Los extranjeros que delinquen, en la mira

El director nacional de Migraciones, Horacio García, sostuvo que la Argentina es “el país más abierto de Latinoamérica” para recibir migrantes, aunque aclaró que el Gobierno no quiere “que sigan viviendo en el país” aquellos extranjeros que delinquen y “rompieron el contrato de confianza”.

García explicó, en declaraciones a Radio Mitre, que “la ley migratoria dice que las personas condenadas no pueden permanecer en el país”; por lo que una vez cumplido el proceso judicial en la Argentina, se debe devolver al condenado a su país de origen.

Como sea, el funcionario reconoció que llevar a la práctica esas expulsiones presenta una cantidad de instancias, y que éstas tienen como consecuencia que “no se cumplan en tiempo oportuno”.

El funcionario consideró que “los que vienen a trabajar, producir y estudiar tienen las puertas abiertas, pero en cuanto a los que rompieron este contrato de confianza, queremos que no sigan viviendo en la Argentina”.

García agregó: “En tres años se han radicado 660 mil personas: es el país más abierto de Latinoamérica, y se ofrece un sistema de atención generalizada a los derechos de los migrantes, por lo tanto ese sistema tiene que complementarse con la asignación de responsabilidades, y también con sanciones para quien rompan el contrato de convivencia”, sostuvo.

Explicó luego que en cualquier caso es “una minoría” la que presenta condiciones de irregularidad: “Son 101 personas las que cometieron delitos y 254 son infractores a la ley migratoria”, dijo, al anticipar que “los vamos a individualizar, buscar y deportar”.

También incluyó a “otras 600 personas a quienes hay que pedir su retención para expulsarlos” del país. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario