Uno de los falsos médicos seguirá libre

Un falso médico del Hospital municipal de Cañuelas, Felipe Nori Haggi Lacerda, seguirá en libertad hasta tanto no se presenten a la justicia los pacientes que fueron víctimas de mala praxis por parte del acusado.

El Dr. Hernan Carpio renunció al cargo de jefe de emergencias del nosocomio de Cañuelas.

El Eco

Por estas horas, según pudo saber NA de fuentes judiciales, la Fiscalía 1 de Cañuelas espera la presentación de las personas que se atendieron en el Hospital Ángel Marzetti con el estudiante de medicina y que está imputado por ahora solo por los delitos de “ejercicio ilegal de la medicina”, “usurpación de títulos y honores”, y “uso de documento público falso”.

“Si no se presentan víctimas, esta persona -Felipe Nori Haggi Lacerda- continuará en libertad porque todos los delitos de los que está acusado son excarcelables”, explicó una de las fuentes consultadas.

En tanto, el fiscal Roberto Berlingieri ordenó este viernes secuestrar los libros del hospital para determinar la cantidad de personas que atendió uno de los médicos falsos denunciados, mientras que la denuncia por la otra falsa médica tramita en la Fiscalía 2 de Cañuelas.

El joven acusado, según confirmaron desde de la Universidad de Morón a la fiscalía que lleva adelante la causa, no se recibió aún, sino que continúa rindiendo materias de la carrera de medicina en esa institución educativa.

La causa se encuentra ahora en el Juzgado de Garantías 8 de La Plata, con sede en Cañuelas, que deberá determinar si acepta como querellante en la causa a Joao Peixoto Dos Santos Neto, a quien Felipe Nori Haggi Lacerda le usurpó la identidad y el título de médico, y se presentó este jueves ante la justicia.

Héctor De Stéfano, el abogado de Dos Santos Neto, habló con el portal InfoCañuelas y contó que su cliente está “dolido y shockeado” al enterarse que su excompañero de carrera utilizó su nombre y número de matrícula.

“Estamos tratando de contenerlo porque toda esta exposición lo está afectando mucho. El vino con mucho entusiasmo desde Brasil para estudiar medicina. Jamás imaginó que iba a pasar por una situación así”, dijo De Stéfano.

Además, el letrado indicó que los jóvenes no eran amigos y que su cliente no participó de “ningún negocio espurio con Nori ni nunca tuvo contacto con ninguna institución de Cañuelas”.

 

El caso

 

La denuncia contra el falso médico comenzó a investigarse el pasado 11 de julio cuando la asesora legal del hospital se presentó ante la fiscalía por un requerimiento del intendente local.

Además, se presentaron también del Colegio de Médicos de Morón y una concejal de Cambiemos para acompañar la denuncia de la irregularidad de la atención médica en el hospital.

“Ayer -por el jueves- a Felipe Nori se lo iba a notificar de la imputación en un domicilio de Morón que dio su abogado pero no se lo pudo encontrar. Es el mismo domicilio que surge de la partida de matrimonio que también está adulterada”, señaló la fuente.

Y agregó que es muy importante para la causa que se presenten las víctimas de mala praxis y que la fiscalía ahora va a empezar a llamar a las personas que figuran en la lista de pacientes que fueron atendidas en el nosocomio desde que el imputado se desempeñó en el lugar.

El 2 de julio, antes de que la justicia comenzara a investigar, la administradora del hospital realizó una presentación ante el intendente Gustavo Arrieta, que fue difundida en los medios locales, y en la que se hizo referencia a qué la institución empezó a dudar de la identidad del supuesto médico desde el momento en el que se casó con un policía ya que en las fotos de la fiesta subidas a las redes sociales aparecía el nombre de Felipe y no Joao.

El joven brasileño se casó el pasado 5 de abril con Leandro Acevedo, un efectivo de la Policía de Ciudad que fue separado de su cargo al quedar sospechado de ayudar a su marido en la falsificación de la documentación presentada en el hospital para ejercer.

 

Sin denuncias

 

El portal El Ciudadano de Cañuelas, que fue uno de los primeros en publicar el tema, dio a conocer dos casos de personas presuntamente atendidas por Nori que aún no presentaron demandas ante la justicia por mala praxis, lo que impide a la justicia formular cargos por delitos que no son excarcelables.

Unos de los casos es el de la familia de Juan Ignacio López, de 16 años, quien fue a consultar por fuertes dolores abdominales, y Nori hizo que le pusieran suero y que vuelva a su casa.

Al día siguiente, el padre lo llevó a una clínica de Monte Grande donde le detectaron una pancreatitis.

El otro caso es el de un hombre que fue con un fuerte dolor en el pecho, al que Nori le diagnosticó dolor muscular y lo envió a la casa con la indicación de tomar analgésicos.

Horas más tarde, su familia lo llevó al Hospital de Lobos, donde le diagnosticaron un infarto en proceso y pudo ser atendido a tiempo.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario