Aerolíneas debió cancelar 258 vuelos y más de 30 mil pasajeros resultaron afectados

Aerolíneas Argentinas y Austral debieron cancelar 258 vuelos que afectaron a más de 30 mil pasajeros, debido a una medida de fuerza de cinco de los seis gremios aeronáuticos, que realizaron asambleas y retención de tareas desde las 7 y hasta pasadas las 17 en todos los aeropuertos del país donde opera la empresa de bandera

La suspension de vuelos generó malestar.

El Eco

Los vuelos comenzaban a normalizarse con el primer servicio programado para partir desde Aeroparque hacia Comodoro Rivadavia a las 20,15, con el número AR1836, mientras que los servicios internacionales que operan desde Ezeiza fueron todos confirmados.

No obstante fuentes de la compañía señalaron que “nos llevará mucho tiempo normalizar toda la operación, ya que afectó a prácticamente todos los pasajeros del día, muchos de los cuales ni siquiera pudieron retirar sus valijas cuando ya estaban despachadas. Algunos incluso se fueron a sus casas y las valijas quedaron en el avión”.

“Calculamos que aún mañana –por hoy- estaremos sufriendo las consecuencias de la medida, aunque desde la compañía estamos haciendo todos los esfuerzos necesarios para que lo antes posible podamos llegar a la normalización total de los vuelos”, dijeron.

Agregaron que “no hubo diálogo con los gremios” y la medida de fuerza “fue ilegal” y “no fue declarada”, por lo que desconocen la entidad del reclamo y solamente se enteraron por las declaraciones que los sindicalistas realizaron a los medios de prensa que se debió a que no se había abonado la totalidad del sueldo de octubre.

A su vez en un comunicado la empresa lamentó las consecuencias que sufrieron sus pasajeros por el impacto de una medida de fuerza de los gremios aeronáuticos y remarcaron que “la realización de esas asambleas impidió el normal desempeño de tareas incluso a personas que estaban trabajando. Esa medida de fuerza provocó mientras duró un paro total de la operación de la compañía”.

 

Críticas

 

Tanto el presidente Mauricio Macri como el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, cuestionaron la medida de los gremios y reclamaron un “dialogo inmediato con la empresa” para hacer de Aerolíneas “una empresa sustentable”.

“Desde que Aerolíneas se estatizó, el Estado tiene que poner plata todos los meses para que funcione. Todas las líneas aéreas que funcionan acá y la mayoría del mundo no requieren que los ciudadanos de ese país, en este caso los argentinos, pongamos plata todos los meses”, explicó el Presidente en el marco de la inauguración del Hotel Hilton en Pilar.

Mientras, Dietrich que ayer recibió en Ezeiza el primer vuelo de la compañía Edelweiss desde Zurich, indicó que el Gobierno “está haciendo un gran esfuerzo para apoyar a Aerolíneas, cuyos números se han visto afectados por la disparada del dólar y el aumento del combustible. Estas medidas provocan que los extranjeros no elijan volar por Aerolíneas ante medidas intempestivas de este tipo”.

La empresa, en tanto, denunció ante el Ministerio de Producción y Trabajo a los gremios que paralizaron la actividad en Ezeiza, Aeroparque y numerosos aeropuertos del país. Lo hizo a través de una carta firmada por el gerente de Relaciones Laborales, Juan Abdo.

 

Los planteos gremiales

 

Los gremios, a su vez, reclamaron el pago de la totalidad de los salarios y la reapertura de las paritarias. En ese sentido el secretario general de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), Ricardo Cirielli reclamó que “la empresa no pagó el cien por ciento del salario”. No obstante, aclaró que “los compromisos asumidos desde el año pasado se venían cumpliendo correctamente”.

Pablo Biró, secretario general de Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), pidió disculpas a los pasajeros afectados y dijo que “son rehenes de la familia Dietrich. Pero no fuimos nosotros los que pusimos al ministro; no tenemos la posibilidad de manejar los jueces para que metan presos a los corruptos”.

Según Biró, “nadie nos llamó a negociar” y agregó que “el ministro no nos dejó alternativas: nos empujan a un conflicto para destruir la línea aérea de bandera”.

La protesta fue llevada adelante por los gremios de pilotos (APLA y UALA), así como el personal de tierra agrupado en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), los técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA).

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario