En el 2018 hubo nueve secuestros por mes

Un total de 112 secuestros extorsivos se registraron durante el año pasado en todo el país, un promedio de 9,3 por mes, lo que significa un 40 por ciento menos de casos ocurridos con respecto a 2017, según estadísticas difundidas por la fiscalía especializada en esa temática.

La baja de este delito se viene registrando en los últimos cuatro años de manera consecutiva, ya que en 2015 hubo 294 hechos; en 2016 fueron 227, en 2017 los casos descendieron a 185 y este año a 112, según el último informe de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), al que accedió Télam.

La Ufese, que está dirigida por el fiscal federal Santiago Marquevich, reveló que en enero hubo 8 secuestros, en febrero 9, en marzo 10, en abril 12, en mayo 5, en junio 3, en julio 13, en agosto 11, en septiembre 12, en octubre 11, en noviembre 10 y en diciembre 8.

En diciembre, dos hechos se produjeron en las localidades bonaerenses de Adrogué (Almirante Brown), dos en La Tablada (La Matanza), uno en Villa Domínico (Avellaneda), uno en Quilmes Oeste (Quilmes), uno en Villa Celina (La Matanza) y otro en la provincia de Tucumán.

De acuerdo a los datos relevados, el 62 por ciento de los secuestros de ese mes se cometieron en la franja horaria de 18 a 0, el 25 por ciento de 0 a 12 y el 13 por ciento restante entre las 12 y las 18.

De las nueve víctimas en esos ocho hechos, seis fueron hombres, tres mujeres y del otro secuestro no hay datos, en tanto que en el 87 por ciento de los casos actuaron tres o más secuestradores y en el resto menos de tres captores.

Además, en el 87 por ciento de los hechos liberaron a las víctimas con pago de rescate y en el 13 por ciento restante sin haberlo recibido.

Respecto de la movilidad de las víctimas al momento de la captura, el 50 por ciento circulaba en autos cuyo valor no supera los 300 mil pesos, el 25 por ciento estaba a pie y el 12 por ciento viajaba en vehículos de gama media valuados entre 300  y 500 mil pesos.

Sobre el lugar donde se produjo la liberación, en el 62 por ciento de los casos se produjo en un radio de cinco kilómetros, el 25 por ciento en el mismo lugar de la captura, mientras que del 13 por ciento restante no se pudo obtener la información.

El hecho más grave ocurrido el año pasado fue el secuestro y homicidio de la adolescente Xiomara Naomi Méndez Morales (15), cometido el 20 de noviembre pasado en el barrio porteño de Flores.

Alrededor de las 17.30 de ese día, la chica salió de la escuela a la que asistía, el Liceo 5 “Pascual Guagliamore”, ubicado en Carabobo 297, donde fue interceptada por un hombre que la llamó por su nombre y la subió a un Fiat Duna rojo.

Según se determinó con el correr de la pesquisa, ese hombre era un remisero conocido de la familia de la adolescente, quien, junto a un cómplice, la amordazó, le ató los pies y las manos, le tapó los ojos y la obligó a tirarse en el piso de la parte trasera del auto.

Luego, los captores se comunicaron con los padres de la víctima, a quienes les exigieron como rescate el pago de 30.000 pesos y la entrega de cocaína. (Télam)

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario