Investigan si un niño murió por asfixia mientras jugaba al “mono espacial”

Este post ha sido visto 1 vez

Un niño de 11 años fue encontrado muerto en el baño de su casa de la localidad neuquina de Zapala y la justicia investiga si el deceso se produjo mientras el menor jugaba al “mono espacial”, un desafío extremo que reemplaza al “momo”.

Este viernes alrededor de las 16.20, y tras un llamado al 101, el menor fue encontrado sin signos vitales y con un cinto alrededor del cuello.

Según confirmó el comisario mayor, Julio Ariel Peralta, a la prensa local, cuando personal médico llegó a la vivienda constató que había muerto por asfixia por ahorcamiento.

El abuelo del menor fue quien llamó a la policía y aseguró haberlo encontrado después de no obtener respuestas al llamarlo por su nombre y tras romper la puerta del baño que estaba trabada.

Tanto el personal médico como policial dieron lugar al procedimiento judicial y a la intervención de la Fiscalía y de los médicos forenses, quienes se encargarán de hacer la autopsia correspondiente.

 

El juego

 

El macabro juego “mono espacial” consiste en llegar a un estado de euforia interrumpiendo el acceso de oxígeno al cerebro a través de la autoasfixia.

Sin embargo, la interrupción del paso del oxígeno durante unos segundos puede ser letal para los que participen en el reto.

El “mono espacial” o “flatline”, es un juego de moda entre los adolescentes que, en algunos casos, ha provocado incidentes fatales en otros países.

Uno de los más conocidos, es el de un estudiante de Nueva Jersey, Estados Unidos, que, según el Home News Tribune, murió a causa del juego.

Los estudiantes entre 9 y 16 años son los más vulnerables a este fatal juego que, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, ha causado más de 80 muertes en aquel país.

El pasado 20 de julio, una mujer denunció en la seccional policial de la localidad de Perico, en la provincia de Jujuy, que alguien llamado “Momo”, amenazó de muerte a su hijo de 16 años para que cumpla con los supuestos retos que habrían pactado.

El menor habría establecido contacto con el número de “Momo”, que se viralizó a través de las distintas redes sociales y páginas de internet, y que tiene característica de Japón, e inmediatamente empezaron las amenazas de muerte.

La madre del chico se presentó ante la Policía para radicar la denuncia correspondiente, pero aun así las amenazas persistieron, y trascendió que por las permanentes amenazas, el adolescente de 16 años no quiere salir de su domicilio. (NA)

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario