fbpx Necrológicas – El Eco

Necrológicas

V CARLOS DANIEL BUCCI

El 27 de diciembre pasado falleció Carlos Daniel Bucci y causó un gran dolor entre sus familiares, amigos y conocidos.

Nació en Tandil el 11 de mayo de 1956, hijo de Olga y Carlos, hermano de Oscar, María y Mario.

Cuando tenía 2 años, sus papás se mudaron a una estancia cercana llamada San Simón, donde vivió 15 años, retornando luego con toda su familia a esta ciudad.

De adolescente, comenzó a jugar al fútbol en el club del barrio, logrando el ascenso tan esperado en Moreno y Arana y club Huracán.

Por esos años conoció a quien sería su compañera de vida, Marta, con quien se casó y tuvieron cuatro hijos: Daniela, Adrián, Diego y Cristian.

Allá por 1981, decidieron buscar nuevos rumbos laborales y se radicaron en Río Gallegos, ciudad que adoptó a Daniel, ofreciéndole trabajo y amistades que se mantuvieron hasta la actualidad.

Siempre se dedicó a la pintura de obra y, con el paso del tiempo, se especializó en pintura de altura.

Si bien Río Gallegos le permitió crecer y consolidar su oficio, añoraba mucho Tandil, a su familia primera y pensando en sus hijos, en su futuro, decidió volver a esta ciudad en 1997.

Siguiendo su instinto y su amor por el fútbol, vio en Tandil una tentadora vidriera para sus hijos Diego y Cristian que, aún siendo muy chicos, ya se destacaban futbolísticamente, por lo que comenzaron a jugar en Ferrocarril Sud, siempre apoyados y cuidados por Daniel.

“La verdad es que mi papá no se equivocó: mis hermanos en pocos años ya estaban jugando, convirtiendo el fútbol en su profesión, obteniendo importantes logros y reconocimientos, que mi papá con muchísimo orgullo llevaba”, expresó su hija Daniela.

En Tandil, Carlos siguió desarrollando su oficio. Mano a mano y a la par de su segundo hijo Adrián, pintaron muchísimos edificios y casas. Hasta que la enfermedad se hizo presente, lo fue apagando de a poco y con él, a toda la familia.

“Pero vos papá, nos enseñaste que siempre se sigue, aún estando tristes. ¡Con una sonrisa, se sigue! Hoy que te fuiste, tus hijos tenemos algo que decirte y agradecerte.

Adrián: Compartimos 20 años trabajando juntos y siempre fue con alegría, aún cuando las cosas no iban bien. Tengo los mejores recuerdos tuyos, viejo. Y sé que voy a extrañarte demasiado.

Diego: Me enseñaste con hechos el significado de la perseverancia, respeto, incondicionalidad, esfuerzo y amor por los hijos. Desde el comienzo de tu enfermedad me he propuesto honrarte aún en la distancia, en la ciudad de turno. Cada día lejos tuyo tenía que valer la pena y creeme que dio sus frutos y así seguirá. Estas en mí cuando juego con mis hijas o hago el asado tal cual me enseñaste, así que viejo, me seguís acompañando. Te amo.

Daniela: Papá querido. Siempre me acompañaste con muchísimo amor. Estabas para lo que necesitaba, alegre y divertido. Con mamá supieron ser tan compañeros, 42 años caminando juntos, contra todo, defendiendo su nido y siempre entre los dos, buscando lo mejor para sus hijos. En mi caso, papá, te seguiré encontrando en lo cotidiano, en la cancha firme con tu radio en el oído y la bolsa de caramelos, en los asados en el fondo de tu casa, bajo tus árboles. Gracias por tu amor infinito.

Te amamos todos los que formamos tu familia, tu esposa Marta, tus hijos Daniela, Adrián, Diego y Cristian; tus hijos políticos Rodrigo, Laura, Eugenia y Claudia. Tus amados nietos: Nahuel, Sofía, Fiamma, Franco, Fermín, Isabella, Eva, Alma, Luz, Milagros y Clara”.

V OSCAR ARMANDO BERTAÑÁN

En Mar del Plata, el 21 de diciembre pasado, cuando tenía 66 años, se apagó la vida de Oscar Armando Bertañán.

Nació en el pueblo de Salcipuedes, Córdoba, el 13 de abril de 1952, y era hijo de Mercedes Urquía y Julio Bertañán. Fue parte de la Fuerza Aérea Argentina desde los 18 años y tuvo, por más de 30 años, otro trabajo paralelo en horario nocturno, como vigilancia en un edificio.

Después de toda una vida de trabajo, jubilado hacía un año, les dedicó todo su tiempo a sus hijos, a consentir a sus nietos, a hermosas reuniones con sus amigos de Mar del Pata y Tandil, y almuerzos con su familia de Villa Gesell.

Sus hijos María A., Pablo O., Martin I. y Julio A. Bertañán; sus hijos del corazón Karina, Diego y Gustavo; su compañera de vida Alicia A. Mansilla; sus amados nietos Santiago, Benjamín, Agustín, Valentín, Leandro y Tomás; sus hijos políticos Leticia, Luciana, Ezequiel y Gustavo; amigos, compañeros y familia acompañan el dolor que causó su fallecimiento.

 

Dedicatoria:

“No alcanzan las palabras para decir todo lo que sentimos por tu partida.

Fuiste un padre ejemplar y dedicaste tu vida entera al bienestar de tus hijos, de mamá y de tus seis nietos.

Hombre de honor, auténtico, honesto, artillero de vocación.

Nos llenaste de enseñanzas y tu voz, tu mirada, tus anécdotas y tus recuerdos más bellos quedarán grabados en cada uno de los que tuvimos el honor de compartir la vida con vos.

Descansa en paz papi, cumpliste tu deber más de lo que te imaginás.

¡Hasta volvernos a ver!

¡Te amamos!”.

V ZENÓN ZURITA

A los 78 años, el 25 de diciembre pasado, murió Zenón Zurita. Era oriundo de Lobería, pero de muy chico se instaló en esta ciudad y se dedicó, toda su vida, a ser camionero.

Como padre fue el mejor del mundo, aquel que conocía tan bien a sus hijos que aún sabiendo lo que querían oír, elegía siempre decir lo que necesitabas escuchar.

Por eso hoy lo echan tanto de menos, porque “aunque no estés a nuestro lado, estás en nuestros pensamientos.

El amor de padre es el impulso que le permite al ser humano luchar hasta lo imposible, eso nos enseñaste vos, viejo.

Dejaste a una familia frondosa en la que tu huella permanecerá, no como signo de propiedad sino como marcas de amor, invisibles y evidentes.

Te quisimos siempre como eras, viejo loco y porfiado, de corazón grande, dispuesto a ayudar y siempre presente en tu familia y preocupándote por tu viejita querida…

Vejito, tu familia te extraña, y siempre vas a estar en nuestros corazones. Te amamos profundamente. Tus hijos Doris, Sergio y Susana, tu vieja, nietos, hijos políticos, familiares y amigos”.

V ABELARDO ELIO FERNÁNDEZ

El 24 de diciembre, en vísperas de Navidad, partió de este mundo Abelardo Elio Fernández.

“El Negro”, como le decían, vivió toda su vida en Villa Aguirre. Fue al Jardín de Infantes 902, a la Escuela 47 y a la de Villa Alduncin. Empezó a trabajar desde muy temprana edad, para ayudar a su familia.

A los 15 años fue empleado por Ladrillería Tandil (empresa que lindaba con su vivienda). Con esa firma empezó a viajar para realizar trabajos de fumistería en distintos lugares como Barker, Olavarría, Azul, Zapala, San Juan y muchos más. En esas ciudades que visitó, cosechó muchas amistades. En épocas en donde el trabajo disminuía en la fábrica, salía a realizar cualquier tipo de trabajo, incluso viajó a La Pampa con la familia Ruiz para trabajar en la miel.

Dejó de trabajar definitivamente en la empresa a los 42 años y allí comenzó un oficio nuevo, el de gasista, aunque no dejo la albañilería, electricidad, carpintería, cerrajería, trabajos en general.

Abelardo también sabía de mecánica, y más de una vez salió del paso “atando con alambre” alguna pieza del auto o camioneta y siguió viaje.  El Renolito y la Expres siempre estaban cargados de herramientas,  “por si acaso” algo se presentaba.

“Pa, tu vida fue muy corta, pero laboralmente muy larga. Formaste una familia desde muy joven, perdiste a Dami, tu hijo mayor, hace unos años, un golpe que no pudiste superar. Lograste viajar por toda la Ruta 40, ¡uno de tus sueños! Te cansaste de ‘gastar’ y hacer ‘bromas’ a todos los que te rodeábamos (era tu caballito de batalla en todas las reuniones). Dos cosas que te acompañaron hasta el último día de vida: las bromas y el cigarrillo. A mediados del 2017 te detectaron cáncer de pulmón, otro golpe que no pudiste superar, aunque le diste batalla. Dijiste que te ibas tranquilo porque Carli y Santi eran excelentes hijos y que tenían herramientas para defenderse en la vida. ¡Descansa tranquilo! Te amamos. Carli, Santi y tu esposa”.

V ANABELLA YAMILE GHEZZI

 

El 22 de diciembre pasado, a los 41 años, falleció Anabella Yamile Ghezzi, causando profundo dolor entre sus familiares y amigos.

Su esposo José Pilatti la recordó con estas palabras.

“La vida de Anita fue hermosa. Tuvo una niñez feliz, junto a su hermana Verónica y a sus padres Oscar y Zulma, llena de juegos, amor y muchos viajes en familia. Muchas de las amistades que cosechó durante su adolescencia las conservó por siempre. Terminada la secundaria, comenzó a trabajar, y así, siendo responsable, dedicada e inteligente, llegó a ocupar un alto cargo en una conocida empresa de Tandil.

Según me contó, tuvo varios novios y amoríos. Como a todos nos ha pasado, ella disfrutó y sufrió por amor. Y por esas cosas locas de la vida, la conocí en un momento en el que estaba yo medio perdido, sin amor, me iba mal en la facultad y tenía un trabajo que odiaba. Y ella creo que estaba igual que yo. Surgió el amor, la complicidad, el compañerismo y planeamos un futuro juntos, hasta planeamos en qué momento del año traer otra vida al mundo. Viajamos, disfrutamos, nos amamos, proyectamos, siempre poniendo mucho esfuerzo, siempre juntos.

Luego del primer cumpleaños de nuestra hija nos enteramos que ella tenía cáncer de mama y que era muy agresivo. La operaron y un par de meses después, comenzó el tratamiento oncológico. Siempre juntos, siempre luchando de la mano, en medio de la adversidad. Ella se acercó a la Virgen María y comenzó a viajar en peregrinaciones a Salta. Yo era ateo y no creía las cosas que Anabella me contaba. Ella pronto pasó a ser coordinadora, junto a un grupo de laicos que organizaba viajes al Cerro de la Virgen de Salta. Me convenció de viajar junto a ella y luego de estar en el Cerro de la Virgen, descubrí que María y Jesús existen realmente, descubrí que la Biblia está llena de sabiduría y mi vida tuvo un antes y un después. Juntos viajamos muchas veces a Salta.

Con el tiempo nos casamos y fue hermoso. En medio de la oscuridad que trae una enfermedad tan terrible como el cáncer, apareció la Virgen María y Jesucristo y vivimos momentos hermosos, nos rodeamos de gente maravillosa y, a pesar de todo, fuimos felices junto a nuestra hija.

A principios del 2018 nos enteramos que el cáncer había vuelto y que era muy agresivo. Nuevamente Anabella hizo un tratamiento oncológico, seguimos viajando, seguimos luchando, siempre juntos, haciendo lo imposible por disfrutar cada día. Falleció el 22 de diciembre, días antes de Navidad, días antes del día que celebramos el nacimiento de Jesús, nuestro salvador, el Hijo de Dios que vino a la tierra para morir por nosotros y abrirnos el camino al cielo, a la vida eterna. Yo sé que Anabella está en el cielo, junto a María y Jesús, y eso es lo que le dije a nuestra hija: ‘Mamá está en el cielo, en una estrellita y desde ahí nos va a cuidar por siempre’”.

 

 

RELLENO

Cirujanos dieron recomendaciones para actuar

frente a los accidentes frecuentes en verano

 

La Asociación Argentina de Cirugía brindó consejos sobre cómo reaccionar ante incidentes de tránsito, quemaduras, intoxicaciones, golpes y accidentes por inmersión, teniendo en cuenta las cosas que ayudarán a resolver el inconveniente y las que no.

 

 

Con la llegada de las vacaciones y el tiempo libre algunas veces pueden ocurrir imprevistos. Es decir, distintos tipos de accidentes, únicos o múltiples y de gravedad variable que involucren tanto a adultos como a niños. Según la Asociación Argentina de Cirugía es importante estar alertas para minimizar las posibilidades de ocurrencia, pero en caso que sucedan será fundamental estar preparados y contar con algunos conocimientos básicos para saber cómo actuar ante los mismos.

Es importante saber qué hacer ante los accidentes, pero aún más importante es saber qué no hacer.

Tránsito

En la prevención será crucial el correcto mantenimiento del medio de transporte, respetando las habilitaciones y verificaciones técnicas según corresponda.

También, contar con los elementos de sujeción y seguridad obligatorios para los pasajeros según su edad y tipo de vehículo (cinturones, cascos, sillas, booster). Es importante no transportar elementos contundentes sueltos en el habitáculo del vehículo, dado que en caso de accidentes pueden impactar contra los ocupantes.

Respetar las normas de tránsito (velocidades máximas y mínimas, adelantamientos), tomar los recaudos para no conducir con sueño y no usar el celular mientras se conduce, al hacerlo se aumenta en un 70 por ciento la posibilidad de tener un accidente vial y ese porcentaje se incrementa mientras más rápido circulen.

Es necesario que haya acceso a los servicios de salud en las cercanías del lugar de vacaciones y es recomendable contar con algún seguro de salud en el caso de viajar al exterior.

Es conveniente contar con un botiquín básico de primeros auxilios, conteniendo algún antiséptico (iodo povidona, tiomersal, agua oxigenada, etcétera), vendas, apósitos, tela adhesiva y algunos medicamentos básicos (analgésicos, antipiréticos, antialérgicos).

En caso de accidentes

En heridas leves: lavar, desinfectar y cubrir la herida.

En heridas de mayor importancia, primero tratar de frenar la hemorragia (compresión manual de herida y elevar el miembro afectado). Si la persona no está entrenada, evitar el uso de torniquetes.

En caso de fracturas: inmovilizar la zona. Si no se está entrenado, no tratar de reducir la fractura. Si la fractura es expuesta, cubrir e inmovilizar. En todos los casos, comunicar inmediatamente al servicio de emergencias.

Accidentes en el lugar de vacaciones

Los accidentes más frecuentes que pueden ocurrir son traumatismos (golpes), heridas cortantes y raspones, cuerpos extraños en los ojos, quemaduras de sol, intoxicaciones alimentarias y picaduras de insectos.

Con la proximidad de las vacaciones estivales, merece una mención especial el tema de las quemaduras. Las más superficiales, tipo A o de primer grado son las más frecuentes. Se manifiestan por el dolor y enrojecimiento en la zona afectada. Son las típicas quemaduras de exposición al sol o por contacto con líquidos calientes. En el caso de ocurrir, el tratamiento de aplicar agua fría detiene la progresión de la quemadura y proporciona analgesia adecuada. En casos de quemaduras más profundas o que la quemadura sea extensa, es necesario acudir a un centro asistencial. No es recomendable realizar prácticas tales como romper las ampollas o aplicar ungüentos no específicos (como pasta dental).

Con respecto a las intoxicaciones de tipo alimenticia (las que suelen cursar con diarrea, malestar estomacal y náuseas), el reposo alimentario y la buena hidratación suelen ser suficientes. Si los síntomas no remiten o los vómitos son muy frecuentes, es necesario acudir a la consulta médica.

Si la intoxicación fuese por productos químicos ingeridos (cáusticos, detergentes, etcétera), recordar no provocar el vómito y requerir con urgencia a la asistencia médica.

Ante cuerpos extraños en los ojos (arena, tierra,  polvo), usualmente el lagrimeo y el parpadeo solucionan la molestia. Como medida accesoria se puede lavar con agua corriente. Es importante tener en cuenta que jamás hay que frotarse los ojos si creemos tener algún cuerpo extraño en ellos. Si la molestia persiste, acudir a la consulta oftalmológica.

Ante picaduras de arañas, escorpiones o mordedura de ofidios, lavar la zona y acudir de inmediato a la sala de urgencias. De ser posible, capturar el espécimen o tomar una foto con buen detalle del mismo para su identificación.

Accidentes por inmersión

Se trata de las asfixias y las inmersiones violentas (clavados de altura, deportes motonáuticos, etc.), estas últimas pueden causar traumatismos de diversa gravedad que casi en todos los casos requerirán rescate y asistencia por personal entrenado.

En cuanto a la asfixia por inmersión -una vez realizado el rescate y mientras se aguarda la llegada de personal capacitado-, colocar a la víctima de costado o boca abajo. Si se detecta un paro cardiorrespiratorio y se está familiarizado con la técnica, se puede comenzar con la Reanimación Cardio Pulmonar (RCP).

En conclusión, hay múltiples accidentes que pueden ocurrir durante las vacaciones que son de variable gravedad, teniendo en cuenta que los más vulnerables son los niños y los ancianos. Por tanto, la mejor herramienta es la prevención y en la medida de lo posible, conocer algunas técnicas de asistencia básica (RCP, curación de heridas, etc.). Asimismo alertar a los servicios de urgencia de forma rápida contribuye a disminuir la morbimortalidad de estos eventos. (Asesoró José Antonio Avila, cirujano y miembro titular de la comisión directiva de la Asociación Argentina de Cirugía).

 

///////////OTRA NOTA/////////

 

Difundieron consejos para evitar

daños en las vías respiratorias por

el uso del aire acondicionadoProfesionales de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria ofrecieron algunas recomendaciones para este verano, ya que en esta época del año, tanto en oficinas como en hogares, el aire acondicionado está constantemente encendido. Cada estación tiene una relación particular con el sistema respiratorio de las personas y si bien el verano supone menos inconvenientes para la salud, el abuso del aire acondicionado expone a cambios bruscos de temperatura, humedad y agentes infecciosos o alergénicos que podrían causar enfermedades.

En el verano, puede que en muchas zonas el calor sea intolerable sin un resguardo fresco o la posibilidad de acondicionar el aire. Pero es de suma importancia tener en cuenta que la falta de ventilación en lugares cerrados, sumada a la deficiente limpieza de los filtros de los aires acondicionados conlleva a la acumulación de partículas alergénicas, como los pólenes, polvos domésticos y ácaros, aumentando además la posibilidad de infecciones al acumular gérmenes.

Por otra parte, los roles de la vía aérea superior y la nariz son fundamentales a la hora de calentar, filtrar y humidificar el aire que inhalamos, justamente lo contrario a lo que sucede con el ambiente acondicionado por un aparato, donde el aire se enfría y pierde humedad. Está claro que el abuso de esta medida de confort expone al cuerpo a mayor susceptibilidad para desencadenar irritación orofaríngea (dolor de garganta), rinitis, tos, broncoespasmo, sequedad de mucosas e infecciones.

El frío actúa como irritante, sobre todo a nivel de la garganta, ocasionado molestias o dolor y a veces laringitis y disfonía. También, en personas susceptibles, pueden provocarse broncoespasmos. Además, la disminución de la humedad en el ambiente seca las mucosas, dificultando el manejo de las secreciones.

 

¿Cómo evitar las patologías?

 

Mantener y limpiar los equipos de aire acondicionado, al menos una vez al año, para disminuir la exposición a alérgenos y acumulo de gérmenes.

Evitar la exposición directa al aire acondicionado, teniendo en cuenta las horas del sueño, donde la exposición puede ser más prolongada.

Realizar intervalos en los que el aire acondicionado esté apagado, para ventilar el ambiente y reducir la sequedad producida por el mismo.

Tratar de mantener la temperatura ambiente entre los 24 y 26 grados.

Beber agua o jugos de frutas no sólo ayudará al organismo en general, sino que también facilitará la hidratación de las vías respiratorias.

Estas recomendaciones son de cuidado general y no tienen en cuenta los aspectos individuales que deben ser evaluados en cada paciente. En el caso de sentir molestias, consultar a su médico. (Asesoraron: Marcos Hernández -MN 117869- y Walter Mattarucco -MN 80161-, cocoordinadores de la Sección Inmunología y Enfermedades Obstructivas de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria).

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario