El cierre del gobierno de Estados Unidos empieza a agrietar las filas republicanas

En medio de un aparente quiebre en las filas republicanas, los líderes del Congreso de Estados Unidos y el presidente Donald Trump planean volver a reunirse para intentar alcanzar un acuerdo sobre el presupuesto, a dos semanas del cierre administrativo del Gobierno.

Nancy Pelosi, flamante presidenta de la Cámara de Representantes.

El Eco

La nueva Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó un presupuesto parcial para reabrir el gobierno pero que, al no incluir la partida que Trump reclama para construir un muro en la frontera con México, representa un cuadro similar al de hace 14 días.

El nuevo presupuesto deberá pasar por el Senado, que está controlado por los republicanos, cuyo líder, Mitch McConnell, ya anticipó que no aprobará una medida que no tiene el apoyo del presidente.

Sin embargo, algunos republicanos de estados en los que la figura de Trump genera diferencias rompieron filas y expresaron su desacuerdo frente a una paralización, que es vista con malos ojos por la opinión pública.

El senador por Colorado Cory Gardner se mostró a favor de aprobar un proyecto de ley bipartidista para financiar el gobierno y postergar para más adelante la discusión sobre seguridad fronteriza.

“El Congreso debe tomar más medidas sobre la seguridad fronteriza, pero ese trabajo debe hacerse cuando el gobierno esté completamente abierto”, afirmó Gardner en un comunicado.

En la misma línea, la senadora republicana por Maine Susan Collins opinó que “no hay ninguna razón por la cual los proyectos de ley listos para ser aprobados y en los que se logró un acuerdo debieran ser rehenes de este debate sobre la seguridad fronteriza”.

Por su parte, la flamante presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, llamó a los republicanos a “dar un sí como respuesta” y aprobar una legislación que ya había recibido el visto bueno del Senado el mes pasado.

Pero la Casa Blanca se mantiene firme en su postura: “Si no hay muro, no hay acuerdo”, afirmó en la madrugada el vicepresidente, Mike Pence, en declaraciones a Fox News.

 

Bloque que se quiebra

 

En la sesión del jueves de la nueva Cámara de Representantes, varios republicanos acompañaron a los demócratas en la votación para reabrir el Gobierno.

A la nueva reunión se espera que asistan los ocho líderes principales del Congreso. Ya el miércoles hubo un encuentro similar, pero no hubo avances.

Los republicanos creen que la nueva ronda de conversaciones podría ser más productiva ahora que Pelosi es la presidenta de la Cámara baja, pero los demócratas desestimaron esa conclusión argumentando que el problema no son ellos, sino Trump.

El mandatario, que hace un mes dijo que estaría orgulloso de cerrar el Gobierno si no le daban el dinero para financiar el muro, debe decidir ahora si se mantiene firme o si finalmente firma un proyecto que ya había sido aprobado y él rechazó dos días antes del cierre del Gobierno.

Según la cadena de noticias CNN, en su reunión del miércoles con los entonces líderes del Congreso, Trump dijo que “se vería como un tonto” si cediera sin que le concedan la partida para continuar la construcción del muro a lo largo de la frontera con México.

Las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses se oponen al muro, aunque una clara mayoría de republicanos lo apoya firmemente.

Los funcionarios de la Casa Blanca y del Departamento de Seguridad Nacional han intentado demostrar en los últimos días que la situación en la frontera está en un punto crítico que requiere más dinero que los 1,3 millones de dólares que ofrecen los demócratas para seguridad fronteriza.

Además, Trump colgó en su perfil de Twitter un video en el que se ve a un grupo de migrantes intentando atravesar la frontera y enfrentándose con la policía acompañado de las palabras “crimen”, “drogas” y “crisis en la frontera”. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario