Piden perpetua para el asesino de dos jóvenes en una plazoleta

Los abogados de la familia de las dos jóvenes que fueron asesinadas a puñaladas en una plaza del barrio porteño de La Boca pidieron que se le aplique la pena de “prisión perpetua” al acusado, el veterinario cordobés Mariano Bonetto, durante los alegatos del juicio que se lleva a cabo por el caso.

Familiares de las víctimas reclaman justicia.

El Eco

Bonetto es juzgado por el asesinato de Natalia Grebenshikova, de 15 años y nacionalidad rusa, y Nuria Couto, de 18, quienes fueron asesinadas el 11 de octubre de 2016 en la Plaza Irala, a pocas cuadras del estadio de Boca Juniors.

En tanto, hoy será el turno de formular la acusación por parte de la Fiscalía y la exposición de la defensa, que insistirá en que su cliente es inimputable, tal como se pretendió declararlo en dos oportunidades durante la instrucción de la causa.

Por otro lado, la sentencia del juicio, que se lleva a cabo en Tribunal Oral Criminal (TOC) 22 porteño, podría conocerse en la misma jornada.

Los letrados Liliana Borisiuk y Juan Santiago Maldonado, representantes de Anna Radionova, madre de la adolescente rusa asesinada, y Carlos Traboulsi y Mario Kenny, quienes patrocinan a la familia de Nuria Couto, coincidieron en pedir la pena máxima para el veterinario al considerarlo responsable del delito de “homicidio agravado por alevosía”.

“Bonetto tenía plena capacidad de comprensión y control de su conducta y, además, que su acción fue premeditada, demostrando un total desprecio por la vida. Todo esto apoyado en las pruebas y testigos presenciales de los femicidios que declararon en el juicio”, indicaron los letrados, según señaló Diario Popular.

Por su parte, Radionova sostuvo que “ya pasaron las audiencias y quedó claro de lo que siempre estuvimos convencidos: que el asesino estaba consciente de lo que hacía y todos los testigos confirmaron esto”.

“Pedimos perpetua, porque consideramos que es lo justo y esperamos que ocurra esto”, añadió.

La defensa del Bonetto, que se encuentra alojado en el pabellón neuropsiquiátrico de la Cárcel de Ezeiza, intentará que se lo declare inimputable.

El veterinario oriundo de Córdoba, de 29 años, vivía como un linyera desde hacía tres días en Buenos Aires cuando armado con un cuchillo se acercó en primer lugar a la joven Couto, quien tocaba la guitarra junto a un amigo, y tras entablar conversación con ellos, sacó un cuchillo y le aplicó varias puñaladas a la joven.

Luego intentó herir al amigo de la chica, escapó y también atacó a la adolescente rusa, que caminaba por la zona y hasta el momento no tenía que ver con el accidente: la chica murió luego de tres días de agonía.

El asesino fue interceptado por otros transeúntes que lo golpearon y hasta le hundieron su puñal en la cabeza.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario