“Misión cumplida”, dijo Trump

El Eco

Damasco (Télam) Estados Unidos, el Reino Unido y Francia hicieron una demostración de fuerzas a Siria y sus aliados en un “ataque de precisión” contra objetivos militares sirios, que estuvo lo suficientemente calculado como para evitar una escalada del conflicto, aunque no una dura reacción de Rusia y China.
Ayer, al hablar en la VIII Cumbre de las Américas, en Perú, el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, consideró que los ataques fueron “abrumadores y exitosos”, y envían el mensaje de que el gobierno del presidente Donald Trump no tolerará el uso de armas químicas contra civiles.
El ataque tuvo como objetivo almacenes de armas y un centro de investigación científica utilizado, según el Pentágono, para la investigación, producción y prueba de armas químicas y biológicas.
“Un ataque perfectamente ejecutado”, aseguró el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en un tuit en el que agradeció a Francia y al Reino Unido por su “sabiduría y por el poder de sus buenos ejércitos”.
“No podía haber tenido un mejor resultado. ¡Misión cumplida!”, agregó, usando las mismas palabras elegidas en 2003 por el entonces presidente de Estados Unidos, Geroge W. Bush, tras la invasión a Irak.
Rusia, el aliado más poderoso de Siria, convocó una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU y denunció que el objetivo fue echar por tierra los esfuerzos para alcanzar un acuerdo de paz.
Agregó que con este ataque, Estados Unidos y sus aliados dan un respiro a los grupos extremistas y rebeldes que en los últimos meses han ido perdiendo territorio ante los avances de las tropas sirias y sus aliados.
El presidente ruso, Vladimir Putin, se quejó de que Occidente haya atacado Siria por una denuncia de un supuesto ataque químico horas antes de que lleguen los investigadores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) a corroborar si existió el ataque.
Rusia denunció que el reclamo de Occidente fue una puesta en escena de Londres para provocar la reacción de Estados Unidos y recordó que no se han hallado rastros del uso de ese tipo de armas en Duma.
Pero la primera ministra británica, Theresa May, citó informes de Inteligencia que indicaban que Siria usó bombas de barril para lanzar los químicos.
“Ningún otro grupo” podría haber llevado a cabo ese ataque, aseguró la mandataria, que calificó la respuesta de “correcta y legal”.
“Las buenas almas no serán humilladas”, tuiteo el presidente sirio, Bashar al Assad, que fue arropado por cientos de manifestantes a favor del gobierno en varias ciudades del país.
Siria afirmó que unidades de defensa aérea derribaron 71 de los 103 misiles lanzados por Estados Unidos y sus aliados.
Sin embargo, esa información fue rechazada por el Pentágono, en una conferencia de prensa en la que funcionarios subrayaron que fue un “único ataque” y brindaron detalles de la operación.
“Los cohetes alcanzaron exitosamente cada objetivo”, afirmó la vocera del Pentágono Dana White.
Asimismo, el teniente general Kenneth McKenzie, director del Estado Mayor Conjunto en el Pentágono, rechazó las informaciones que apuntan que el sistema antimisiles sirio logró interceptar varios de los misiles lanzados y resaltó que no se tiene constancia de que Rusia actuara en ningún momento para evitar el ataque.
“Los rusos no tienen capacidad de veto en nada de lo que hacemos. No colaboramos con ellos en Siria. Pero no queremos un enfrentamiento con Rusia, ni ellos con nosotros”, subrayó McKenzie.
Los funcionarios de Defensa de los países involucrados en el ataque dieron diferentes versiones de las advertencias dadas a los rusos.
El presidente del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford dijo que Estados Unidos no coordinó los objetivos ni notificó al gobierno ruso sobre los ataques, más allá de las comunicaciones normales en relación al espacio aéreo.
Sin embargo, la ministra de Defensa de Francia, Florence Parly, dio otra versión: “Con nuestros aliados, nos aseguramos de advertir a los rusos antes de tiempo”, afirmó.
En una conferencia de prensa conjunta para enfatizar la unidad de los aliados, Dunford detalló que los ataques apuntaron a tres objetivos en el oeste de Siria.
Precisó que los primeros misiles impactaron en un centro de investigación, desarrollo, producción de armas químicas y biológicas y que el segundo objetivo fue un almacén de armas químicas al oeste de Homs.
Agregó que el tercer objetivo fue un almacén de armas químicas y un importante puesto de comando, también al oeste de Homs.
En la misma línea, May dijo desde Londres que alertaron por “todos los medios diplomáticos posibles” para disuadir a Al Assad de usar armas químicas pero esos esfuerzos “fueron frustrados repetidamente” por Siria y Rusia.
El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo en un comunicado que el objetivo del ataque era el “arsenal químico clandestino” del gobierno sirio.
El secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, admitió que no tienen pruebas de que Siria haya usado gas sarín el 7 de abril en Duma, aunque sí dijo tener información de que se utilizó cloro, un producto químico que tiene usos legítimos.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario