Asesinaron a un joven en una casa donde se hallaron drogas

Un joven de 23 años fue asesinado de un balazo en el pecho en una casa del barrio porteño de Caballito y la principal hipótesis es que pudo tratarse de un narco crimen ejecutado por dos sicarios, ya que en la vivienda se encontraron seis paquetes de marihuana.

El crimen ocurrió en el barrio de Caballito.

El Eco

La víctima fue identificada por los voceros como Camilo Caupolican Escobar, cuyos familiares declararon tras el asesinato que el 31 de diciembre último había mantenido un altercado por cuestiones de dinero con tres personas en el barrio porteño de Parque Avellaneda, circunstancia que ahora es también objeto de investigación.

El episodio ocurrió el jueves, poco antes de la medianoche, en una vivienda situada en Neuquén 1259, de ese barrio porteño, a la que Escobar llegó con un amigo.

Según la reconstrucción del episodio realizada por la policía, cuando ambos estaban en el interior de la vivienda junto al dueño de casa, alguien tocó el timbre y Escobar abrió.

Las fuentes informaron que al abrir la puerta, el joven se encontró cara a cara con un hombre armado que, sin mediar palabra, le efectuó un disparo en el pecho, relataron los voceros.

El atacante escapó del lugar a pie junto con otra persona, de acuerdo con lo relatado por ocasionales testigos, agregaron los informantes.

El amigo de la víctima se aproximó para asistirla y la acostó en la vereda mientras pedía auxilio, en tanto el dueño de la vivienda abandonó el lugar corriendo y por el momento se mantiene prófugo, dijeron a Télam fuentes directamente vinculadas con la investigación.

Alertados del hecho, efectivos de la Comisaría Vecinal 6 A de la Policía de la Ciudad, con jurisdicción en la zona, llegaron al lugar y convocaron al Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), cuyos médicos arribaron para auxiliar al baleado, aunque ya había fallecido, dijeron las fuentes.

La policía valló el ingreso a la vivienda y perimetró la zona de la vereda a la que da la puerta de la casa para preservar la escena con el fin de que los peritos de la Policía Científica pudieran recolectar evidencias y levantar huellas del lugar.

 

Marihuana compactada

 

Una vez alertada del hecho la titular de la fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 59, Laura Belloqui, la policía ingresó en la vivienda, donde encontró seis paquetes con picadura de marihuana compactada, envueltos en film transparente.

Ese hallazgo dio lugar a la principal hipótesis de la investigación, orientada a la posibilidad de que el asesinato tenga vinculaciones con algún tipo de venganza o ajuste de cuentas relacionado con el narcotráfico, dijeron los informantes.

A eso se sumaron los testimonios de la pareja y de un hermano de Escobar, quienes relataron que el último día de 2018 éste les contó que junto con un amigo había mantenido una riña con tres personas por cuestiones de dinero en Parque Avellaneda, aunque dijeron desconocer los pormenores.

“Estamos analizando a qué se dedicaba el joven asesinado y si tenía algún vínculo o deuda con alguna banda de narcotraficantes”, dijo a Télam un jefe policial que trabaja en la pesquisa.

Los investigadores no descartan que Escobar y el amigo hayan ido a la casa de la calle Neuquén a comprar droga, ya que ésta era al parecer el lugar de acopio y su propietario se escapó.

Lo que no está claro es el motivo por el cual fue el joven quien abrió la puerta si esa no era su vivienda, añadieron los voceros.

A raíz del hallazgo de la droga, la fiscalía dio intervención al juzgado Federal de turno, con jurisdicción en los casos vinculados a las infracciones de la ley 23.737, que reprime el tráfico de drogas.

Desde ese juzgado se impartió la orden de secuestrar la droga incautada y remitirla al laboratorio químico de la Policía Federal para su posterior análisis, dijeron las fuentes.

 

Primera medidas

 

En tanto, la fiscal que investiga el asesinato dispuso como primera diligencia el traslado del cuerpo de la víctima a la morgue judicial para que sea sometido a la autopsia de rigor, al tiempo que ordenó el secuestro de las imágenes que pudieran haber sido captadas por cámaras de seguridad del barrio.

La intención es poder identificar a los delincuentes, determinar si escaparon a pie o abordaron algún vehículo que pueda llegar a rastrearse por la patente y establecer si actuaron con la colaboración de algún cómplice.

En las próximas horas se buscará incorporar a la causa el testimonio del amigo de Escobar con el fin de contar con datos fisonómicos del tirador para eventualmente confeccionar un identikit que ayude a avanzar en la pesquisa.

Con ese mismo objetivo, la policía recorría el barrio en busca de otros eventuales testigos que puedan aportar información sobre los movimientos de los atacantes y sobre el dueño de la casa que está prófugo. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario