EN SALTA

Multitudinaria fiesta religiosa en devoción a la Virgen del Milagro

Una verdadera explosión de fe y devoción popular se vivía ayer y estaba previsto que continuará hoy en Salta con el fenómeno de unos 50 mil peregrinos llegados desde el interior provincial a pie, entre lágrimas y sonrisas, para honrar al Señor y la Virgen del Milagro.

La catedral de Salta es epicentro de la fe cristiana.

El Eco

Los pies con llagas por caminatas, que para millares duraron cinco y seis días, no impedía a los fieles que bajaban de la Puna, de los Valles Calchaquíes, hacer el último esfuerzo y llegar con dignidad hasta la puerta de la Catedral Basílica de Salta, en pleno centro de la ciudad.

Otros como en el caso de los que bajaron de la Quebrada del Toro del Departamento de Rosario de Lerma hicieron honor a su estirpe de pueblos originarios y se aproximaron bailando adornados íntegramente con plumas, los grandes sikus y los pequeños erkes, instrumentos musicales de viento y la mezcla de banderas kolla, argentina y del Vaticano.

Atrás venían cuatro filas de imágenes del Señor y la Virgen del Milagro de tamaño chico en andas.

Algunos se abrazaban, otros lloraban y una madre daba el pecho a su bebé, pero eran conscientes de las miradas de otros fieles como ellos que los recibían entre aplausos, en la calle Buenos Aires de la capital salteña que desemboca en la Catedral.

Adolescentes, niños, mamás con carritos, ancianas, la multitud peregrina era abigarrada y el amor por la Virgen y Jesús impregnaba toda la plaza en este día frente a la Catedral que iba a permanecer abierta toda la noche.

Religiosas, sacerdotes, seminaristas ayudaban junto con los Servidores del Santuario y los micros y viajes aéreos traían fieles de otros lugares del país que venían a transitar la culminación mañana, cuando las dos imágenes sean sacadas en procesión, para cumplir con la promesa que hicieron los salteños en 1692 en momentos en que los terremotos amenazaban con destruir la ciudad colonial.

Desde esa época, todos los 15 de septiembre, sin excepción los salteños sacan en andas las imágenes, una de ellas adornada con dos mil claveles y el pueblo renueva el Pacto de Fidelidad con el Salvador y su Madre.

Ayer se sintió un temblor de un movimiento telúrico que tuvo su epicentro a 134 kilómetros de Salta Capital y que sirvió para reforzar la confianza en la intercesión celestial.

En la puerta de la catedral, monseñor Gabriel Barba, obispo de Gregorio de Laferrere del conurbano bonaerense, recibía a los peregrinos con una fervorosa arenga y los bendecía.

Para hoy, “esperamos 850 mil personas en la procesión”, consignó a NA el ministro de Turismo de Salta, Estanislao Villanueva.

“Esta es la segunda fiesta religiosa más importante de la Argentina después de la peregrinación a Luján”, precisó.  NA

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario