiones en el sector lácteo serían muy mal recibidas en Quebec, que está llamada hoy a las urnas para designar al próximo gobierno de esta importante provincia francófona.

Los principales partidos de Quebec y las organizaciones de agricultores defienden firmemente el sistema de “administración de la oferta”, que controla la producción y el precio de la leche y las aves de corral y además garantiza ingresos estables para los agricultores canadienses. AFP-NA

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario