Macedonia cambia de nombre y terminaría su conflicto con Grecia

El Parlamento de la ahora exMacedonia aprobó un acuerdo con Grecia por el que el país pasa a denominarse oficialmente República de Macedonia del Norte, lo que termina de zanjar una larga disputa de 25 años.

La agencia local de noticias Makfax, citada por DPA y EFE, señaló que el Parlamento macedonio votó el cambio con 81 apoyos de un total de 120 parlamentarios, mientras la oposición conservadora y nacionalista, que rechaza el acuerdo con Atenas, boicoteó la votación.

El primer ministro Zoran Zaev necesitaba una mayoría de dos tercios en el Parlamento para sacar adelante varias enmiendas constitucionales, incluida la que rebautiza a la antigua república yugoslava.

Los otros cambios en la Constitución están referidos al nombre del país, el preámbulo de la Carta Magna, la diáspora, la integridad territorial y la soberanía de los países vecinos, y eran una parte fundamental del acuerdo firmado con Grecia este verano.

“VMRO-DPMNE (principal partido de la oposición) sabe que no era posible un acuerdo mejor y que, sin Grecia, no hay OTAN ni Unión Europea”, dijo el primer ministro macedonio, Zoran Zaev, que enfrentó problemas para lograr asegurar la mayoría de dos tercios.

Los cambios le abren al país las puertas de la OTAN y de las negociaciones de adhesión de la Unión Europea (UE).

El oficialismo debió negociar hasta el último momento con dos diputados del partido de minoría étnica albanesa BESA, que pidieron cambios técnicos en la parte referida a la ciudadanía para no perjudicar a las distintas minorías que viven en el país.

 

Condicionamientos

 

Con todo, los cambios aprobados ayer sólo entrarán en vigor si Grecia ratifica el acuerdo y levanta el veto que ha mantenido durante años sobre su entrada en la OTAN y la UE.

Si alguno de estos dos procesos no se completase en Grecia, las reformas constitucionales perderían su validez.

Igual que en la ahora Macedonia del Norte, la oposición conservadora griega está en contra, hasta el punto de que se ha puesto en entredicho el futuro de la coalición de Gobierno formada por el izquierdista Syriza y los nacionalistas Griegos Independientes (Anel) desde enero de 2015.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, y el líder de Anel y ministro de Defensa, Panos Kammenos, tenían previsto reunirse ayer para decidir el futuro de la coalición, ya que Kammenos había dejado claro que abandonaría el Gobierno si se aceptaba una solución que incluyese el término “Macedonia”. Pero el encuentro se pospuso. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario