No se queje si no se queja

El Eco

Los vecinos de calle Paraguay al 500 reeditaron su reclamo por la tierra con la que conviven a diario.

Pese a los reiterados pedidos ante las áreas municipales correspondientes, aún no obtuvieron respuesta. Lo cierto es que en pocos segundos la arteria se cubre con nube amarronada que no solo interfiere la visión sino que provoca serios trastornos en los frentistas y en sus viviendas.

“Es increíble y con el viento que hay se pone aún peor”, describió una de las vecinas al intentar explicar la situación que padecen, que contó que insistieron en su pedido y que recién este lunes “pasó la máquina tapando pozos”.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario