FUE REIVINDICADO POR EL EI

Murieron 35 personas en un atentado contra una mezquita chiita en Afganistán

Las autoridades afganas elevaron ayer a 35 muertos y 94 heridos el balance por el atentado suicida del viernes contra una mezquita chiita de Gardez, una ciudad del este de Afganistán, reivindicado por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

“Entre los 35 muertos, tres eran niños”, declaró a la AFP Shamim Khan Katawazi, gobernador de la provincia de Paktia, cuya capital es Gardez.

El atentado se produjo el viernes, cuando dos kamikazes vestidos de mujer para disimular su carga explosiva debajo de burkas irrumpieron a la hora de la oración y dispararon contra los peregrinos antes de activar sus explosivos.

“Entre los 94 heridos, 17 se encuentran en estado crítico, fueron trasladados en helicóptero a Kabul”, añadió el gobernador.

Un balance anterior divulgado el viernes daba cuenta de 29 muertos y 81 heridos.

El jefe de la policía provincial, el general Raz Mohammad Mandozai, confirmó la nueva cifra de víctimas.

No es la primera vez que los kamikazes realizan atentados disfrazados con burkas en Afganistán, ya que las mujeres raramente son controladas.

 

Reivindicado por el Estado Islámico

 

El grupo EI reivindicó el atentado anoche a través de su órgano de propaganda, Amaq, según el sitio estadounidense Site, especializado en la vigilancia de los grupos islamistas y extremistas.

Los talibanes habían señalado rápidamente después del ataque que no tenían “nada que ver” con esta masacre, apuntando implícitamente al EI.

“Estaba en casa, escuché la explosión y corrí a la mezquita y descubrí el cuerpo de mi hijo entre los muertos. Me cuesta aceptar que ya no estará junto a mí”, contó Sayed Moharram, de 40 años, durante los funerales.

“Los enemigos de Afganistán quieren sembrar la división entre nosotros, pero lo único que hacen es reforzar el odio contra ellos”, aseguró.

Desde hace dos años la minoría chiita de Afganistán es blanco de ataques reivindicados o atribuidos al EI.

Pero es la primera vez que una mezquita chiita es blanco de un ataque en la inestable provincia de Paktia, fronteriza con zonas tribales de Pakistán.

En julio, un atentado suicida del EI cerca del aeropuerto internacional de la capital, Kabul, provocó 23 muertos, entre los que se encontraba Mohammad Akhtar, un chófer de la AFP.

Al menos 1.692 civiles afganos murieron a causa de atentados durante los seis primeros meses de 2018, lo que convierte el primer semestre del año en el más mortífero desde 2009, según un informe de la ONU. (AFP-NA)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario