Supuestas entregas de dinero al departamento de los Kirchner figuran en los cuadernos de centeno

Una serie de supuestas entregas de dinero de la empresa Techint al departamento de los expresidentes Néstor y Cristina Kirchner, en el barrio porteño de Recoleta, aparece en los cuadernos escritos por el chofer Oscar Centeno. La actual senadora nacional deberá explicar esta presunta acción cuando preste declaración indagatoria el próximo 13 de agosto.

El Eco

Anotaciones de Centeno que datan de 2008 dan cuenta de los presuntos viajes que realizó con el entonces secretario de coordinación del Ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta, desde la sede de la firma metalúrgica, ubicada en Della Paolera 299, en el barrio porteño de Puerto Madero, hasta el departamento del matrimonio presidencial, en Uruguay 1306, en Recoleta.

De acuerdo a una publicación del portal Infobae, en uno de los cuadernos se describe que Baratta se encontraba en la sede de Techint con un hombre llamado “Héctor”, quien entregaba “un bolso” o “un paquete”, dependiendo la ocasión.

En el comienzo de esas anotaciones el chofer no precisó respecto del contenido de esos envíos, aunque con el correr del tiempo escribió que se trataba de “dividendos”, de los “dividendos del mes” y de “paquetes con dinero”.

El encargado de recibir los bolsos o paquetes, siempre de acuerdo a la investigación del portal sobre los cuadernos, era el entonces secretario de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, quien falleció en mayo de 2016.

“Fuimos a dejar los bolsos a Uruguay 1306 a Daniel Muñoz”, escribió Centeno el 29 de mayo de 2008.

En algunas ocasiones, tras recoger el envío en Puerto Madero, había una escala en la Residencia Presidencial de Olivos, antes de dirigirse al departamento de Recoleta.

Con el correr de las páginas y los meses, ese circuito se repite, entremezclado con viajes al sastre, llevar a Baratta a almorzar al Museo del Jamón, al psicólogo, entre otros pormenores de su actividad diaria.

 

Allanamiento en Techint

 

Ante estos datos, el pasado miércoles un operativo de la Policía Federal allanó el piso 27 del edificio en el que se encuentra la sede de Techint, el mayor productor de acero de la Argentina, propiedad del magnate Paolo Rocca.

En ese allanamiento, ordenado por el juez federal Claudio Bonadio, se secuestró gran cantidad de cajas con documentación, que se prevé sirva para aportar información a la causa que investiga una presunta asociación ilícita basada en el pago de coimas a funcionarios y sobreprecios en la obra pública.

Estos viajes entre las oficinas de Techint al departamento de Recoleta y la Quinta de Olivos serán algunos de los puntos que indagarán el magistrado y el fiscal Carlos Stornelli cuando la líder de Unidad Ciudadana se presente a prestar declaración indagatoria el próximo lunes 13 de agosto en los Tribunales Federales de Comodoro Py.

Rocca y su familia son las personas más ricas de la Argentina, con un patrimonio de 9.700 millones de dólares, de acuerdo a la revista especializada Forbes.

 

“En la parrilla del fondo”

 

El chofer Oscar Centeno aseguró ante la Justicia que los cuadernos en los que registró los movimientos de dinero entre empresarios y exfuncionarios kirchneristas fueron quemados “en la parrilla del fondo” de su casa, en el partido bonaerense de Vicente López.

“Los quemé en la parrilla del fondo de mi casa” en la localidad de Olivos, manifestó el “arrepentido” en su declaración ante el juez federal Claudio Bonadio.

En su presentación en los Tribunales Federales de Comodoro Py, antes de recuperar su libertad e ingresar en el Sistema de Protección de Testigos, el exchofer del exfuncionario Roberto Baratta contó cómo destruyó los originales de los cuadernos en los que durante casi diez años registró los presuntos movimientos de bolsos y cajas con dinero entre empresarios y exmiembros del Gobierno, entre los que incluyó a los expresidentes Néstor y Cristina Kirchner.

Centeno había entregado los ocho cuadernos con anotaciones a un amigo, el sargento retirado de la Policía Federal Jorge Bacigalupo, en “en septiembre u octubre del año pasado”.

 

Entrega de los cuadernos

 

“Me dijo: ‘Por favor, guardame esto’. Le pregunté qué tenía adentro y me dijo que tenía anotaciones de lo que hacía en el Ministerio. Me los entregó por confianza”, contó el pasado viernes el exuniformado, quien luego se contactó con un periodista de La Nación para dárselos en enero de 2018.

Según Bacigalupo, el exchofer de Baratta comenzó a reclamarle la devolución de los cuadernos luego de que su expareja, Hilda Horovitz, lo denunciara ante la Justicia.

Pese a la presunta incineración de los escritos, tanto el juez federal Claudio Bonadio como el fiscal Carlos Stornelli no creen que sea necesario tener los originales para poder avanzar con la causa que tiene a exfuncionarios y empresarios detenidos y en la que están citados a prestar declaración indagatoria importantes personajes de la gestión anterior, incluida la expresidenta Cristina Kirchner. (NA)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario