CUATRO MUERTOS Y VARIOS HERIDOS

Rebeldes acataron con un dron a la cúpula militar en Yemen

Un dron cargado de explosivos y comandado por el movimiento rebelde hutí atacó a la cúpula militar de Yemen durante un desfile en una base del Ejército, un golpe sorpresivo que mató a cuatro personas y dejó varios heridos, entre ellos algunos jefes castrenses.

Fuentes oficiales y rebeldes informaron que entre los heridos figuran el jefe del Estado Mayor del Ejército yemení, general Abdullah Salem al Nakhai; su adjunto, general de brigada Salih al Zindani; y el jefe de la Inteligencia Militar, general de brigada Mohamed Salih Tamah, según la agencia de noticias EFE.

El ataque ocurrió al norte de la ciudad portuaria de Adén, en el sur del país, justo cuando el desfile militar comenzaba con la presencia de las máximas autoridades castrenses en el convulsionado país.

“Vimos el avión aterrizando hasta llegar al palco de autoridades. Pensábamos que era un avión de grabación de video que pertenece a un canal de televisión que cubre el desfile. De repente explotó el dron en frente de los líderes militares”, contó un oficial a EFE y pidió mantener su identidad en el anonimato.

El canal de televisión Al Masira, portavoz de los rebeldes hutíes, afirmó que un dron de las fuerzas insurgentes atacó “grupos de invasores y mercenarios” en la base aérea de Al Anad, en la provincia meridional de Lahach.

Los hutíes se refieren como “invasores” a las fuerzas de la coalición militar liderada por Arabia Saudita y como “mercenarios” a las tropas del Ejército yemení.

En el atentado, también resultó herido el gobernador de la provincia de Lahach, el general de brigada Ahmed al Turki, y otros 15 altos mandos de las fuerzas leales al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi.

Más de diez mil personas han muerto en Yemen en el marco del conflicto, que según la ONU ha desatado la mayor catástrofe humanitaria del mundo, con unos 14 millones de civiles al borde de la hambruna.

La guerra comenzó en 2014, y a fines de ese año los rebeldes tomaron Sanaá, forzando al presidente Abdo Rabu Mansur Adi a refugiarse en Arabia Saudita.

Desde marzo de 2015, una coalición encabezada por Arabia Saudita combate a los rebeldes en tierra y desde el aire.

La ONU ha denunciado la muerte de miles de civiles en los bombardeos sauditas, que también han alcanzado decenas de hospitales.

Ayer el enviado de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, pidió no volver a entrar en una escalada de violencia y mantener vivo en diálogo de paz iniciado a fines de año en Suecia.

“El enviado especial pide a las partes en el conflicto que creen un ambiente propicio para mantener el impulso positivo generado por las consultas de Suecia y la reanudación del proceso de paz yemení”, escribió Griffiths en su cuenta oficial de Twitter. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario