En una extensa sesión, el Senado rechazó por mayoría la legalización de la interrupción del embarazo

El Senado debatió durante más de 16 horas hasta las primeras horas de la madrugada de hoy el proyecto de legalización del aborto, el rechazo a la sanción de Diputados obtuvo la mayoría, con 38 votos en contra y 31 a favor de la iniciativa. Dos abstenciones y una ausencia.

zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES AGOSTO 8: Inicio del tratamiento de la ley de Interrupcion Voluntaria del Embarazo en el Senado de la Nacion. Foto NA: DANIEL VIDES zzzz

El Eco

Sin mayores sorpresas y con sólidos discursos, la votación arrojó 31 votos a favor de la iniciativa, 38 en contra y las abstenciones anunciadas por el santafesino Omar Perotti y la neuquina Lucila Crexell, que impulsaban sendos proyectos de despenalización, mientras que se confirmó la ausencia de la puntana María Eugenia Catalfamo, en licencia por embarazo, quien dijo que de haber estado iba a respaldar la norma.

Los senadores a favor de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo bajaron al recinto ya resignados a una probable derrota, debido a la diferencia de votos entre ambas posturas.

En ese contexto, circuló durante toda la tarde la versión de que Crexell y Perotti intentarían que se tratara, luego del rechazo, un proyecto que despenalizara esa práctica médica, para que la sesión no concluyera con un rechazo cerrado y se diera al menos un avance hacia el reclamo de los colectivos femeninos.

Sin embargo, varios de los principales defensores de la legalización dieron por descartada esa posibilidad desde temprano y dejaron ver su bronca porque, luego de haber propuesto cambios a la iniciativa original, quienes rechazan el proyecto no ofrecieron ninguna alternativa más que la negativa.

“No creo que haya margen para otra cosa, me parece que vamos a matar o morir. Que cada uno se haga cargo de lo que vota”, expresó un senador de Cambiemos a favor de la legalización, consultado por NA.

Sin embargo, Perotti insistió en su postura cuando pidió tratar inmediatamente después de la votación su iniciativa de despenalización, tras señalar que intentaba “tender un puente donde se miren los que están en un extremo y los que están en el otro”.

Crexell hizo lo mismo y señaló que la ausencia de un punto intermedio que permitiera algún tipo de avance en la materia por parte del Senado constituía “el fracaso de la política”.

Durante toda la sesión los discursos ofrecieron conceptos similares: quienes respaldaron la legalización remarcaron que el reclamo continuará pese al rechazo porque el tema es “imparable” y aquellos que se opusieron machacaron sobre la idea de que, a partir de este debate, se deberá trabajar más intensamente en educación sexual.

Así, el concepto general de la sesión es que el debate sobre el aborto quedó instalado en la sociedad y que el Congreso deberá volver a abordarlo en algún momento, desde un enfoque u otro.

Quienes se opusieron a la legalización insistieron en que el proyecto es “inconstitucional” y violatorio de los tratados internacionales a los que suscribió la Argentina, mientras que los senadores a favor machacaron en el hecho de que se trata de un problema de “salud pública” y que la discusión “no es aborto sí o aborto no, sino aborto legal o clandestino”.

En el debate no faltaron las denuncias de presiones, como la del entrerriano Pedro Guastavino, que señaló que recibió “gran cantidad de mensajes que en nombre de Dios” lo “descalificaban”, o el caso de la rionegrina Silvina García Larraburu, quien afirmó que “viralizaron” su número de teléfono por haberse pronunciado en contra del proyecto.

Hubo además un momento de emoción cuando la oficialista Gladys González, de Buenos Aires, se quebró al fundamentar su voto a favor y expresó: “Sueño con que nunca mis hijas tengan que tomar esa decisión. Pero si tienen que hacerlo, quiero que lo hagan seguras, acompañadas, con el amor que necesitan para ese difícil momento. Sueño para las mujeres una vida sin violencia”, expresó.

Se destacó también el discurso del chubutense Alfredo Luenzo, que elogió al movimiento feminista y consideró que los hombres deben asumirse como “machistas en recuperación”, mientras que Federico Pinedo, principal referente del oficialismo, que señaló: “No se puede negar el carácter humano al otro. Estamos discutiendo de la mujer y del niño, porque si no existiera el niño no estaríamos discutiendo nada”.

También quedaron en evidencia las tensiones en el seno del oficialismo, cuando la presidenta del Senado, Gabriela Michetti, se enojó con el jefe del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff, por cuestionar la administración del tiempo que hacía para cada discurso y -sin saber que un micrófono había quedado prendido- lo insultó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario