SALADILLO

Decapitado tras balear a su expareja e hija

Un hombre que era buscado por intentar matar a tiros a su exconcubina y a la hija de ésta, a quienes hirió a balazos el martes último en una vivienda de Saladillo, fue hallado decapitado en un descampado de esa ciudad.

Los investigadores sospechan que al hombre lo asesinaron aunque no descartan un suicidio y que el cuerpo fue luego atacado por animales, lo que se determinará mediante la autopsia.

Fuentes policiales informaron a Télam que todo comenzó el lunes pasado, cuando María Rosa Abal (62) y su hija, Marisa Vanesa Moreno (29), fueron atacadas a tiros en su casa ubicada en Hipólito Yrigoyen al 3900, de Saladillo.

A raíz del hecho, Moreno sufrió una herida de bala en la mano derecha, mientras que Abal recibió un disparo en el omóplato izquierdo, por lo que ambas fueron internadas en el Hospital Posadas de Saladillo.

Alicia, una vecina de Saladillo contó a Télam que al momento de los disparos, el hijo de Marisa Moreno dormía y resultó ileso.

A su vez, esta testigo relató que tanto Abal como Moreno recibieron el alta médica.

Según las fuentes, las víctimas denunciaron en comisaría de la Mujer y la Familia local que el agresor había sido Luis Roberto Domínguez (66), el exconcubino de Abal, ante lo cual, la fiscal de turno del distrito, Patricia Hortel, ordenó la búsqueda del sospechoso en una causa que caratuló como “tentativa de homicidio”.

De acuerdo con Alicia, el hombre no trabajaba y recibía una pensión por un problema cardíaco, y se había separado de Abal hacía unos meses.

“No parecía un hombre violento. Es un hecho tremendo”, describió la testigo y agregó que Abal tiene otros tres hijos con otra pareja.

 

Hallazgo

 

En tanto, el martes a las 18 se halló un cuerpo decapitado en un descampado situado en las calles Bonifacio Alisal y Armendáriz, a unos 900 metros de la casa de Abal y Moreno, en las afueras de Saladillo, y se determinó que pertenecía al prófugo Domínguez.

La fiscal Hortel procura ahora establecer si el hombre fue asesinado o si se suicidó después de haber atacado a las mujeres y, luego, su cuerpo fue depredado por animales.

Por tal motivo, se aguardaban los resultados de la autopsia y otras medidas dispuestas para poder orientar la investigación del caso, indicaron las fuentes.

En una primera inspección en el lugar del hallazgo los peritos de la Policía Científica no hallaron rastros de sangre, por lo que se sospecha que, en caso de ser un homicidio, a Domínguez lo mataron y decapitaron en otro sitio.

Inicialmente, la cabeza no fue hallada junto o cerca al resto del cuerpo sino esta tarde, después de que el personal de la División Canes realizó un rastrillaje y la localizó en un pastizal de la zona.

A simple vista, el corte que separó el cráneo parecía “limpio”, lo que abona la hipótesis de que al hombre lo decapitaron.

Otro indicio de que a Domínguez lo mataron en otro sitio es que se detectaron signos de arrastre, agregaron los voceros.

Los investigadores también procuran establecer si había alguna denuncia previa de Abal contra Domínguez por violencia de género. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario