Necrológicas

ERNESTO RAUL LARSEN
El 13 de enero pasado se produjo el fallecimiento de Ernesto Raúl Larsen, una querida y respetada persona de trabajo.
Nacido en Tandil el 25 de febrero de 1930, en la etapa de su niñez y juventud trabajó en el campo.
Luego se radicó en la ciudad y trabajó en casa Bang, haciendo reparaciones durante 16 años.
Luego, al cerrar, abrió el taller en su casa de Suipacha 73, logrando ganarse una buena clientela, producto de su esfuerzo, conocimiento y honradez.
Casado con Gladys Scafoglio de Larsen (Beba), tuvo dos hijos Ernesto Javier (f) y Ana Cristina. Luego llegarían sus hijos políticos y los cuatro nietos -Mariano, Bernardo, Bianca y Amanda-, con los que compartió buenos momentos.
Ernesto Raúl Larsen enfermó y tuvo una larga dolencia que lo postró, hasta su fallecimiento el 13 del corriente.
Hoy su familia recibe el afecto y el acompañamiento de sus seres queridos.

Dedicatoria

“Te fuiste a los 87 años, después de una larga dolencia.
Viejito: me despido de vos después de 55 años de estar juntos. La vida, a la vejez fue muy dura y triste. Fuera de tu casa, yo te acompañé casi cinco años.
Viejito: fuiste trabajador, honesto, buen padre y esposo. Va todo mi cariño en esta despedida.
Hoy estás en paz y descansás al lado de tus padres y hermano en el terrenito que habías comprado para vos, en el cual también te voy a acompañar. También lo hará Ernestito, hijo querido que se fue hace más de un año y vos no te enteraste.
Chau Viejito. Esperame pronto.
Tu esposa Beba”.

JOSE ALFREDO LAPERA “PEPE”
A los 68 años edad, el domingo 14, en la ciudad de Santa Rosa (La Pampa), falleció el pediatra José Alfredo “Pepe” Lapera.
A lo largo de su extensa carrera como médico atendió a miles de niños y niñas de la capital provincial y zonas aledañas, en tanto que sus restos fueron inhumados en el cementerio de la mencionada ciudad.
Nacido en Tandil, fue uno de los médicos que llegó a Santa Rosa a mediados de los ’70, cuando se ponía en marcha en La Pampa el Servicio Provincial de Salud.
José Alfredo Lapera era el único que quedaba de aquellos médicos que participaron de un programa que, todavía hoy, es recordado como altamente calificado.
El deceso de Lapera, conocido por sus pacientes como el ‘doctor Pepe’, generó un gran pesar en la comunidad santarroseña por el aprecio que supo generar.
Hizo su carrera universitaria y se recibió en 1973. Recordaba que “promediando la carrera me puse a trabajar: primero limpiando pisos en el Ministerio de Educación, y después en el mismo lugar como administrativo”.
Una vez con el título bajo el brazo llegó el tiempo de hacer la residencia, y dos alternativas se presentaban para eso: Salta o La Pampa. “Había que rendir en el Consejo Nacional de Residencias Médicas, y éramos 250 para 52 cupos en todo el país”.
Llegó a Santa Rosa el 1 de junio de 1974 e hizo la residencia en el Lucio Molas. A poco de llegar conoció a Marta Susana, fonoaudióloga, con la que se casaría al poco tiempo. Después llegaron los hijos, Luciano, Constanza y Juan Manuel. Lapera tenía un hermano menor, Daniel Ricardo, desaparecido en 1976.
Lapera fue testigo y protagonista de un hecho inédito en la Salud Pública: la implementación del Sistema Provincial de Salud, que preveía que los médicos ingresaban por concurso y trabajaban full time.
Fue jefe de Neonatología desde 1979 al 2000. En lo privado, además de atender su consultorio desde 1977, participó de la puesta en marcha de la Clínica Santa Ana a mediados de los ’80. “Allí hicimos 12.000 partos”, memoraba.
Su partida ha causado un gran dolor también en la ciudad de Tandil, donde lo recuerdan con cariño sus queridos compañeros de “La Gloriosa 66”.

IVAN CESAR GIRI
El 15 de enero pasado se produjo el fallecimiento de Iván César Giri, quien contaba con 79 años de edad.
Nacido en Pigüé, el 22 de marzo de 1938, llegó a Tandil siendo niño junto a su padre y a su hermano, ya fallecido.
A poco de contraer enlace con Marta Gastaldi, el matrimonio se hizo cargo de la céntrica florería Rose Marie. Durante más de cuatro décadas estuvieron al frente del local que estaba ubicado en Rodríguez al 700.
El compromiso y la demanda que implicaba el rubro no fue obstáculo para que la familia creciera con la llegada de Mariana Inés, Gustavo Enrique y Marcela Inés, los tres hijos a los que tanto amó Iván César Giri.
Con el tiempo vinieron su hijo político Carlos, y los cuatro nietos: Sofía Catalina, Guadalupe, Agustín y Gonzalo, y el bisnieto Santino.
Iván César Giri era una persona muy querible, con múltiples amistades que disfrutaban su pasión que lo llevó a convertirse en un excelente parrillero. Además, supo ser habitué jugador de paleta en el club Hípico.
Su esposa lo define como una gran persona, muy buen compañero y muy familiero. Disfrutaba mucho de viajar con sus seres queridos.
El último tiempo debió afrontar una larga enfermedad, haciéndolo con entereza.

BERNABE P. BALLESTEROS (EL BEBE)
El 17 de enero, a pocos días de cumplir 95 años nos dejó Bernabé P. Ballesteros, el Bebe, como fue conocido desde siempre.
Tuvo una larga trayectoria comercial que compartió con su hermano Beto (f) en la Gomería Ballesteros Hermanos, desde su padre.
Nació y desarrolló su vida en Tandil, donde cosechó innumerables amigos en todos los ámbitos.

Dedicatoria

“Una vida larga y plena. Solo dejaste buenos recuerdos en todos los que se cruzaron en ella. Nunca nadie nos habló mal, solo anécdotas graciosas y típicas de tantas generaciones pasadas.
Siempre protector de sus hermanos, de su familia, amigo de sus amigos, comerciante honesto, padre riguroso, escaso en halagos, pero afectuoso a su manera.
Esposo y compañero por 70 años de Armonía, que te había dejado desorientado tras su partida.
Fuiste lo más parecido a un padre que tuvieron tus nietos, estabas orgulloso de ellos y de tu primera bisnieta.
Tus hijos Eduardo y Viviana; tus nietos Octavio y Carla; tu hijo político Juan Pablo y tu bisnieta Isabella y todos los sobrinos nietos, amigos y conocidos que siempre te vamos a recordar. Te queremos y siempre seguirás presente en nuestros pensamientos, que es la verdadera eternidad”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil