Pablo Moyano declaró seis horas ante el fiscal Sebastián Scalera y negó los cargos

El secretario adjunto del gremio de Camioneros, Pablo Moyano, prestó declaración indagatoria y negó la acusación de supuesta “asociación ilícita” en el Club Independiente.

Pablo Moyano, tras declarar durante seis horas. Foto NA: JUAN VARGAS zzzz

El Eco

Fue en el marco de una audiencia en los Tribunales de Lomas de Zamora que se extendió por seis horas.

“Si tenía alguna intriga, hoy me voy más tranquilo: en todos los cuerpos que tiene el expediente, en ningún lado se me menciona. Vamos a pedir que esta causa se caiga”, subrayó Moyano en declaraciones a la prensa.

Según supo NA de fuentes de la Fiscalía de Lomas de Zamora, el dirigente gremial no respondió preguntas del fiscal, por considerar que “no es objetivo”.

La audiencia comenzó pasadas las 8:30, cuando Moyano arribó a los Tribunales de Lomas de Zamora, y terminó a las 14:30.

Al salir del edificio, el secretario adjunto de Camioneros reiteró que la acusación en su contra es una cuestión “política” que involucra “desde el presidente (Mauricio Macri) hasta a la ministra (de Seguridad, Patricia) Bullrich”.

“Dijeron que no me iba a presentar, que me iba a ir del país, pero me presenté y hablé con el fiscal”, resaltó Pablo Moyano.

El sindicalista negó tener negocios alrededor del club Independiente y enfatizó: “Yo no vendo choripanes, no revendo entradas y no manejo la plata de los trapitos”.

“Es una causa armada por el gobierno nacional. Nueve meses de inventar una causa que es una vergüenza”, sostuvo el dirigente de Camioneros.

Al ser consultado sobre cómo había sido el encuentro con Scalera tras varios días de declaraciones cruzadas, Moyano evitó responder y dijo que ese detalle quedaba “en el vestuario”.

 

“Es una causa armada”

 

“Desde el Presidente, hasta la ministra Bullrich y (la diputada de la Coalición Cívica) Paula Oliveto, que se asombra por las cosas que decimos. Los trabajadores hablamos así, esa señora no habrá visto un pobre pero ni en foto”, destacó.

En tanto, su abogado, Daniel Llermanos, afirmó: “Esta causa es muy mínima como para que se ocupe la fiscalía general. Faltaban centenares de hojas en el expediente, otras estaban tachadas y numeradas por triplicado, es una causa armada”.

“Si los fiscales de causas complejas se ocupan de la venta de choripanes, estamos listos”, enfatizó el letrado en declaraciones a la prensa.

El fiscal Scalera, a quien Moyano recusó para apartar de la causa, sostiene que en el marco de “la actividad del club Independiente existe una asociación ilícita integrada por barras bravas y por parte de la dirigencia”, de la que el dirigente camionero es el jefe.

Por ello, pidió la detención del hijo de Hugo Moyano, que primero fue rechazada por el juez de la causa Luis Carzoglio, pero al reiterarla ahora está en manos de la Cámara. NA

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario