Amplían la imputación a un productor alemán

Un productor alemán que a fines de octubre fue acusado de envenenar a un trabajador de su finca, situada a unos 60 kilómetros de la capital salteña, fue imputado ahora por tentativa de homicidio en perjuicio de otro de sus empleados, también mediante el uso de veneno, según informaron fuentes judiciales.

El fiscal penal 4 de la Unidad de Graves Atentados Contra las Personas, Ramiro Ramos Ossorio, amplió la imputación contra el productor alemán Hartmut Torsten Theobald, por el delito de tentativa de homicidio calificado por el uso de veneno u otro elemento insidioso, en perjuicio de Benito Soraire, un trabajador rural de su finca, situada en el paraje Palomitas, que está a 60 kilómetros de la capital salteña.

Según las actuaciones, Soraire trabaja en la finca del productor alemán desde 1985, y vivía en una casa que éste le facilitaba, al tiempo que le llevaba siempre carne y mercadería que luego le descontaba de su pago.

El 8 de octubre último, Soraire descubrió que cuatro de sus perros estaban muertos y los enterró, y el lunes siguiente su patrón se hizo presente con una bolsa con carne y al abrirla sintió un olor extraño, por lo que sospechó de su estado.

De todas maneras, cocinó e ingirió la carne, tras lo que comenzó a experimentar malestar con vómitos y mareos.

Al día siguiente fue a ver a Theobald para que lo llevara al hospital, porque seguía con malestar, pero el productor le pidió que esperara.

Ante la negativa, Soraire se fue caminando hasta el hospital, donde le dijeron que la carne estaba en mal estado y le suministraron medicación.

Al regresar a su casa, el trabajador le dio la carne sobrante a otro perro, que murió.

En el lugar se secuestró resto de esa carne, que fue analizado por el Servicio de Toxicología Forense del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), en cuyo informe consta que en la muestra se detectó un potente pesticida.

Theobald se encuentra detenido e imputado por otro hecho de similares características, ocurrido a fines de octubre, donde murió Ramón Ignacio Casas, también tras consumir alimentos proporcionados por su empleador y que presentaban rastros del mismo pesticida.

Acompañado por sus abogados particulares, Theobald conoció el nuevo hecho que se le imputa y, en su declaración, negó toda participación. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario