Necrológicas

NELLY ELBA LARRAMENDI DE FERRARI
Mensaje al Cielo a nuestra adorada abuela “Beba” Nelly Larramendi de 86 años.
Naciste con la primavera en la piel y el brillo en la mirada que nos acompañó en cada paso. Era un sábado 7 de diciembre de 1931 cuando reíste por primera vez. Fueron 31.776 días de vida, vida linda como vos, vida sana y simple como tus deseos.
El lunes 5 de febrero te convertiste en estrella. Siempre fuiste guía, hogar y sabiduría. En el jardín de malvones, aromos y agapanthus dejaste el aroma, tus hermosas fresias amarillas que le regalábamos a las maestras, en la torta de 80 golpes, los ñoquis a la romana y los buñuelos el sabor, en cada puntada tu amor, en los crucigramas y las fechas especiales tu exquisita memoria, en las mañanas las ganas de compartir un mate, en el camino quedaron tus huellas, tus enseñanzas y tu dulzura, el 10 de enero cumplieron las Bodas de Diamante (¡diamante como vos!), 67 años de novios con el abuelo Cacho. Tres generaciones vibraron tu luz.
Fuiste nuestra risa a carcajadas, nuestra compinche y nuestra ternura. ¡Te vamos a extrañar mil abuela Beba!
¡Vamos a seguir cantándote bingo a la vida! ¡Gracias por tanto! ¡Placer de disfrutarte toda nuestra vida! ¡Gracias vida! ¡Somos tus fans siempre!
Cacho, tu amor, Liliana y Cachi tus hijos, Laura, Manuel, Josefina, Soledad, Martina, Sofía y Luciano tus nietos, Alondra y Antonia tus bisnietas, Fabián y Sabrina y toda tu familia política, Yuya y Pepa tus amigas y el barrio entero te decimos gracias por regalarnos tu tiempo.
¡Amor eterno!

LUCA SANTINO VAZQUEZ
El 18 de octubre de 2014, nacía Luca Santino Vázquez.
Con él, trajo luz, alegría y música a la vida de mamá, papá, abuelas, de las tías y de todo aquel que lo conocía. Con él aprendimos a cantar, bailar, actuar y sobre todo a reírnos en cada momento.
Siempre te vamos a recordar bailando en pañales, cantando los Pimpinelas y “Ey dj”, durmiendo la siesta con la Lela, piropeador como ninguno, ¡fotogénico desde los primeros meses con esa sonrisa gigante! ¡Demasiado maravilloso para estar en este mundo!
El martes 13 de febrero de 2018 te nos adelantaste para marcharte. Te despedimos con lágrimas en los ojos, pero te recordaremos con una sonrisa en el corazón por siempre. Con tu partida aprenderemos a abrazar al dolor y amar tu recuerdo.
Mamá, papá, Lela, padrino, madrina, tías, abuelos paternos, tus hermanos y hermana, amigos, maestras de jardín, y todos los que te fueron a despedir.

JULIO CESAR CORTE
Julio César Corte nació en Lobería, donde pasó parte de su vida, para luego radicarse en Tandil y formar una hermosa familia junto a Gladys, su compañera. Supo disfrutar del cariño de sus cuatro hijos Luis, Mariana, Julieta y Josefina, quienes lamentan esta pérdida que los desacomodó y entristeció en la madrugada del pasado 13 de febrero que resultó por demás inesperada. Tus hijos te extrañamos. Papá, nos hacías mucha falta. Hasta siempre, tu recuerdo está en nosotros y nos acompaña en la casa y en tu negocio. Como siempre estás presente. Gracias papá por todo, por darnos tanto.

Dedicatoria

“Querido hermano mío: Todavía siento angustia al ver tu foto y no puedo contener las lágrimas al escuchar que alguien pregunta ¿cómo qué se fue Julio?, ¿cómo pasó?, ¿por qué?, y no sé qué pasó.
Te fuiste antes de todo lo que nos faltaba compartir y tantas cosas más, que solo mi corazón saben.
Esa noche justo en el momento de tu partida, justo a esa hora me senté en la cama y un frío húmedo corrió por todo mi cuerpo. Pensé ‘qué me está pasando’, para confirmarlo media hora más tarde cuando recibí la llamada. Hermano, habías partido. Toda mi infancia vino a mi recuerdo y el dolor porque ya te habías ido para siempre. En nuestros corazones seguirás estando.
Tu hermana María Cristina Corte”.

MIGUEL ANGEL OLMEDO
El pasado 11 de febrero partió rumbo a la casa del Señor, Miguel Angel Olmedo, a la edad de 77 años. En su paso por la vida terrenal supo ganarse el afecto y el respeto de quienes lo conocieron, pero principalmente logró el amor infinito de su familia que lamenta su desaparición física, quienes lo recuerdan con estas sentidas palabras.
Viejo querido, tu familia y amigos te recordaremos como un padre, un abuelo y un compañero ejemplar.
Un apasionado por la pesca y tu trabajo el de alambrador. ¡Que en paz descanses! Te amamos, tu esposa, nietos y bisnietos.

JUAN CARLOS VALBUENA
El pasado 15 de febrero falleció en nuestra ciudad Juan Carlos Valbuena, más conocido como “Chample” o “El Menchu”. Nacido en Tandil un 27 de febrero de 1925 en los campos de Ramón I Montiel de Santamarina donde creció y junto a sus padres y hermanos haciendo tambo y trabajando en el campo.
Amaba los caballos, las domas y fue un muy buen soguero, le encantaba trabajar en soga.
Siguió durante varios años junto a su hermano Raúl en el mismo campo, hasta que ya de grande un día decidió venirse a la ciudad. Allí conoció a Josefina Zabala, su compañera de vida, permaneciendo juntos 41 años.
Comenzó a trabajar en grandes tiendas Aduriz como ordenanza hasta que un accidente en su empleo lo obligó a retirarse.
Pero él con su buen humor, siempre contento y enérgico, decidió salir a cortar césped ganándose la confianza de muchas familias y personas de bien. Muy querido por todos los niños, siempre para cada ocasión tenía una palabra de bondad, un recitado. No decía que no a nadie. Su don siempre fue ayudar a los demás, si tenía él, tenían todos.
¿Quién no lo conoció? En su rancho El Renegado tenía todas sus sogas y sus herramientas para trabajar, sus cañas que le gustaba tomarse un traguito todas las mañanas. Los últimos años los transcurrió junto a su hermano Raúl, con quien disfrutaba de grandes charlas recordando sus anécdotas de hombres de campo. Hasta el mismo día que partió a su morada final decía que se iba a comer un asadito.
Pero la vida quiso que partiera antes del 27, día en que hubiese cumplido 93 años. Un gran ejemplo de vida para todos que lo despedimos con un gran aplauso y un hasta siempre “Champlito” querido. Que en paz descanse.

EDGARDO NORBERTO LAGO
Edgardito, como te decía a diario, mi compañero y amor de tantos años, quiero decirte que te llevo conmigo donde voy y donde me encuentre. Estoy en paz como lo estás tú descansando tranquilo.
Luchamos hasta lo último, toda la familia unida en las buenas y en las malas. Me dejaste el tesoro más grande que pueda tener que son nuestros cuatro hijos y lo que vino con ellos, los ocho nietos que tanta alegría trajeron.
Te llevaremos con nosotros papá, para siempre.

JORGELINA IRENE BARRAGAN DE GARCIA
Días atrás se fue de este mundo Jorgelina Irene Barragán de García, una vecina de la ciudad donde toda su vida la disfrutó en el barrio Villa Gaucho, sitio en donde era muy querida, respetada y que al igual que su familia, los amigos extrañan su presencia.
Nació el 11 de abril de 1946, creció, se enamoró y formó una familia. Fruto de ese intenso amor tuvo tres hijos: Norberto, Oscar y Jorgelina quienes la recuerdan de la siguiente manera.
“Mamita, la venías peleando re bien y ya casi le ganabas a esta cruel enfermedad. La llevabas bien y por culpa de una medicación mal dada te nos fuiste. La luchaste siempre.
Sentimos una gran tristeza al no tenerte con nosotros. Qué falta nos hacés. Te amamos mamita y siempre estarás en nuestros corazones que somos muchos: Norberto, Oscar y Jorgelina tus hijos, nietos, Teresa, Beba, Coca, Ernesto y Nicanor tus hermanos, amigos y demás familiares”.

LUCIA MATILDE DARDALLO DE BERISSO
Algunas personas nos dejan pero no por ello las olvidamos, siempre las tenemos presentes en nuestro corazón y mente. Sabemos que es triste aceptar la partida de una persona a quien en vida hemos amado, compartido y mucho más pero recordemos que fue una decisión de Dios y debemos aceptarla y resignarnos ante esta pérdida. Se dice que todos venimos a este mundo a cumplir una misión para luego retornar al lado del Señor; al parecer ella ya la había cumplido y por eso no está más con nosotros. Recordémosla con aquella sonrisa que siempre llevaba y con esa alegría que la caracterizaba.
Lucía Matilde Dardallo nació en Gualeguay en 1926, lugar donde pasó gran parte de sus 91 años. Formó una hermosa familia junto a Víctor Berisso con quien tuvo dos hijos Ana y Víctor, a los que cuidaron, educaron y les trasmitieron los valores de la vida.
Fue un ama de casa de ejemplar dedicándose de lleno a sus hijos y seres queridos, pero también en sus tiempos libres realizó muchas actividades como artesanías, costura, peluquería y pintura entre otras cosas.
Con su hija Ana llegó hace un tiempo a Tandil donde recibió el cariño, cuidado y amor que ella misma había enseñado a que practicaran con los demás. Sus nueve nietos y siete bisnietos lamentan profundamente su deceso y la recuerdan con mucho amor. Siempre te recordaremos con mucho cariño.

ANTONIA GARCIA DE DEL CARLO
“Te llevo en mi alma. Ese día me quedé pensando que algunas personas jamás nos dejan, nunca se van por completo, aunque ya no estén. Su ausencia queda, su voz se escucha, las sentimos sonreír. Algunas personas jamás nos dejan. Son eternas. (Claudio María Domínguez)”.
Antonia, eterna en los corazones de tus hijos Alicia, Alfredo e hijo político Pedro. Tus nietos, bisnietos, hermanos, sobrinos y todo aquel que formó parte de tu vida. Solidaria, siempre presente para quien lo necesitara.
Nos quedamos con el aroma de tu comida casera, tus mates calentitos, tus chocolates, tus mimos expresados en mil maneras. Somos muy afortunados de haberte tenido en nuestras vidas, sembraste la mejor semilla en cada uno.
“Lo que se recuerda siempre vive”. Desde el 7 de febrero tenemos tu guía y cuidados desde lo más alto. Te vamos a extrañar tanto viejita. No habrá lágrimas de tristeza, solo bellos recuerdos y sonrisas cómplices. Te adoramos por siempre. ¡Gracias por tanto!

MARIA MASIELLO DE CARBONARO
El pasado 18 de febrero, a los 91 años de edad, falleció en Tandil la señora María Masiello de Carbonaro, más conocida como “Marieta”.
Nació en un pueblo al sur de Italia llamado Cassano delle Murge, provincia de Bari, el día 26 de diciembre de 1926. Desde muy chica trabajó en la panadería de sus padres, además de ayudar a todos sus hermanos en épocas muy difíciles… la Segunda Guerra Mundial.
Allí en su pueblo conoció a su gran amor José Carbonaro, que se mantuvo inalterable a lo largo de su vida. En el año 1949 José vino a la Argentina donde trabajó en la carpintería de Agostini y Binelli, y luego se desempeñó como profesor de carpintería en la EET 2 de la ciudad de Tandil. Durante tres años fue juntando dinero para poder pagarle el pasaje en barco a su amor, Marieta, que en el año 1952 finalmente llegó a la Argentina.
Marieta y José se casaron en Buenos Aires, y pronto se radicaron en Tandil donde encontraron su lugar en el mundo, y nunca regresaron a su país de origen. Fruto de ese amor nació Nicolás que se desempeñó como profesor de educación física durante años.
Marieta fue una mujer con gran fortaleza y muy querida. Pasó muchos años de su vida cuidando y protegiendo a su esposo José, su hijo Nico, su nuera Elena, sus nietos Romina, Guillermina, Bernardo y su bisnieto Milo. Además, tuvo las puertas abiertas para todos los que tuvieran la suerte de conocerla.

Dedicatoria

“Mamá: Yo sé que desde el cielo nos estarás protegiendo y abrazando, dándonos tu amor sin pedir nada a cambio. ¡Gracias Ma!, fuiste una gran mujer, hoy sos mi ángel de la guarda y el de toda la familia”.
“Abuela: gracias por todo el camino recorrido al lado nuestro. Agradecemos a la vida haberte tenido. Ejemplo de amor y fortaleza. Estarás con nosotros siempre eternamente. Tu amor dejará huellas en nuestros corazones para siempre. Te amamos. Tus nietos Romina, Guillermina y Bernardo”.

JORGE PENDAS (CHONCHA)
Nacido el 7 de marzo del año 1952 en nuestra ciudad. Hijo de doña Cornelia Evarista Casado y don Adolfo Pendás.
Desde chico dedicó su vida al deporte destacándose en el futbol, hasta sus últimos años.
Siendo muy joven contrajo matrimonio con la señora Susana Sayar con la cual tuvo dos hijas, Natalia y Valeria. Las cuales le dieron tres nietos, Jazmín, Martina y Valentino.
No solo fue apreciado en el fútbol, sino también por sus compañeros de distintos trabajos.
Papá, en estos días extrañamos tu presencia, te recordaremos siempre por tu forma de ver la vida, tus bromas, chistes y alegrías.
Gracias por tus enseñanzas y momentos compartidos por siempre en nuestros corazones, tus hijas Natalia y Valeria.

ELIDA IRIGARAY
La promoción 1957 maestras egresadas de la Escuela Normal Nacional ha sufrido la pérdida de Cecilia y Elida y queremos recordarlas como muy buenas compañeras durante los años de estudiantes. Luego la vida nos las mostró como excelentes personas, trabajadoras, buenas esposas, buenas madres y amigas.
Hoy Dios ha de tener un lugar privilegiado para ellas y nosotras oramos para que así sea. Siempre las recordaremos.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario