Una empleada doméstica y tres cómplices, presos por un crimen

Están acusados de asfixiar, intentar descuartizar y luego quemar al empleador de la mujer en un departamento de la localidad bonaerense de Ezeiza, informaron fuentes policiales.

La empleada doméstica y dos de los detenidos por el macabro crimen.

El Eco

El caso comenzó a investigarse el 31 de diciembre último, aunque los arrestos se concretaron en las últimas horas del miércoles y las primeras de ayer en Ciudad Evita, partido bonaerense de La Matanza, y en la localidad balnearia de Las Toninas, donde se mantenía prófuga la empleada doméstica.

El crimen de Gustavo García Ibáñez (36) fue descubierto el último día de 2018 en un edificio ubicado en la calle Santiago Derqui 1162, del partido de Ezeiza, cuando personal de Bomberos y de la comisaría 1ra de ese distrito acudió ante un incendio que se registraba en un departamento del primer piso.

Según los voceros, allí descubrieron el cadáver en estado de descomposición de García Ibáñez (36), quien estaba boca abajo sobre una cama, con quemaduras en sus brazos y manos -atadas con cordones-, una cadena enroscada en el cuello y el rostro tapado con una bolsa.

A raíz de los testimonios de vecinos del lugar, los pesquisas establecieron que momentos después de iniciado el incendio, la inquilina del departamento, identificada por la policía como Aldana Díaz (18), se retiró junto a su expareja en una moto marca Honda, que luego se determinó que era propiedad de la víctima, precisaron las fuentes.

En los días posteriores, la investigación a cargo de Carlos Hassan, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Ezeiza, estableció que García Ibáñez había sufrido el robo de dinero proveniente de la venta de un vehículo y que comenzó a sospechar que Díaz -quien trabajaba como empleada doméstica en su domicilio- lo había “entregado” a los ladrones.

De acuerdo a la pesquisa policial, cuando se dirigió a la casa que alquilaba la joven para enfrentarla, fue abordado por ella y su ex, identificado como Enzo Fabián Domínguez (19), quienes lo mataron asfixiándolo con la ayuda de dos hermanos, Ignacio (22) y Leandro Areco (20).

 

Intentaron descuartizarlo

 

Siempre según las sospechas de los investigadores, los acusados intentaron descuartizar el cadáver para descartarlo y ocultar el hecho, pero tras días sin cometer su propósito decidieron prender fuego el departamento.

La Policía bonaerense efectuó cuatro allanamientos, el primero de ellos en el domicilio de la víctima, ubicado en la calle Belelli 1381, de la localidad de Banfield, donde halló documentación vinculada a la moto utilizada por la joven y su ex para escapar, además de varias bolsas de nylon similares a las que fueron empleadas para asfixiar a García Ibáñez, ropa manchada con sangre, dos cuchillas y varios caños cilíndricos.

Otros procedimientos fueron realizados en dos viviendas del municipio de Ciudad Evita, situadas en las calles Las Rosas 640, donde detuvieron a Domínguez, y en Las Amapolas 40, lugar en el que se encontraban los hermanos Areco, detallaron las fuentes.

Por último, tras establecer que Díaz se había escapado hacia la costa atlántica, el fiscal de Ezeiza ordenó un allanamiento en una casa ubicada en la Calle 9, al 375, de la localidad de Las Toninas, donde los policías locales capturaron a la joven.

El fiscal Hassan caratuló el expediente como “homicidio agravado y encubrimiento agravado” y dispuso las diligencias correspondientes para avanzar con la causa. (Télam)

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario