Se levantó la sesión que buscaba reformar el sistema jubilatorio

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó (Cambiemos) levantó la sesión donde el oficialismo pretendía debatir hoy la reforma previsional. Fue un clima escandaloso en el Congreso nacional y con fuerte represión de Gendarmería en los alrededores del edificio contra los manifestantes que marcharon contra la propuesta normativa.

El inicio de sesión estaba previsto para las 14, pero se atrasó por los incidentes dentro y fuera del Congreso.

Pasadas las 13.30, el bloque kirchnerista debió hacerse paso entre la multitud por la avenida Rivadavia y enfrentarse verbalmente y a los empujones con agentes de la Gendarmería para poder entrar al Palacio.

“Que se levante la sesión, que se levante la sesión”, le gritó la diputada Victoria Donda en el recinto al Presidente de la Cámara pasadas las 14.30. “Este operativo que llevaron adelante es perverso, así lograron reprimir a la gente y golpear a dos legisladores. ¿Querés venir a ver mi pierna, a ver qué es lo que pasa?”, expresó Donda, en referencia a incidentes ocurridos ayer, mientras se incorporaba de su asiento y mostraba que estaba en muletas. “Esto pasa porque no quieren que defendamos a los diputados y a los pobres. ¡Que se levante la sesión!”, exclamó.

“Si Carrió quiere defender la ley, que se levante la sesión”, siguió, en referencia a una alusión de la diputada de Cambiemos que había sugerido que la sesión debía continuar.

Monzó le contestó con voz calma: “Diputada, la sesión la levanto yo”. Y anunció que había 130 diputados, uno más del mínimo requerido para sesionar según el reglamento: “Se abrió la sesión con la presencia de 129 diputados. Está el numero”.

Represión fuera del congreso / Foto: CLARIN

Represión fuera del congreso / Foto: CLARIN

Entretanto, un diputado se aproximó al estrado para exigirle lo mismo que Donda. Monzó le pidió que se retire y hubo un forcejeo. “Estoy con quórum”, insistió Monzó. “Queda abierta la sesión. Los voy a escuchar, los voy a escuchar, pero tomen asiento. Tenemos número reglamentario. La sesión tiene quórum”, repitió una y otra vez.

Cuando la situación se calmó, finalmente pudo hablar el primer diputado en la lista para exponer posturas, el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri. “Presidente, yo diría que llame a que nos ubiquemos en las bancas”, expresó, en medio de un griterío, escándalos. Todos los diputados estaban parados.

Massot exclamó: “Escuchen, pero escuchen la propuesta, ¡escuchá un poco!”.

Fue entonces cuando la diputada Elisa Carrió, de Cambiemos, respaldó el pedido de levantamiento de sesión, a pesar de que en un comienzo lo rechazaba, debido al “clima de violencia que el interbloque Cambiemos no generó”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario