El Senado votará sobre el aborto legal en una sesión considerada como histórica

El Senado tratará hoy el proyecto de legalización del aborto en el marco de una sesión especial que se anticipa histórica y con fuerte expectativa en torno a la votación.

Se ha montado un amplio operativo de seguridad.

El Eco

Luego de tres semanas de debate en las comisiones de Salud, de Justicia y de Asuntos Constitucionales por las que pasaron más de cien expositores a favor y en contra de la legalización, el Senado tratará a partir de las 9:30 el proyecto que fue aprobado por la Cámara de Diputados el 14 de junio pasado.

Entre los senadores hubo un acuerdo respecto al tiempo para hablar en el recinto: los presidentes de las tres comisiones que intervinieron tendrán 15 minutos, los jefes de bloque 30 y el resto de los oradores 10 minutos cada uno.

Hasta el momento, 37 senadores y senadoras anunciaron que votarán en contra de la legalización, mientras que hay 31 a favor, 2 indefinidos (Omar Perotti y José Alperovich) y una propuesta alternativa de despenalización presentada por la neuquina Lucila Crexell, mientras que la puntana María Eugenia Catalfamo estará ausente por licencia por embarazo.

La propuesta de Crexell, quien había dicho en un principio que se iba a abstener al momento de votar, abrió una posibilidad más para los legisladores “verdes”, que durante los últimos días buscaron diversas maneras de sumar votos y evitar que un rechazo llano al proyecto lo deje desactivado hasta el año próximo.

En primer lugar, los legisladores a favor con el justicialista Miguel Pichetto a la cabeza acordaron con la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal una serie de cambios al proyecto aprobado por Diputados, a los efectos de sumar voluntades.

Sin embargo, quienes rechazan la legalización no quisieron presentar ningún dictamen en el plenario de comisiones y con ello hicieron que el proyecto con cambios no reuniera las firmas necesarias, por lo que se tratará la iniciativa salida de la Cámara de Diputados, que desde el inicio reunía menos votos.

En este contexto, el proyecto de despenalización presentado por Crexell abre la posibilidad de que tanto los indefinidos Perotti y Alperovich, como algunos de los que están en contra del proyecto de Diputados tomen esta nueva iniciativa como algo intermedio y se pasen a la columna del sí.

La expectativa en torno a la votación -que desde las horas previas se siente en los pasillos del Senado en la tensión que manifiestan algunos legisladores cuando evitan hablar del tema- tiene que ver, principalmente, con la masiva movilización que se prevé para hoy en las inmediaciones del Congreso.

Según supo NA, entre los senadores que rechazan la legalización hay algunos que repiten en privado que la negativa absoluta al proyecto en debate puede ser “un mal mensaje para la sociedad”, como lo remarcaron en varias oportunidades los legisladores a favor de la legalización.

 

El proyecto

 

La iniciativa aprobada por la Cámara de Diputados establece que la interrupción voluntaria del embarazo a simple solicitud podrá realizarse en hospitales públicos y clínicas privadas de manera gratuita hasta la semana 14 de gestación.

Se establece además un plazo de cinco días desde el momento de la solicitud para que el profesional de la salud o la institución médica lleve adelante el aborto y se impone una pena de entre tres meses y un año de prisión y el doble de inhabilitación para el médico que obstaculice o dilate injustificadamente la práctica.

El proyecto fija la creación de un registro para médicos que se declaren objetores de conciencia frente a esta práctica pero prohíbe la objeción institucional y también la creación de un registro estadístico para llevar un control sobre la cantidad de abortos que se realizan por año.

Sólo se autoriza la interrupción del embarazo después de la semana 14 cuando existan causales graves como el embarazo producto de una violación, la inviabilidad de vida extrauterina para el feto y el riesgo de salud de la mujer.

Si el proyecto fuera aprobado en general se pasará a la votación artículo por artículo, donde se discutirán los cambios acordados: bajar el plazo a 12 semanas de gestación, permitir la objeción de conciencia institucional, eliminar el artículo de las penas para los médicos y la producción pública de misoprostol, para el aborto por vía medicamentosa.

 

Despenalización

 

La iniciativa de Crexell propone modificar el Código Penal para establecer que “en ningún caso el aborto practicado por un profesional de la salud en un establecimiento de salud con el consentimiento de la mujer sea punible hasta la semana 12 inclusive del proceso gestacional”.

En tanto, de acuerdo al proyecto, el aborto practicado por un médico a partir de la semana 13 no será punible cuando sea para “evitar un peligro para la vida o la salud de la mujer”, cuando el embarazo “fuere producto de una violación, con el sólo requerimiento y la declaración jurada de la mujer ante el profesional de la salud”.

Con este segundo punto, la senadora por Neuquén intenta introducir en el Código Penal lo establecido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el denominado “Fallo FAL” sobre aborto no punible. NA

 

 

********** RELACIONADA

 

 

El vallado llegará a

la avenida 9 de Julio

 

Un enorme operativo de seguridad se montaba anoche en los alrededores del Congreso Nacional para prevenir el choque de las agrupaciones a favor y en contra del aborto legal y el vallado que las separará se extenderá hasta la avenida 9 de Julio.

Tras una serie de reuniones entre funcionarios del Gobierno de la Ciudad, la Defensoría del Pueblo y representantes de los organismos a favor y en contra del proyecto sobre aborto legal finalmente se diseñó un amplio operativo de seguridad que comenzará a implementarse esta medianoche.

“Se acordaron las zonas que tendrán ambas partes teniendo en cuenta un reparto equitativo, además de la ubicación de los espacios para la prensa, las pantallas de proyección y los puestos de Defensa Civil y del SAME. También las zonas donde cada uno de los grupos tendrá para acceder al entorno del Congreso y en donde colocarán sus escenarios y carpas temáticas”, se informó oficialmente.

Al igual que en la sesión en la Cámara de Diputados, quedó definido que la Plaza Congreso estará dividida, pero en esta ocasión el vallado de protección continuará hasta la calle Cerrito, por lo que no se podrá cruzar de un lado al otro hasta la avenida 9 de Julio.

Además, se estableció que no habrá circulación vehicular por la avenida de Mayo desde Congreso a 9 de Julio y se cortará la zona aledaña al Parlamento: también estará cerrada la estación Congreso de la línea A, mientras que a estación Sáenz Peña “se irá viendo de acuerdo al movimiento”.

La seguridad del Congreso estará a cargo de la PFA y de la Dirección de Seguridad del Congreso, mientras que personal de cuerpo de agentes de tránsito manejará los cortes y la circulación de vehículos.

En tanto, la Defensoría del Pueblo porteña observará el desarrollo de las movilizaciones convocadas frente al Senado, en cumplimiento de la misión que la ONU le encomendó como mediadora de conflictos en la vía pública.

Asimismo, facilitarán postas sanitarias desplegadas a lo largo de la movilización con ambulancias; médicos y enfermera; rescatistas del cuerpo de evacuación y primeros auxilios de Buenos Aires (Cepa); y “camiones hidratantes” provistos por Aysa.

Se habilitó además un número telefónico para atender cualquier eventualidad o emergencia que pueda producirse en el lugar antes, durante y después de las movilizaciones: 15 5 980 9868. NA

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario