Fernando Farré fue el informante del plan para asesinar a un fiscal

Fernando Farré, condenado por el femicidio de su esposa Claudia Schaefer, fue el informante que reveló el plan que tenía el detenido exsaxofonista de Los Fabulosos Cadillacs Ignacio Pardo para asesinar a un fiscal de San Isidro, y ahora pidió protección para que no lo maten en la cárcel.

El abogado Jorge Césaro, quien si bien no es su defensor formal, representa a Farré en una serie de habeas corpus que presentó en los últimos meses, aseguró a Télam que “Fernando teme por su vida”.

“Hay secuaces de la banda de Pardo en el penal de Florencio Varela que lo pueden matar en cualquier momento”, dijo el letrado, en referencia a la Unidad 24 donde actualmente Farré cumple su prisión perpetua.

Por ello, Césaro contó que pidió “medidas de resguardo” y hasta “la prisión domiciliaria” de Farré en la última presentación que hizo ante Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de San Isidro, que tiene a cargo la detención del ex gerente que mató a su esposa.

Sin embargo, fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) informaron a Télam que Farré fue entrevistado por las autoridades de la Unidad 24 y allí se labró un acta donde dejó asentado que desea seguir alojado en el pabellón evangelista número 3 de máxima seguridad del penal, ya que no tiene problemas de convivencia con el resto de los internos y tampoco corría peligro su integridad física.

El abogado Césaro dijo que “habrá que ver en qué condiciones se labró ese acta” e hizo llegar a Télam una carta escrita de puño y letra por el propio Farré que en los próximos días presentarán para denunciar al juez Esteban Andrejin, integrante del TOC 2 que estuvo a cargo del juicio por jurados donde fue condenado.

Allí, Farré dice que el magistrado lo ha dejado “en condición de desamparo” y “sin respuesta ante las sucesivas amenazas” a su vida y las “precarias condiciones de salud resultantes”.

“Considero al mismo doctor Andrejin responsable de omisión de las diversas torturas de toda índole físicas, morales y psicológicas que he venido padeciendo en los diversos establecimientos del Servicio Penitenciario Bonaerense”, dice Farré en otro de los párrafos de la carta que lleva su firma, su número de DNI y donde puso que su estado civil era “viudo”.

Una fuente del TOC 2 de San Isidro indicó a Télam que “se han recibido todas sus presentaciones y las mismas fueron resueltas” pero aclaró que más allá de lo que haya declarado en otra causa penal donde es testigo, “Farré es imputado de un proceso penal que terminó con una condena a prisión perpetua que, más allá de que aún esté apelada, debe cumplirse”.

 

Las denuncias de Farré

 

Césaro contó que Farré compartió celda con Pardo durante varios meses en la Unidad 48 de San Martín y que allí la relación era buena hasta que “Naco Goldfinger” comenzó a extorsionarlo a él y a su familia para que le dieran dinero a cambio de no sufrir represalias dentro del penal o para que le reduzcan los botines de una serie de robos que algunos miembros de su banda seguían cometiendo fuera del penal.

Según el abogado, el 24 de junio Pardo y otros presos le tiraron agua hirviendo y allí logró que lo cambiara de pabellón, donde conoció a Carlos Colosimo, el tío de Wanda Nara condenado por abuso y corrupción de menores, quien fue la persona que lo salvó al advertirle que un sicario de Pardo iba a asesinarlo.

Farré logró denunciar todos estos episodios y por su rivalidad con Pardo fue trasladado de la Unidad 48 a otros penales bonaerenses hasta que hace unos meses quedó alojado en la Unidad 29 de Florencio Varela.

En los meses que compartió celda fue cuando Farré escuchó que Pardo “tenía una obsesión” con el fiscal Ferrari de San Isidro porque lo había encarcelado, y que tenía planeado contratar sicarios para asesinarlo en San Fernando, donde podrían hacer desaparecer su cadáver “en el fondo del río” o mientras veraneaba en Cariló.

Farré denunció este plan primero en una fiscalía de Florencio Varela y luego ante la fiscal correccional de San Isidro Carolina Asprella, quien inició una investigación que culminó el miércoles con cinco allanamientos donde se allanó la celda del propio Pardo en la Unidad 48 de San Martín y se detuvo en Villa Martelli a un ex preso del mismo penal que, según la acusación, ya estaba haciendo tareas de inteligencia y organizando el crimen de Ferrari desde el exterior.

 

Allanamiento y traslado

 

Ayer a la tarde, tras un nuevo allanamiento en la celda de Pardo y el hallazgo de otro teléfono celular, el detenido fue trasladado del penal de General Alvear.

Tras una investigación del fiscal Ferrari, Pardo fue detenido el 7 de octubre de 2015 acusado de liderar la banda que el 24 de agosto de ese año capturó, golpeó y le robó más de 82 mil pesos a la contadora de la sucursal de la parrilla “La Dorita” de la zona del bajo de San Isidro, hecho por el que fue condenado a ocho años de prisión.

Farré, un exejecutivo de una empresa de cosméticos, fue condenado el año pasado a prisión perpetua en un juicio por jurados que lo declaró culpable del femicidio de su esposa Schaefer, condena ya confirmada por el Tribunal de Casación.

El crimen ocurrió el 21 de agosto de 2015, cuando en pleno proceso de separación, Schaefer fue a la casa que el matrimonio alquilaba en el country Martindale de Pilar para retirar sus pertenencias y, al ingresar al vestidor, Farré la degolló y le provocó 74 lesiones con dos cuchillos. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario