Los candidatos apuntaron a los indecisos, con miras a las elecciones presidenciales en Brasil

Los candidatos a la presidencia de Brasil quemaron ayer sus últimos cartuchos para intentar convencer a los indecisos. Fue en la víspera a los comicios donde la polarización encuentra al ultraderechista Jair Bolsonaro como favorito y redobla esfuerzos para ganar en primera vuelta.

El Eco

Unos 147 millones de brasileños están convocados a votar hoy para elegir al sucesor de Michel Temer, en una jornada electoral en la que la seguridad estará a cargo de unos 280 mil  efectivos.

Por primera vez las elecciones brasileñas contarán con observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Con un 35 por ciento de intenciones de voto, Jair Bolsonaro sigue agitando las redes sociales, compensando así su imposibilidad de participar en actos públicos debido a la puñalada que recibió en un mitin el 6 de septiembre.

En Instagram, el candidato insistió ayer en su retórica de mano dura contra el crimen, en un país con más de 60 mil asesinatos por año. “Es necesario enfrentar con fuerza el combate al crimen para que el delincuente entienda que sus acciones no quedarán impunes”, escribió.

En la noche del viernes llamó a sus simpatizantes a convencer a sus familiares y amigos de emitir un “voto útil” que evite una segunda vuelta. “Por los números que estamos viendo aquí, podemos decidir la elección en la primera vuelta”, indicó el excapitán del Ejército y diputado de 63 años en una transmisión por Facebook.

En un intento por mostrar su fuerza en una jornada en la que no se pueden realizar actos de campaña formales por la veda electoral, sus partidarios recorrieron ayer las calles de Brasilia, en una larga caravana de automóviles. Están previstas más movilizaciones en distintas ciudades del país a lo largo del día.

Proveniente de un pequeño partido, el Social Liberal (PSL), Bolsonaro ha logrado una base de apoyos en el Congreso que reúne a los ruralistas, los partidarios de la liberalización del porte de armas y últimamente, las iglesias evangélicas muy poderosas en el religioso Brasil.

La última semana siguió creciendo en las encuestas, pese a manifestaciones masivas bajo la consigna #EleNao (Él No), convocadas por grupos de mujeres que le cuestionan sus declaraciones misóginas y homofóbicas.

 

El llamado del PT

 

De su lado, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), Fernando Haddad, segundo en las encuestas con 22 por ciento, recorrió ayer Feira de Santana, en el estado de Bahia (noreste).

“Estamos llegando al gran día. No decida su voto por rumores o mentiras de WhatsApp. Decida en base a propuestas, por quien está del lado del trabajador brasileño”, lanzó en Twitter.

“Decide tu voto por quien ya hizo por Brasil”, añadió en Facebook el exalcalde de Sao Paulo, designado candidato del PT después de que la justicia electoral impugnara el mes pasado al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que purga una pena de cárcel de 12 años por corrupción.

El PT gobernó Brasil de 2003 a 2016, un reinado de 13 años que terminó brutalmente con la destitución de Dilma Rousseff por el Congreso, acusada de manipulación de las cuentas públicas.

Ahora promete volver a los años de gloria de su líder encarcelado, cuando los planes de inserción social y una economía boyante permitieron a más de 30 millones de brasileños salir de la pobreza extrema.

Pero la crisis económica de los últimos años, que ha dejado casi 13 millones de desempleados, la violencia endémica y los escándalos de corrupción han generado un fuerte “antipetismo” entre la población.

El PT divulgó ayer un nuevo llamado de Lula, que era líder absoluto en las encuestas, para tratar de movilizar a su electorado.

“Defendemos el legado del partido que hizo más políticas sociales en este país”, aseguró Lula. “Nunca este país precisó tanto de tí, puede haber igual en este país pero no hay nadie mejor que nosotros”.

 

Balotaje incierto

 

Algunos analistas se preguntan si habrá una segunda vuelta, dada la dinámica de crecimiento de la intención de voto por Bolsonaro, que desde el 21 de agosto hasta el 4 de octubre pasó del 22 al 35 por ciento.

En votos válidos (que excluyen los blancos y nulos y el porcentaje de probables abstenciones), Bolsonaro llega al 39 por ciento, frente a 25 por ciento de Haddad.

En las proyecciones de balotaje, Bolsonaro y Haddad están técnicamente empatados.

Ciro Gomez (centroizquierda) y Geraldo Alckmin (centroderecha), ambos con una intención de voto en torno al diez por ciento, también realizaban movilizaciones este sábado, en un último esfuerzo por captar a los votantes de centro y apelando al fuerte rechazo que generan los dos favoritos. (AFP-NA)

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario