Pompeo y Jong acordaron otra cumbre entre Norcorea y EEUU

El líder de Corea del Norte Kim Jong Un estuvo de acuerdo en mantener una segunda cumbre con el presidente de Estados Unidos Donald Trump lo antes posible, informó ayer Seúl, tras la visita al Norte del secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo.

Mike Pompeo y el líder norcoreno Kim Jong-Un.

El Eco

Pompeo dijo que “él acordó con el dirigente Kim sostener una segunda cumbre entre EEUU y Corea del Norte cuanto antes”, informó en un comunicado la oficina de la presidencia surcoreana.

La primera cumbre entre el presidente estadounidense Donald Trump y Kim fue en junio en Singapur.

En Seúl, Pompeo evocó en ocasión de un encuentro con el presidente surcoreano Moon Jae-in, una “conservación productiva” con Kim, que marca “un nuevo paso adelante”.

“Seguimos avanzando sobre lo acordado en la cumbre de Singapur”, había tuiteado antes el secretario de Estado. Por su lado Kim saludó “un buen encuentro. Éste fue un buen día que promete un buen futuro (…) para los dos países”.

En Twitter, el presidente Donald Trump dijo que Pompeo “tuvo una buena reunión con Kim (…) ¡Hubo avances sobre lo acordado en la cumbre de Singapur! Espero ver pronto a Kim otra vez”.

Esta es la cuarta visita del secretario de Estado al país, cuando va tomando forma un posible acuerdo entre Estados Unidos y Corea del Norte.

En julio, en un viaje de Pompeo, el secretario de Estado comentó que se avanzado pero Pyongyang en cambio condenó los “métodos de gánster” de Estados Unidos, acusándolo de exigir su desarme unilateral sin hacer concesiones.

Trump anuló un viaje de su secretario de Estado a Pyongyang en agosto, debido a la falta de avances en las negociaciones sobre esa cuestión.

Pero en septiembre dijo que el líder norcoreano y él “se enamoraron” y que Kim le había escrito “cartas preciosas”.

Un responsable estadounidense declaró que esta nueva visita tuvo un “mejor” resultado que “la vez anterior”, agregando no obstante que “el camino será largo”.

En Seúl, el presidente Moon, que ya se reunió con su homólogo norcoreano en tres ocasiones este año y ayudó a organizar la primera cumbre Kim-Trump, recordó este domingo que “el mundo entero” sigue con gran interés la gira de Pompeo.

“Espero que su viaje a Corea del Norte y la próxima cumbre Corea del Norte-EEUU ofrezca una oportunidad para lograr avances irreversibles y decisivos sobre la desnuclearización y el proceso de paz en la península coreana”, agregó.

 

Reducir la presión

Las relaciones entre Washington y Pyongyang han sufrido altibajos desde la cumbre de Singapur, criticada porque apenas dio lugar a vagos compromisos de Kim a favor de la desnuclearización de la península coreana.

Según los analistas, es posible que Washington planee aflojar cuando China, Rusia y Corea del Sur defiendan reducir las sanciones.

“Corea del Norte dio algunos pasos hacia la desnuclearización y Estados Unidos se expone a las críticas de la comunidad internacional si sigue exigiendo la desnuclearización sin levantar sanciones”, estimo Yang Moo-jin, profesor de la universidad de estudios norcoreanos de Seúl.

La visita de Pompeo a Tokio el sábado tenía por objeto sosegar a su aliado japonés e incluirlo en el proceso de negociaciones.

Japón es históricamente partidario de una línea dura sobre Corea del Norte e insiste en mantener la presión sobre el régimen norcoreano, que en varias ocasiones disparó misiles que pasaron sobre el territorio japonés. Pero en septiembre el primer ministro japonés dijo estar abierto a un encuentro con Kim.

Pompeo debe llegar hoy a Pekín, unos días después de un discurso muy crítico del vicepresidente estadounidense Mike Pence, que acusó a China de agresión militar, de “robo” de tecnología o de intervenir electoralmente contra Trump. AFP-NA

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario