fbpx Cuatro policías habrían plantado un arma para simular un tiroteo – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis
CÓRDOBA

Cuatro policías habrían plantado un arma para simular un tiroteo

Valentino Blas Correa.

El Eco

Los investigadores del crimen de Valentino Blas Correa, el adolescente baleado cuando el auto en el que viajaba con amigos no se detuvo en un control vehicular, imputaron por encubrimiento a otros cuatro efectivos.

En tanto, en un clima de dolor, familiares y amigos de Correa participaron del velatorio, mientras casi en simultáneo el Ministerio de Seguridad de Córdoba resolvió cambiar a la cúpula de la policía de la capital provincial y puso en funciones a la comisaria mayor Liliana Rita Zárate Belletti en reemplazo del comisario mayor Gustavo Piva.

El secretario de la Fiscalía que investiga el caso, Gabriel Prunotto, manifestó a Télam que en el marco de la causa hay dos policías detenidos e imputados por “homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego”, quienes “admitieron que efectuaron los disparos” al automóvil Fiat Argo en el que iba el joven de 17 años con amigos.

Pero también aclaró que ahora se investiga a otros cuatro efectivos por presunto “‘encubrimiento”, ante la sospecha de que “plantaron” un arma en la escena del hecho e inventaron un testigo que dijo haber visto cuando los adolescentes arrojaban el arma de fuego.

Según Prunatto, se sospecha que esos policías afirmaron que un testigo les dijo que desde el automóvil en que se movilizaba la víctima junto a sus amigos habían tirado una bolsa con un arma, que fue posteriormente hallada en un rastrillaje, aunque en realidad están convencidos de que fue “plantada” para justificar los disparos realizados por sus compañeros.

“Hasta el momento no tenemos datos del supuesto testigo como tampoco tenemos elementos que acrediten que desde el interior del auto se hayan efectuado disparos de armas de fuego”, aseveró el vocero judicial.

Asimismo, dijo que los seis efectivos policiales serán indagados en el curso de la próxima semana, una vez que se reúnan todos los elementos probatorios, documentales y testimoniales, además de los resultados de la autopsia.

 

La investigación

 

Prunotto, secretario del fiscal Alberto Maná, también precisó que hasta el momento se pudo determinar que el episodio ocurrió alrededor de la una de madrugada del jueves, cuando cinco amigos se movilizaban en un Fiat Argo, en la zona del barrio de Las Flores, en el sur de la ciudad de Córdoba, y en el trayecto mantuvieron una discusión con dos motociclistas por cuestiones de tránsito.

El automóvil comenzó a ser perseguido por los motociclistas, por lo que al pasar por el control policial los jóvenes que iban a bordo aceleraron la marcha y no acataron la orden de detenerse,

“Dos policías disparan y cuatro tiros impactan en la parte de atrás del automóvil. Uno alcanza al chico que iba en la parte de atrás”, explicó el funcionario judicial.

Por otra parte, Prunotto dijo que también se evalúa si tuvo responsabilidad penal el personal del sanatorio Aconcagua, por negarse a atender a Valentino cuando fue llevado baleado hasta ese lugar por el conductor del auto.

Por su parte el abogado Alejandro Pérez Moreno, quien se constituyó en querellante de los familiares de la víctima, anticipó a los medios locales que va a solicitar el Ministerio Público Fiscal que se “analicen todas las conductas de los que participaron, antes, durante y después de los hechos, tanto por acciones y omisiones”.

En ese sentido hizo especial referencia al personal del sanatorio Aconcagua, donde “se negaron a atenderlo cuando estaba vivo y si hubiesen intervenido quizás estaría hoy estaría con vida”.

Soledad, la mamá del adolescente, manifestó que a su hijo “lo acribillaron” y que al momento del hecho estaba con “compañeros de colegio” con quienes fue a un bar.

“No hicieron nada malo” y evadieron el control porque “se asustaron y se fueron”, aseguró la mujer a la presa local.

Mientras tanto, familiares, amigos, vecinos y compañeros de colegio, despidieron los restos del chico en una sala velatoria ubicada sobre Vélez Sarsfield al 300, del centro capitalino, con una importante presencia de personas que se desplegaron en los alrededores, previo al traslado para su inhumación. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario